La fuga de capitales en Rusia y China bate récords

La semana pasada el mercado de valores ruso registró los peores resultados del último año y medio. Fuente: Alexéi Filípov / Ria Novosti

La semana pasada el mercado de valores ruso registró los peores resultados del último año y medio. Fuente: Alexéi Filípov / Ria Novosti

La semana pasada se alcanzó en Rusia una salida de capitales récord en lo que respecta a los fondos de inversión extranjeros que operan en el país. Ascendió a casi 400 millones de dólares.

Desde el comienzo de año casi 1.200 millones de dólares han salido de Rusia. En los países BRIC la situación no es mucho mejor, ya que los inversores extranjeros están prefiriendo otros mercados emergentes como México, Indonesia y Turquía.

Es la octava semana consecutiva que los fondos de inversión extranjeros registran salidas abultadas de capital en el país. Conforme a los datos de la consultoría Emerging Portfolio Fund Research (EPFR), entre el 4 y el 10 de abril se retiraron unos 393 millones de dólares (3% de activos bajo gestión) de estos fondos. Se trata del mayor índice de fuga registrado en el último año y medio. En la última semana de septiembre de 2011, los inversores retiraron 443 millones de dólares de los fondos rusos.

Sin embargo, la disminución del capital también se debe a que los fondos están invirtiendo en otros países BRICS. En las últimas tres semanas los inversores retiraron de estos fondos más de 2.500 millones de dólares, en gran parte de fondos chinos, que perdieron más de 1.000 millones de dólares.

En este contexto los inversores optaron por mercados más atractivos. Así, según los datos de EPFR, en este mismo periodo los inversores colocaron más de 1.200 millones de dólares en fondos mexicanos, mientras que los fondos indonesios atrajeron más de 100 millones de dólares cada semana. Aunque los fondos turcos siguen siendo escasos, la entrada de capital es positiva (varias decenas de millones de dólares por semana).

Todo indica que la actual primavera continuará siendo sumamente desfavorable para los fondos rusos: después de un marzo flojo, la salida de capital en abril no hizo sino intensificarse.

Según los analistas de la empresa Uralsib, después de la crisis de 2008, solo se registró una fuga de capitales semejante en agosto y septiembre de 2011.

Preocupados por las previsiones desfavorables del precio del petróleo y de otras materias primas, los inversores se ven forzados a reducir su presencia en el mercado ruso.

“Otra razón por la cual el mercado ruso está dejando de ser atractivo para los inversores extranjeros son los problemas de gestión corporativa en muchas de las mayores empresas”, declara Mark Mobius, presidente ejecutivo de Templeton Emerging Markets Group.

“Rusia es un lugar muy interesante para invertir ahora. Consideramos la actual debilidad del mercado como una oportunidad para aumentar el peso de Rusia en nuestra cartera de inversiones”, asegura Sam Vecht, gestor de cartera de BlackRock Emerging Europe Fund.

“Lo que está ocurriendo no es un problema exclusivo del mercado ruso sino de todos los mercados emergentes”, añade Vecht. “Los sectores que aún presentan un margen de expansión son el bancario, el de telecomunicaciones, el de tecnología de la información, el de la energía eléctrica, etc. Como se suele decir, sé valiente cuando otros son cautelosos y ten cuidado cuando los demás sean valientes”.

Entretanto, el índice de la Bolsa Interbancaria de Divisas de Moscú ha caído un 6% desde principios de año. En el mercado se ha extendido una máxima: Don’t be fool, be in short (“Juega a la baja, no te equivoques”), bromea el operador de la gran compañía de brokers.

Artículo publicado originalmente en ruso en Védemosti.