Irlanda se convierte en el “nuevo Chipre” para los rusos

El Banco Central revela que el balance de deudas pendientes de cobro otorgados por empresas en la isla. Fuente: Alamy / Legion media

El Banco Central revela que el balance de deudas pendientes de cobro otorgados por empresas en la isla. Fuente: Alamy / Legion media

En base a los datos del pasado año 2012, las estadísticas del Banco Central demuestran que las empresas financieras residentes en Irlanda han resultado ser, inesperadamente, líderes en la financiación no bancaria del sector empresarial ruso

Al parecer, el flujo de préstamos procedentes de Irlanda, sumida en una crisis económica, ascendió el pasado año a 8.800 millones de dólares, otorgados gracias al cambio de los patrones de financiación corporativa de los holdings rusos a través del Reino Unido.  

El Banco Central de la Federación Rusa  publicó el pasado 14 de mayo el resumen del Banco Central, titulado “La formación de la deuda externa de las corporaciones financieras no bancarias rusas en el sector de préstamos y créditos durante el año 2012” y desglosado por países. 

El documento contiene información muy interesante acerca de los cambios que sufrieron en el último año los planes de financiación de los sectores no bancarios a través de las grandes empresas. El pasado año 2012, las empresas financieras residentes en Irlanda emitieron un total de 12.400 millones de dólares en concepto de préstamos y créditos para las empresas y los hogares rusos. 

De este modo, Irlanda pasó a ocupar el cuarto lugar entre los países acreedores del sector no financiero de la Federación Rusa (incluyendo las operaciones de inversión directa). 

El volumen de la devolución de los préstamos existentes a los residentes de Irlanda ascendió a 3.600 millones de dólares. Sin embargo, aún así, el país que desde el año 2009, debido a la quiebra de algunas de sus instituciones financieras, recibe asistencia económica de la UE – a la par de Grecia, Portugal y Chipre – presenta un balance de deudas pendientes de cobro, en concepto de préstamos otorgados a los residentes de la Federación Rusa, que asciende a un total de 8.800 millones de dólares. 

Esta suma supera la deuda pendiente que tiene Rusia con los tres países líderes en la concesión de préstamos y créditosa las empresas rusas: Reino Unido (en 2012, emitió 56.500 millones de dólares, de los cuales se han devuelto 50.100 millones de dólares, dejando el balance de deuda por cobrar en 6.400 millones dólares), Chipre (en 2012, emitió 40.900 millones de dólares, de los cuales se han devuelto 34.500 millones de dólares, dejando el balance de deuda por cobrar en 6.400 millones) y Luxemburgo (2012, emitió 15.100 millones, de los cuales se devolvieron 8.700 millones, dejando el balance de deuda por cobrar en 6,400 millones de dólares). 

Cabe destacar que desde 2009 Irlanda es una de las jurisdicciones en las que las empresas exportadoras rusas están trabajando activamente, en base a unos complejos patrones de circulación de capitales. 

Así, en 2007, prestamistas irlandeses concedieron 5.500 millones de dólares de crédito a empresas rusas. En 2008 fue de 4.800 millones y en 2011, de 7.900 millones. En 2009-2010, el balance de los préstamos y los reembolsos fue insignificante, mientras que la circulación de capitales resultó ser moderadamente alta. 

La escala de las operaciones llevadas a cabo con empresas residentes en Irlanda es más amplia que la de las efectuadas con empresas residentes en Suiza, Austria, Francia, los Países Bajos o Alemania. 

A diferencia de los países nombrados, en la esfera pública del país eslavo casi no se conocen ejemplos específicos de adecuación de planes financieros corporativos competentes. 

Se declara que lo que está pasando tal vez sea una consecuencia de los cambios que han sufrido los patrones de tráfico de capitales de la Federación Rusa a través del Reino Unido, cuyo sistema financiero está estrechamente relacionado con el de los irlandeses. 

En cualquier caso, la presente situación ilustra claramente el alcance de la participación de Rusia en el esquema global del “sistema bancario en la sombra”. 

Recordemos que Rusia puso sobre la mesa  la cuestión de la regulación de este asunto en el marco de su presidencia del G20. 

Artículo publicado originalmente en Kommersant.