El jamón se salva de las prohibiciones a la carne

Fuente: Alamy / Legion Media

Fuente: Alamy / Legion Media

Rusia ha establecido limitaciones importantes al suministro de productos cárnicos desde España, como atestigua la información aparecida en la página web del Servicio Federal de Vigilancia Veterinaria y Fitosanitaria (Rosseljoznadzor). Aunque los amantes del producto español por antonomasia, el jamón, no tienen por qué preocuparse. La prohibición afecta esencialmente a empresas que exportan carne de vacuno y de cerdo congelada.

Las limitaciones introducidas por Rusia en abril a la importación de carne española  fueron rápidamente confirmadas por varias fuentes. Según explicó Alexéi Alexéienko, representante del Rosseljoznadzor, en la lista de proveedores autorizados solo han quedado 24 empresas. Sirva como comparación que solo las explotaciones porcinas que abastecían antes a Rusia eran 318. 

España suministra a Rusia sobre todo productos porcinos. Es después de Alemania el segundo importador. El año pasado, la carne porcina española supuso el 7% del volumen total de las importaciones rusas. El indicador correspondiente al vacuno es un poco superior. 

Según ha explicado a Rossíyskaya Gazetael departamento de Serguéi Dankvert, en la “lista negra” han entrado empresas que suministraban productos cárnicos con garantías del servicio veterinario local. Rosseljoznadzor mantiene que las compañías deben pasar un control por especialistas rusos. Según argumentan, suelen incumplir en todas partes el reconocimiento de los animales muertos. Además, se ha descubierto que algunas empresas inyectaban a sus productos soluciones salinas y empleaban colorantes para darle a la carne un aspecto más comercial. 

La carne de vacuno y de porcino española se destina, principalmente, a elaboración, no se puede encontrar en tiendas. Pero para la mayoría de los consumidores la carne española se asocia sobre todo con el jamón. La idea es que no debe desaparecer de las tiendas rusas y las restricciones impuestas por el Rosseljoznadzor han afectado, en mayor medida, a los suministradores de materias primas. 

Hemos de señalar que el 29 de marzo el Rosseljoznadzor prohibió la entrada en Rusia de vacuno y porcino refrigerado tanto de España como de Holanda. Entonces los especialistas rusos advirtieron de que no se excluía la adopción de medidas más severas. Argumentaban que la carne refrigerada es un producto de alto riesgo:   es más vulnerable durante el transporte y tiene una fecha de caducidad limitada, por eso también aparece es la primera que ha sido vetada por la oficina de vigilancia rusa. 

Los estudios sobre precios del Ministerio de Agricultura aseguran que los rusos han empezado a gastar más en carne de cerdo y de gallina. El precio medio más alto del porcino ha subido 10 rublos, hasta los 280 (unos 9 dólares) . El pollo ha aumentado 20 rublos, hasta los 200 (6, 4 dólares). Los precios del vacuno, de la mantequilla y del pan prácticamente no han sufrido cambios. 

Artículo publicado originalmente en ruso en Rossíyskaya Gazeta.