Si vendes casa en España, busca un comprador ruso

El mercado inmobiliario español parace un destino apropiado para los inversores de este país. Fuente: flickr / Aris Gionis

El mercado inmobiliario español parace un destino apropiado para los inversores de este país. Fuente: flickr / Aris Gionis

Los inversores rusos, que tenían más de 25.000 millones de euros posicionados en Chipre en el momento del rescate de la Unión Europea del pasado mes de marzo, van a pensárselo mucho mejor la próxima vez que decidan dónde colocar su dinero. Sin embargo, parece que ya están convencidos de algo: el mercado inmobiliario español, cuyos precios no dejan de caer después de la explosión de la burbuja inmobiliaria, parece un destino fiable para sus inversiones.

En Torre En Conill, una urbanización de lujo a las afueras de la ciudad de Valencia, hay cientos de casas y parcelas en venta. Es lo que tiene la crisis. 

Cuando estalló la burbuja inmobiliaria, hace pocos años, muchos nuevos propietarios que habían acordado con el banco créditos millonarios se dieron cuenta de que no podían hacer frente a los pagos. Como muchos otros, la clase media de Torre En Conill se vio capaz de adquirir parcelas de más de medio millón de euros y casas que nunca antes habían sido capaces de comprar. 

Ahora, al no ser capaces de atender esas deudas, muchos bancos han empezado a ejecutar las hipotecas. Y los que han tenido oportunidad de sobrevivir la tormenta, han decidido poner en venta sus propiedades. 

Sin embargo muchos otros, los más atrevidos, directamente, han comenzado a buscar compradores rusos para sus casas. 

Un constructor español que prefiere mantener su anonimato explica a Rusia Hoy: “Nada me gustaría más que venderle mi parcela a un ruso. Pagan en efectivo y no necesitan de los bancos para comprar. ¿Conoces alguno?”. 

El viaje de los capitales rusos en Chipre, sin duda, va a tener una especial influencia en este mercado inmobiliario. 

El intento de “rescate” ha permitido a la UE imponer quitas a todos los depósitos de más de 100.000 euros, cuando, según Barclays, más del 40% de los depósitos de la isla eran de más de medio millón. 

Hoy en día, según informaciones del Consejo Nacional de Notariado, la colonia rusa es el tercer colectivo extranjero que más viviendas compra en España, únicamente detrás de ingleses y franceses. Una realidad que se había exacerbado aún antes del rescate de Chipre. 

Desde principios del año 2010, y según datos del Banco de España, han llegado a España hasta 5.000 millones de euros desde bancos de Chipre. 

Haz click en la imagen para ver qué tipo de propiedades prefieren los rusos

Según ha explicado la agencia calificadora Moody’s, hasta 24.000 de los 68.000 millones de euros que se encontraban en las cuentas de depósito de Chipre en el momento de la crisis del pasado 16 de marzo eran de procedencia rusa. 

Mucho de ese dinero iba destinado a la compra de activos inmobiliarios, la mayoría de los cuáles están en lugares de sol y playa como la Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía. 

Hoy en día, esas inversiones están terminando en antiguos paraísos fiscales como son Andorra o Suiza, pero también en ladrillos en España. 

El mercado inmobiliario español ofrece condiciones que no ofrece ningún otro en este momento y los flujos de capitales procedentes de Rusia no tienen parangón reciente. 

Tras el boom inmobiliario, el precio de las propiedades residenciales continúa en caída libre. Según fuentes del Instituto Nacional de Estadística, hay tres millones y medio de viviendas desocupadas y algunos municipios tienen más viviendas vacías que ocupadas. 

Esa realidad, indudablemente, ha influido sobre el precio. Eso y el hecho de que muchos bancos están haciendo malabarismos para deshacerse a precios razonables ellos mismos del inmenso parque de pisos y casas con el que cuentan. Para el que tiene capital suficiente, no ha habido mejor momento en tiempos recientes para comprar una vivienda. 

Adicionalmente, como anunció el pasado mes de noviembre, el gobierno español está estudiandoconceder permisos de residencia a aquellos extranjeros que adquieran bienes inmuebles por un valor superior a los 160.000 euros, aunque la medida aún no ha sido aprobada. 

En la Comunidad Valenciana, también según el Colegio de Notarios local, la inversión inmobiliaria de los rusos fue entre el 2010 y el 2012 de casi 6.300 propiedades, todas legalmente registradas, por un precio promedio de unos doscientos mil euros y por un valor total de unos 1.300 millones de euros.

La web “España Rusia”  muy consultada en lo relativo a las relaciones entre ambos países, identifica Madrid, Marbella, Valencia, Alicante, San Sebastián, Barcelona y Gerona como los principales destinos para esa compra. 

Inmobiliarias, como Damlex, se presentan como especializadas en encontrar compradores rusos para casas en la zona de Cataluña, en el noreste de España. En esta compañía  afirman: “Los rusos representan el 16% entre todos los compradores de la vivienda en España. Lo que más les atrae son los precios accesibles y la alta calidad de la vivienda y de los acabados (España es muy famosa en Rusia por sus muebles). El cliente ruso está buscando la relación calidad-precio y está dispuesto a pagar por la buena calidad”.