El Kremlin debate la división de Gazprom en dos compañías

Gazprom es una empresa clave en la exportación de gas a Europa. Fuente:  RIA Novosti.

Gazprom es una empresa clave en la exportación de gas a Europa. Fuente: RIA Novosti.

Rusia ha empezado a preparar su respuesta a la “revolución del esquisto”, que podría ser la división de Gazprom en dos compañías: una de transporte y otra de extracción. El Kremlin ya ha iniciado un debate al respecto bajo la dirección de Vladímir Putin, en el que participan activamente los nuevos agentes del mercado del gas ruso, Novatek y Rosneft.

Enoctubredelaño pasado, elpresidenteVladímir Putin explicó a los inversores extranjeros en una conferencia organizada por el banco VTB que, bajo la óptica de los problemas de la Eurozona, la Federación Rusa parecía un baluarte de estabilidad. 

Entonces Putin declaró que Gazprom debía estar unido. “No debemos actuar tal como actúan nuestros colegas europeos, que convierten en un negocio independiente la producción y en otro el transporte o la distribución. Si asignamos de forma independiente el transporte, entonces este componente simplemente desaparecerá. El transporte como negocio no tiene ningún interés”, sentenció el presidente.

Sin embargo, medio año después el debate en torno al futuro de Gazpromhasufridounprofundocambio. Según datos de la revista Vlast, durante los últimosdosmeses se han sucedido varias reuniones secretas enelKremlinyenlaresidenciadelPresidenteenNovo-Ogariovo sobre este tema.

En palabras de algunos altos cargos, de momento lasconsultassobreGazprom tienen un carácter exclusivamente informal. Además de Vladímir Putin, en el debate participan, entre otros, a la asesora del Presidente en cuestiones económicas (y que en verano pasará a ocupar la presidencia del Banco Central) Elvira Nabiullina, el presidente de Rosneft, Ígor Sechin (quien paralelamente ocupa el cargo de Secretario Ejecutivo en la comisión presidencial para los Complejos de Combustibles y Energía), y a Alexéi Miller, director de Gazprom.

Según datos de Vlast, enlasdeliberacionestambiénestánparticipando representantes del productor de gas Novatek, cuyos principales accionistas son Leonid Mijelson (n.º 3 en la lista rusa de Forbes del año 2013) y Guennadi Timchenko (n.º 9 en la lista Forbes).

La variante más examinada ahora mismo consiste precisamente en separar Gazprom en dos negocios –de transporte y de extracción– y crear dos personas jurídicas independientes. “No hay ninguna decisión, son solo posibilidades con una perspectiva de llevarse a cabo en un plazo de dos a cinco años”, matiza el interlocutor de Vlast.

Una posibilidad de la que ya se habló

La idea de dividir Gazprom en varias compañías no es nueva: ha estado presente desde el momento en que, en 1989, el Ministerio de Industria Gasística de la URSS fue transformado en Gazprom. En los 90 presionaron con esta idea muchos empresarios que proponían separar un “monopolio inefectivo” y privatizar Gazprom por partes. Los propagadores de esta idea eran los consultores del Banco Mundial y del FMI, que alegaban la extendida práctica internacional de separar los activos provenientes de la generación y el transporte de energía.

Actualmente el gobierno está barajando de nuevo esta posibilidad. El cambio se debe a la “revolución del esquisto” en EE UU No hace ni dos años que Alexéi Miller, director de Gazprom, se refirió a este fenómeno como “efectos especiales hollywoodienses”.

”Sin embargo, el añopasadoserealizó unanálisisserio. Quedó claro que no eran inventos, sino un desafío importante”, ha contado a Vlast una fuente próxima al Gobierno.

El precio del gas en Europa está descendiendo debido al flujo de gas natural licuado (GNL) barato procedente de Oriente Medio y destinado en principio a EE UU, pero que ha acabado en el mercado al contado europeo.

Daniel Yergin, del Cambridge Energy Research Associates, dice que en un futuro a medio plazo la “revolución del esquisto” llevará a la creación de un mercado global de gas, cuyo precio no estará ligado al precio del petróleo. Esto hará caer la piedra triangular sobre la que se asienta la posición de Gazprom en Europa: el vínculo del precio del gas con el del petróleo mediante unas fórmulas registradas en los contratos a largo plazo.

Factores internos

Además, las transformaciones en el futuro de Gazprom se han hecho posibles no solo por factores externos, sino también internos, de la propia Rusia. En el mercado han aparecido empresas como son Rosneft y Novatek.

Debido a sus esfuerzos, se ha planteado acabar con el monopolio de Gazprom sobre la exportación de gas. Según ha declarado Alexander Novak, ministro de Energía, el Gobierno puede permitir a empresas rusas exportar GNL. Seguramente este permiso solo afecte al mercado asiático, para no provocar competencia en Europa entre el GNL ruso y los gaseoductos de Gazprom.

De cara al futuro, Rosneft y Novatek se han mostrado también interesados por el acceso a los principales gaseoductos. Así que la división de Gazprom en dos empresas puede responder a sus intereses.

De momento no se ha tomado una decisión. “Hay que sopesar todos los argumentos, ver cómo cambia el mercado. Estas cuestiones no pueden decidirse de un manotazo, así que ahora la tarea principal es estudiar limpia e imparcialmente los hechos, analizar los posibles escenarios y, solo después, definir la respuesta”, dice una fuente de Vlast conocedora de las negociaciones.

Los interlocutores de Vlast están seguros de una cosa: sea cual sea la decisión de Vladímir Putin, las reformas de Gazprom las llevará otro equipo. El contrato de Alexéi Miller se acaba en el 2016 y a día de hoy lleva diez años al de frente de la empresa.

“Valores como valores el trabajo de Miller en ese puesto, diez años es muchísimo tiempo. Además, el consorcio se ha quedado dormido en los laureles durante la 'revolución del esquisto”, dice una fuente del Gobierno.

Texto publicado originalmente en ruso en Kommersant Vlast.