“Hacer crecer un negocio para venderlo es el esquema más rentable”

Entrevista al empresario de éxito ruso Oleg Boiko, presidente del holding de inversiones Finstar. Fuente: AP, Finstar

Entrevista al empresario de éxito ruso Oleg Boiko, presidente del holding de inversiones Finstar. Fuente: AP, Finstar

Oleg Boiko, presidente del holding de inversiones Finstar (en el puesto 71º de la lista de los rusos más ricos de la revista Forbes, con una fortuna valorada en 1.400 millones de dólares), cree que no sólo se puede ganar dinero en Rusia en el ámbito de productos básicos.

Se considera que, en Rusia, las grandes fortunas solo se hacen mediante la venta de petróleo. Usted prefiere hacer negocios en otras áreas. ¿Por qué?

No trabajo en el sector del petróleo por una decisión consciente, aunque he tenido la oportunidad de participar en la privatización de empresas industriales.

En su tiempo tuve negocios en la metalurgia, pero fue de manera fortuita. Intercambiamos las deudas bancarias de algunas empresas metalúrgicas por sus acciones y, dos años después, formamos el gigante de la metalurgia Evrazholding. 

En 2004, vendí mi participación en Evraz para concentrarme en el desarrollo de otro tipo de negocio, porque prefiero juegos más intelectuales. Siempre me ha interesado el negocio financiero sofisticado y también el comercio al por menor. Estos dos negocios son más difíciles de desarrollar, pero me resultan mucho más interesantes.

Entre de sus activos figuran el holding de juegos Ritzio International, la empresa desarrolladora Finstroi, una participación en la cadena de perfumerías Rive Gauche y la empresa microfinanciera 4Finance. En esta entrevista a Rusia Hoy, el empresario habla sobre dónde invertir en Rusia, de proyectos de capital de riesgo y de su iniciativa en Hollywood.

¿Qué ámbitos escoge para la inversión?

Analizamos constantemente diferentes mercados. Hoy, internet es de gran interés. Según las previsiones, para 2020 las ventas online en Rusia alcanzarán los 50.000 millones de dólares.

Por tanto, una de las áreas que hemos comenzado a desarrollar es la de telecomunicaciones, específicamente la de redes de cuarta generación.

También hemos lanzado una serie de proyectos de medios de comunicación e invertimos en televisión vía internet. Este último proyecto es interesante porque es un acceso no estándar para atraer a clientes y permite crear ventajas de marketing para otros negocios en línea: en el área de finanzas, entretenimiento, de comercio electrónico y de prestación de servicios, por ejemplo.

Tenemos previsto dedicarnos a la microfinanciación de personas físicas y de pequeñas y medianas empresas. Para ello, a finales de 2012, adquirimos una participación mayoritaria en la empresa 4Finance, que es líder del mercado de préstamos a corto plazo en el norte de Europa. Con  nuestra participación, la empresa entró en los mercados de Reino Unido, Dinamarca, España, Polonia, Rusia, Estados Unidos y Canadá. 

¿Cómo decide cuándo ha llegado la hora de salir de un negocio?

Nuestra cartera de inversión funciona de la siguiente manera: encontramos un segmento altamente rentable y buscamos una pequeña empresa que, bien ocupa una posición única en el mercado, bien posee cierto know-how.

Adquirimos entre el 51% y el 75% de sus acciones: esa participación nos permite administrar la empresa según nuestro criterio y obtener el máximo provecho durante la venta de la misma.

Por ejemplo, la cadena de perfumerías Rive Gauche era un pequeño actor local con tiendas principalmente en San Petersburgo. Con nuestra influencia, en cuatro años llegó a convertirse en líder del mercado cosmético de Rusia. En 2010, la empresa obtuvo unos ingresos que ascendieron a casi 500 millones de dólares y en 2011 alcanzaron los 680 millones de dóalres.

El año pasado vendimos su control accionario. Cuando el crecimiento anual de una empresa cae por debajo del 20-25% es hora de salir del negocio.  

¿Hacer crecer un negocio para venderlo es el negocio más rentable en Rusia?

Ese esquema es rentable en todo el mundo, no sólo en Rusia. Así se han hecho las mayores fortunas. Hay pocos segmentos en los que una empresa pueda crecer a una tasa mayor del 25% por año durante toda una década. Por lo general, al cabo de tres o cuatro años las empresas comienzan a presentar signos de desaceleración, lo que significa que llegó la hora de venderla y dedicarse a otro negocio.

Las mayores fortunas corresponden a los proyectos de capital de riesgo…

Así es. Aunque, según las estadísticas, de una decena de proyectos de capital de riesgo, apenas uno o dos se disparan. Me da pena gastar tiempo y dinero en eso.

En todos sus proyectos hay un denominador común, parecen una lotería. ¿Es usted un jugador?

No consiste en ser un jugador, sino en las buenas perspectivas de un negocio. En la década de 1990, cuando dirigía un banco, una empresa especializada en juegos nos pidió un préstamo. Compramos una partida de sus acciones y comenzamos a trabajar en ese ámbito. Entendí rápidamente cómo funcionaba el negocio. Cuando se prohibieron los juegos de azar, pasamos a dedicarnos a las loterías. El mercado ruso de loterías tiene un futuro muy prometedor. Actualmente, en el mercado de la lotería mundial, Rusia apenas representa un 0,13 %.

En su opinión, ¿los empresarios de éxito deberían practicar la filantropía?

Sí, por supuesto. Nosotros, por ejemplo, fuimos los primeros del país en apoyar activamente el desarrollo de programas de asistencia a deportistas discapacitados, en estrecha colaboración con el Comité Paralímpico de Rusia.  La Fundación de Apoyo a los Deportes Paralímpicos ParaSport tiene tres áreas principales de apoyo a los equipos: asistencia financiera, desarrollo del movimiento paralímpico y organización de ceremonias de premios a los atletas.

Ha mencionado que ha entrado en el negocio del cine…

Sí, estamos rodando una película en Hollywood.  En breve daremos más detalles. Será uno de los éxitos de taquilla de 2013. Estamos pensando en crear un holding de medios de comunicación internacional que englobe la multiproducción y la distribución, así como una variedad de ideas de inversión a nivel mundial.

De acuerdo con Forbes, durante la crisis de 2008, perdió dos tercios de su fortuna. ¿Cómo consiguió recuperarse?

En 2008 no nos pasó nada terrible. Tenía una reserva suficientemente amplia de dinero por el cierre del negocio del juego. Las autoridades prohibieron la industria del juego en Moscú y nos dieron un plazo de dos años y medio para cerrarlo. En ese espacio de tiempo obtuvimos importantes dividendos de una cadena de clubs de máquinas tragaperras.

Invertimos lo obtenido en el mercado de valores, que había caído, y en empresas que entonces se podían comprar por un precio simbólico y finalmente salimos de la crisis con un saldo muy positivo. Invertimos 200 millones de dólares en la plaza bursátil, la mitad de ellos en proyectos a largo plazo y la otra mitad en el mercado especulativo.