Cómo protegerse de un posible fraude en las ofertas de trabajo

Qué se puede leer entre líneas al buscar empleo y cómo no caer en la trampa. Fuente: RIA Novosti / Ruslán Krivobok

Qué se puede leer entre líneas al buscar empleo y cómo no caer en la trampa. Fuente: RIA Novosti / Ruslán Krivobok

A pesar de un sistema laboral dinámico y baja tasa del paro, conseguir un buen trabajo en Rusia no es fácil. Hay muchas ofertas de trabajo, en ocasiones con salarios muy competitivos, pero lo que se esconde detrás no siempre se adecúa a las expectativas del candidato. Saber interpretar una oferta, así como saber reconocer una oferta fraudulenta resulta fundamental.

La larga y profunda crisis del mercado laboral español hace que, lejos de ser algo extraordinario, salir a trabajar al extranjero está a la orden del día. El mapa de destinos laborales se amplía cada vez más, y países de Europa del Este empiezan a ganar cuota. Rusia es uno de los nuevos destinos laborales.

El mercado laboral ruso es un mercado emergente con muchas oportunidades, pero también con muchas sombras. Tener urgencia por encontrar trabajo hace que sea más fácil caer en la trampa, especialmente cuando uno no está familiarizado con el entorno sociocultural del país.  

Del dicho al hecho hay un gran trecho

Según Alexander Gross, analista de la empresa HeadHunter, ciertas frases en las ofertas de trabajo describen perfectamente subyacente de lo ofertado, sólo hay que analizarlas. 

El paro en Rusia

A principios de septiembre de 2012, alrededor de 3.955.000 personas (el 5,2% de la población activa) estaban buscando trabajo, según los analistas de Rosstat, lo que supone un mínimo histórico en el periodo postsoviético.

Así, las ofertas tipo: “Se busca especialista cualificado, de entre 19-30 años” o “Se precisa jefe de nuevo proyecto, edad: 20-25 años” revelan el deseo del empleador de contratar a una persona disponible para todo, muy aplicada, sin experiencia y por ende, sin  grandes pretensiones económicas. La clave está en la edad, la mayoría de los universitarios se gradúa a los 22-23 años. Entonces surge la pregunta sobre qué tipo de especialistas y jefes de 20 años se están buscando.

Otra cosa a la que hay que prestar atención es la concordancia entre el número de competencias exigidas y la retribución correspondiente. Cuando existe un desequilibrio a favor de las primeras (el salario no se menciona o se utiliza la frase tipo “según valía del candidato”, cabe pensar que se trata de un trabajo precario, con muchos frentes abiertos y con poca recompensa; cuando es al revés (una alta retribución a cambio de muy pocas exigencias), puede indicar algún tipo de fraude.

Frases tipo “compañía joven y dinámica”, “buen ambiente de trabajo”, “perspectivas de promoción” en la práctica de Gross entrañan lo siguiente: se trata de una compañía pequeña y sin nombre, que no piensa pagar bien, pero está dispuesta a prometer lo que fuera con tal de reclutar al mejor candidato.

Finalmente, las ofertas que señalan una amplia horquilla salarial (por ejemplo, 18.000-30.000 euros), casi con total seguridad significan que se pagará el umbral inferior, mientras que el superior sólo sirve de gancho. Asimismo, las frases tipo “ascenso según resultados o después del lanzamiento de nuevo proyecto” dejan intuir la inviabilidad de la promoción.  

Cuándo hay que extremar la precaución

Según el estudio realizado por el portal de empleo career.ru, cada 10 candidatos se ven afectados por algún tipo de estafa durante la búsqueda de trabajo. A su vez, el portal laboral rabota.mail.ru  concluye que el 67% de los empleados no recibe lo pactado en la entrevista.

Normalmente, este incumplimiento se refiere al salario, que en más de la mitad de los casos resulta ser más bajo; en un tercio de los casos, los salarios han sido abonados con retraso y 11% de los trabajadores no han sido remunerados.

Tanto los expertos como los propios candidatos afirman que para no convertirse en víctima de una estafa laboral es necesario valorar de forma crítica tanto la oferta como su propio perfil, digamos que “nadie da duros por cuatro pesetas”. No es posible prever todos posibles esquemas del engaño, pero hay pistas que indican cuándo hay que extremar la precaución. Así, carrer.ru ha identificado los cuatro principales rasgos  que suelen encubrir a una estafa:

-Cuando la empresa de selección de personal solicita un pago ya sea por la consulta, realización de unas pruebas de evaluación o por un curso formativo, lo más probable que se trate de un timo. Las agencias de colocación serias no cobran a los candidatos, sino a las empresas.

-Entre múltiples variaciones de esta estafa, cabe mencionar la vinculada a los trabajos realizados desde casa, tales como confección de artículos de bisutería, plantación de setas y flores. Consiste en que el candidato tiene que comprar el material necesario, anticipando el dinero. La empresa se compromete a comprar todos los productos terminados.  Le aseguran que es un negocio muy rentable y que desde la primera entrega obtendrá beneficios. Al final, el trabajador pierde el tiempo, fabricando productos sin que nadie se los compre.

-Cuando los candidatos han de realizar una engorrosa tarea durante la entrevista o durante el periodo de prueba sin remuneración, el escenario habitual es que el candidato finalmente no sea contratado. Para qué, si el trabajo ya está hecho.

Este tipo de estafa suele ser dirigido tanto a los profesionales titulados como abogados, traductores, economistas o contables, así como a trabajadores sin titulación especial, como repartidores. Pese a que  este tipo de práctica está asociada a la explotación, el periodo de prueba sin remuneración tiene sus seguidores entre los profesionales de RRHH.

Según Olga Kochergina de la empresa Marksman Consultants  Russia, el día de prueba (que, dependiendo de la función, puede durar unas horas o unos días) es cada vez más popular, especialmente entre las pymes.

El objetivo es comprobar la idoneidad del carácter del candidato, así como verificar sus competencias profesionales. En las palabras de Olga Mazúrova, la directora de RRHH de Rehau Russia, es un paso necesario para poder evaluar el conocimiento de idiomas y de programas informáticos declarado en los CV, ya que los candidatos suelen exagerar estas competencias.

Otro conocido esquema del engaño consiste ofrecer trabajar unos tres o cuatro meses por un salario mínimo sin alta en la seguridad social con la promesa de triplicar la remuneración una vez finalizado el periodo de prueba. Lo que ocurre a continuación es que el trabajador no es renovado y otro incauto es contratado en su lugar.

Finalmente, hay que decir que la mayor parte del fraude radica en el autoengaño del candidato. Muchas veces, deslumbrado por la atractiva oferta, el trabajador se olvida de leer el contrato y acaba firmando su propia “sentencia de muerte”. Suena bastante obvio, pero hay que leer detalladamente el contrato antes de firmarlo, ya sea en Rusia o en cualquier país del mundo. 

Alina Bondarenko, abogada y técnico en comercio exterior.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.