El sector bancario ruso aspira a hacerse global

Fuente: ITAR-TASS

Fuente: ITAR-TASS

Pável Teplujin, director ejecutivo del grupo Deutsche Bank en Rusia, habla de la competencia de los bancos rusos, de las reformas económicas de Yegor Gaidar y del discurso que va a dar en el 17º Foro Económico Internacional de San Petersburgo.

¿En qué situación se encuentra el sector bancario ruso en comparación con otros sistemas bancarios del mundo? 

Actualmente, el sector bancario en todo el mundo se encuentra en una coyuntura crítica. Mientras que en Estados Unidos vemos que está en pleno proceso de modificación, en Europa la reestructuración se está dando con cierto retraso. En este contexto, el sector financiero ruso se está adelantando a Europa. 

La forma de hacer negocios en los principales grupos bancarios rusos – VTB, Sberbank, Nomos-Bank, Alpha Bank – está cambiando, adoptando un nuevo formato para los productos financieros. 

Pável Teplujin fue uno de los fundadores de la Troika Dialog, la mayor empresa de gestión de Rusia (en 2011 fue adquirida por el grupo financiero Sberbank y pasó a llamarse Sberbank CIS). También participó en el lanzamiento del primer fondo mutuo en EE UU enfocado hacia Rusia y en 1997 creó el primer fondo de inversión de Rusia. Actualmente, está a la cabeza del Comité de Estrategia del Consejo de Administración de JSC Rusnano. Desde el 1 de octubre de 2012, trabaja en Deutsche Bank.

Anteriormente, este mercado se organizaba por tipos de producto, es decir, había bancos de inversión, grupos bancarios comerciales, etc. En cambio, ahora ya todo el mundo hace de todo. 

Por otra parte, el sistema bancario ruso tiene en este momento una posibilidad real de colocarse entre los primeros en el nuevo sistema financiero global. 

Creo que las empresas financieras rusas están ante una oportunidad única: pueden, desean y tienen una ocasión única de convertirse en actores globales. 

Por cierto, éste es justamente el tema al que estará dedicada mi ponencia en el 17º Foro Económico Internacional de San Petersburgo (PMEF, por sus siglas en ruso), que se celebrará en la ciudad del Nevá del 20 al 22 junio. 

¿Es ésta es la primera vez que usted hablará en el PMEF? 

He asistido a todas las reuniones del Foro. Creemos que es el segundo foro económico más importante del mundo después del Foro de Davos, y formamos parte activa en él. 

Este año Deutsche Bank envía varios representantes para hablar en diferentes sesiones. Juergen Fitschen, co-presidente de la Junta Directiva y del Comité Ejecutivo del grupo Deutsche Bank AG, participará en una mesa redonda titulada 'Entre Rusia y Alemania: los principales problemas de la asociación económica estratégica entre los dos países', así como en otra mesa redonda dedicada al desarrollo de la industria rusa y su papel en la cadena de suministro global. 

Por su parte, Thomas Mayer, nuestro asesor económico del, será el moderador de la mesa redonda de economistas, que lleva el título de 'Perspectivas de la economía mundial'. Yo mismo hablaré en una mesa redonda sobre el 'Fortalecimiento de la capacidad de competir en el mercado global'. 

¿Esto quiere decir que Deutsche Bank percibe en Rusia una fuerte competencia por parte de los grupos financieros locales? 

Deutsche Bank comenzó a trabajar en Rusia en el siglo XIX. Más tarde fue uno de los primeros bancos extranjeros que volvió a ponerse en marcha en el suelo ruso después de la perestroika. 

Claro que hay competencia por parte de los grupos financieros locales. Pero, en cuanto a las áreas clave de nuestros servicios, seguimos ostentando la posición de liderazgo entre los bancos de inversión extranjeros, y estamos aumentando el número de nuestros clientes en el sector de la banca personal. 

Y en cuanto al mercado de divisas, es difícil competir con nosotros, dado que somos el banco mundial con la mayor presencia en Rusia. 

En su momento, usted participó como asesor activo del equipo de Yegor Gaidar. ¿Cómo evaluaría usted hoy las reformas que fueron adoptadas por Gaidar entonces? 

Estoy muy contento de haber podido vivir en una época de cambios. Nos encontrábamos ante una población marcada por la mentalidad soviética, en un entorno hostil, con las arcas del Estado completamente vacías y enfrentándonos al riesgo de un completo parón energético en todo el país. 

Creo que las decisiones que entonces se tomaron – entre ellas la de la legalización del mercado de precios y del mercado del petróleo, la privatización, el comercio exterior, la propiedad privada – han demostrado haber conducido al país a un éxito mayor que las reformas adoptadas por algunos de nuestros vecinos de Europa del Este. 

Nuestras reformas fueron mejor aplicadas y dieron su fruto más rápidamente. Compáranos, por ejemplo, con Moldavia, la República Checa, Polonia, Hungría o los Países Bálticos. Todos ellos partieron desde la misma posición que nosotros. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.