La UE presenta una queja a la OMC por la tasa ecológica sobre los vehículos en Rusia

Fuente: ITAR-TASS

Fuente: ITAR-TASS

Europa podría iniciar el primer proceso judicial contra Rusia desde la adhesión del país en la Organización Mundial del Comercio. El descontento debido a la tasa ecológica, según la opinión de los funcionarios europeos, pone en condiciones de desventaja a los productores europeos y es contraria a las normas básicas de la OMC.

Los europeos esperaban que este impuesto quedara abolido a partir del 1 de julio, así se expresó hace aproximadamente un mes José Manuel Barroso, presidente de la Comisión Europea.

Según declaraciones de Karel De Gucht, Comisario Europeo de Comercio, las autoridades europeas reconocen la necesidad de fomentar el reciclaje de automóviles y recuerda que la UE ya posee legislación pertinente en este sentido. Pero según argumenta, las tasas y los aranceles no son el instrumento principal de estas medidas.

Los productores que trabajan en la Rusia tienen derecho a eludir el pago del nuevo impuesto cuando presentan una garantía de que el automóvil cumplirá unas determinadas normas de seguridad ecológica. La analista de Investkafe Kira Zavyálova, explica que las rusas AvtoVAZ, GAZ, KAMAZ y Sollers, han procedido de tal manera.

La OMC concede diez días de plazo al demandado para dar una respuesta y un periodo máximo de 60, desde la recepción de la petición, para el inicio de las consultas, a menos que las dos partes pacten otra cosa.

Si no logran resolver la disputa, el demandante puede pedir que pase a ser estudiada por una comisión.

Previamente Maxim Medvédkov, el jefe negociador ruso para la OMC y director del Departamento de Negociaciones Comerciales del Ministerio de Economía y Desarrollo,  había declarado que Rusia no considera que este impuesto discrimine el negocio extranjero ni que viole los acuerdos.

Aunque bajo la presión de Bruselas el gobierno ruso elaboró y llevó a la Duma (Cámara Baja del Parlamento) un proyecto de ley según el cual los productores rusos también se vería obligados a pagar el impuesto. Pero la Duma, que normalmente se muestra muy diligente en la aprobación de los proyectos de ley gubernamentales, por algún motivo no ha encontrado tiempo para estudiar la propuesta del Ministerio de Economía y Desarrollo ruso.

La entrada en vigor del impuesto coincidió con el inicio de la caída de la demanda, tanto en el mercado automovilístico de primera mano como el de segunda, recuerda el director del Departamento de Marketing y Publicidad de Formula 91, Mijaíl Lezzhov.

Según sus datos, entonces una serie de productores de automóviles reaccionaron con una subida poco significativa de los precios. Por ejemplo, en Toyota Motor los precios de fábrica recomendados para algunos automóviles aumentaron de media del 0,5 al 1,7%.

El gravamen se aplica sobre los autos, los camiones, los autobuses y otros tipos de vehículos. Si tienen menos de tres años se les aplica una tasa de entre 420 y 2.700 euros, y entre los 2.600 y 17.200 euros en los vehículos con una antigüedad de más de tres años.

Por lo demás, según la opinión de Kira Zaviálova, incluso en el caso de que Bruselas acuda al tribunal, es poco probable que el expediente llegue a juicio. Rusia cuenta con dos meses para llegar a una solución pacífica. Lo más probable es que en otoño el gobierno  acceda a introducir correcciones en la difusión del impuesto y en la industria automovilística del país. En consecuencia, el motivo de las reclamaciones desaparecerá.

Además, actualmente Rusia se dispone a incentivar las ventas por otra vía: a través de la concesión de subsidios al crédito para automóviles. Y no sería correcto renunciar a impuestos complementarios en unas condiciones de caída de los precios del petróleo y de una visible presencia de agujeros en el presupuesto. La tasa ecológica podría aportar a las arcas públicas unos 1.660 millones de dólares.

Aun así, supone Lezzhov, no parece que nadie en Rusia prevea dedicarse al reciclaje. “Esta tasa recibió el nombre de ecológica, pero no se ha publicado ningún plan concreto para crear empresas de reciclaje que incluya dónde se crearán, los volúmenes previstos, las técnicas de procesamiento, ni las perspectivas de uso de los materiales reciclados. El objetivo clave era mantener los obstáculos para importar automóviles de segunda mano procedentes del extranjero. Este objetivo ha sido alcanzado. Todavía hay importación, pero su volumen no es significativo”, dijo el experto.

Sin embargo, algunos expertos están seguros de que la abolición de la tasa ecológica conllevará determinados beneficios a los usuarios.

“Aumentará significativamente el surtido, porque no es ningún secreto que en Rusia no se vende una gran cantidad de modelos nuevos, y además los precios de ese tipo de automóviles suelen ser significativamente más altos que en EE UU o Europa. Para los productores de nuevos automóviles esto puede resultar crítico, en tanto que existe una tendencia a invertir la demanda entre los nuevos automóviles y los automóviles de segunda mano de dos o tres años”, señaló Lezzhov.

Artículo publicado originalmente en ruso en Rosbalt.ru.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.