Fracasan las rebajas fiscales al sector petrolero

La ley pretendía potenciar las exportaciones de crudo al exterior. Fuente: ITAR-TASS

La ley pretendía potenciar las exportaciones de crudo al exterior. Fuente: ITAR-TASS

De momento, las rebajas fiscales '60-6', que llevan en vigor más de un año y fueron diseñadas para estimular la modernización de las refinerías rusas, carecen de justificación.

El Ministerio de Hacienda, el Ministerio de Desarrollo Económico, el Servicio Federal Antimonopolio (FAS, por sus siglas en ruso), el Servicio Federal de Aduanas y el Servicio Federal para el Control Ecológico, Tecnológico y Atómico (Rostejnadzor) de la Federación de Rusia han hecho balance de los resultados obtenidos tras la aplicación de los sistemas '60-66' en 2012. Los resultados son desoladores: desde la entrada en vigor del régimen '60-66', se calculan unas pérdidas en los presupuestos federales de 2012 equivalentes a 4.000 millones de dólares (122.000 millones de rublos), al mismo tiempo que no se ha registrado ningún aumento en el rendimiento de las refinerías. Este sistema no se someterá a revisión, puesto que el ciclo de inversión a partir del cual se elaboró el régimen '60-66' es de cinco años.

El sistema '60-66' entró en vigencia el 1 de oc­tubre de 2011. Su finalidad era la de estimular la producción de petróleo y aumentar el rendimiento de las refinerías rusas. Con este objetivo en mente, se redujeron los impuestos de exportación del petróleo del 65 al 60% y se unificó el impuesto sobre los derivados del petróleo claros y oscuros en un 66% de los aranceles del petróleo. Más adelante se incorporó en el régimen tributario una barrera arancelaria para la gasolina equivalente al 90% del impuesto sobre el petróleo.

En 2012, el volumen de procesamiento primario creció un 4,9%, hasta los 270 millones de toneladas, mientras que el plan preveía una disminución de entre 20 y 25 millones de toneladas, hasta llegar a los 230 millones; por otro lado, la producción de fueloil se incrementó en un 1,6% (hasta alcanzar los 74,3 millones de toneladas). Gracias a los altos precios del petróleo (111 dólares el barril) y teniendo en cuenta que cuando se definieron los parámetros del sistema '60-66' se presuponía una media de 95 dólares por barril, los productores de la industria petrolera han dado prioridad a la exportación de derivados oscuros, puesto que la rentabilidad de estos ha sido superior. Solo la expor­tación del fueloil creció un 5,3%. La exportación de combustibles derivados oscuros pasó del 22 al 23,3% del total, mientras que los derivados claros bajaron del 11,3 al 10,7%. Cabe recordar que el objetivo del sistema '60-66' era justamente el contrario.

La ventaja más significativa del sistema '60-66' es el aumento de la inversión en el sector ascendente. En 2012, el volumen de inversiones de capital dedicado a la producción supuso 836.900 millones de rublos (unos 20.922 millones de euros), 107.800 millones (o un 14,8%) más que el nivel alcanzado en 2011. Como resultado, se ha producido una estabilización de la producción en las regiones tradicionales (Siberia occidental, la región del Volga, el Cáucaso norte, la región de Kaliningrado) a expensas del crecimiento del volumen de extracción.

El balance provisional de los resultados del sistema '60-66' pronto se dará a conocer en la junta de gobierno, aunque no hay planeada ninguna revisión de los parámetros del régimen tributario próximamente, según afirma el interlocutor del diario RBK. Si se tiene en cuenta la duración del ciclo de inversión establecido en el sector petrolífero (de 3 a 5 años), el balance definitivo se realizará cuando este plazo esté más próximo.

Alexéi Kokin, analista de 'Uralsib Capital', no descarta la posibilidad de que, para entonces, el gobierno haya aumentado significativamente el impuesto sobre el fueloil para que la exportación de crudo gane preferencia. Fuentes del diario RBK creen que se discutirá la posibilidad de modificar los parámetros del régimen tributario, pero que no se introducirán importantes cambios. El jefe adjunto del FAS, Anatoli Golomolzin, comentó que no es el momento de plantear la subida del impuesto.

 

 

No se han obtenido más comentarios al respecto del Ministerio de Hacienda, el Ministerio de Desarrollo Económico o del Ministerio de Energía.