Infraestructuras, crecimiento económico y amnistía para empresarios

El pasado sábado terminó el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, el más importante de Rusia. Fuente: ITAR-TASS

El pasado sábado terminó el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, el más importante de Rusia. Fuente: ITAR-TASS

El Foro Económico Internacional de San Petersburgo, que concluyó el pasado sábado 22 de junio, estuvo lleno de sorpresas desde el principio y casi hasta el final. Durante tres días se habló del destino de las reservas nacionales, y se firmaron contratos de grandes cantidades entre las empresas de infraestructuras y, en especial, los ferrocarriles rusos. El FEISP trajo la promesa de amnistía para miles de hombres de negocios encarcelados, así como importantes reformas en el sistema judicial y el punto y final al monopolio de Gazprom.

El tema principal del Foro giró alrededor de quién es el culpable de la falta de crecimiento, y qué se puede hacer para que sea más tangible. En este sentido, los representantes de las autoridades financieras fueron sorprendentemente unánimes, y asumieron toda la culpa.

“La razón principal es que hemos pagado el impulso de crecimiento que tuvimos en el período 2011-2012, las altas tasas de interés, los aranceles elevados y el fortalecimiento del rublo," apuntó el ministro de Desarrollo Económico, Andréi Beloúsov.

De acuerdo con los participantes, sólo hay una salida a esta situación: estimular la inversión. El viceministro de Desarrollo Económico, Andréi Klepach dijo que el Banco Central debe actuar ahora para reducir las tasas, ya que limitan la economía de crédito.

Si trabajase en las medidas propuestas por el gobierno para limitar las tarifas de los monopolios y el crecimiento de los precios se ralentizara, el Banco Central podría relajarse un poco, pero la principal prioridad del Banco de Rusia es la inflación, según explicó Nabiúllina. Ella dio a entender que los bancos cuentan con sus propios recursos para reducir las tasas de interés de los préstamos: por ejemplo, reducir costos.

Guerras de divisas

Por su parte, el ministro de Finanzas, Antón Siluanov, tenía sus propias razones para esconder la cabeza en la arena. A principios de esta semana comunicó que en agosto su ministerio iniciará la compra de moneda extranjera en el mercado nacional, lo que conducirá a un debilitamiento de la tasa de cambio del rublo en un uno-dos. La declaración del ministro hizo caer inmediatamente el valor del rublo y brindó a los participantes del Foro un tema prolífico para la disputa.

Elvira Nabiúllina, nombrada jefe del Banco Central el 23 de junio, calificó de inadmisibles estas conversaciones, porque "apuntar a un posible debilitamiento del tipo de cambio conduce a consecuencias negativas”.  Recibió el apoyo  del vicepresidente del Banco de Rusia, Alexéi Ulyukáiev, quien explicó que la debilidad del rublo no es útil en todos los sectores.

El banco VTB ilustró claramente las palabras del organismo regulador: "Estas declaraciones han complicado el problema de la liquidez: las empresas oyeron algo acerca del debilitamiento del rublo y empezaron a convertir sus depósitos en dólares, lo que ha reducido la liquidez del rublo y ha aumentado la de las divisas, y todo se ha puesto en marcha," dijo a la agencia Prime el director financiero de VTB, Herbert Moos.

Por su parte, el presidente Putin declaró que Rusia invertirá 450.000 millones de rublos (unos 13.600 millones de dólares) del Fondo Nacional de Asistencia Social para recuperar los proyectos de infraestructura, así como una inversión posterior de hasta la mitad del fondo.

Los tres primeros proyectos que el presidente comentó en seguida: la construcción de la línea de ferrocarril de alta velocidad Moscú - Kazán, la carretera de circunvalación central (CRR) y la modernización del ferrocarril Transiberiano

Sin embargo, Putin advirtió que el dinero se entregará en el momento de cumplir el principal criterio para la financiación de proyectos con cargo al Fondo Nacional de Asistencia Social: disponer de capital privado para participar en ellos. Entre los inversores privados todavía no se han detectado intenciones.

Amnistía por delitos económicos

Una gran sorpresa para los participantes fue la aprobación de la amnistía económica ya que, hace apenas un mes, el presidente Putin había criticado el proyecto inicial. El presidente expuso los límites estrictos de la amnistía: se extenderá a los condenados por primera vez que ya hayan pagado o que estén dispuestos a reparar los daños. Esta decisión sólo afectará a quienes hayan cometido un delito en el ámbito de la iniciativa empresarial, aclaró Putin.

La amnistía podría aplicarse a 5.000 ó 6.000 presos, y el primero de ellos podría quedar en libertad este mismo verano, según el defensor del pueblo, Borís Titov. Según este, la medida puede recaer en sujetos que son objeto de investigación, pues se cerrarán las causas criminales contra decenas de miles de empresarios.

Uno de los hechos más preocupantes se produjo en la vigilia del foro: los principales medios de comunicación rusos publicaron una declaración, refiriéndose al gabinete de prensa del gobierno, acerca de la supuesta dimisión del jefe de Ferrocarriles de Rusia, Vladímir Yakunin.

El propio Yakunin dijo más tarde que en esos momentos estaba comiendo urogallo estofado con el presidente Vladímir Putin, y que la falsa dimisión no les quitó el apetito. No obstante, después, en el marco de FIESP, confesó que se había tomado "una dosis de ozverina" y tenía la intención de averiguar quién estaba detrás del incidente.

Según él, el incidente fue una provocación que podría haber desembocado en un ataque contra Yakunin y su adjunto Alexander Misharin, (a quien anunciaban como nuevo jefe de los Ferrocarriles de Rusia), y el gobierno en su conjunto.

La batalla del gas natural licuado

El FIESP trajo esa noticia tan esperada por los productores independientes de gas en Rusia y agitó la posición del monopolio de gas ruso. En la actualidad, el derecho exclusivo de exportar gas es de Gazprom.  Los mayores productores independientes de gas, Novatek y Rosneft, que tiene la intención de aumentar su volumen de producción de gas natural liquado (GNL),  pidieron al gobierno que termine su monopolio. 

Putin, al hablar en la sesión plenaria, los apoyó y anunció la liberalización de las exportaciones de GNL. Mientras el gobierno preparaba su decisión, Rosneft, sin perder el tiempo, pactaba las condiciones de entrega de GNL con tres compañías. 

Por otro lado, la parte empresarial del foro de este año ha sido muy productiva: las empresas participantes firmaron 102 contratos. Cabe destacar que Rosneft ha firmado un contrato sin precedentes para el suministro de crudo a China, por valor de 270.000 millones dólares.