Nueva legislación financiera amenaza a los bancos extranjeros

La medida, que entra en vigor el 13 de febrero, obliga a realizar las operaciones con divisas a través de bancos rusos. Fuente: RIA Nóvosti

La medida, que entra en vigor el 13 de febrero, obliga a realizar las operaciones con divisas a través de bancos rusos. Fuente: RIA Nóvosti

Hasta ahora los rusos abrían libremente las cuentas bancarias en el extranjero y las usaban como alternativa a las cuentas nacionales. A partir de 13 de febrero de 2013 estas actuaciones podrán suponer una multa de hasta el 100% del importe de la operación. Indudablemente, la nueva política afectará a los bancos extranjeros, receptores del dinero ruso.

De acuerdo con la legislación rusa, las operaciones en divisas tienen que ser realizadas a través de bancos rusos, incluso cuando se trata de los siguientes supuestos: rentas de alquiler de inmuebles en el extranjero, sueldos y honorarios procedentes del extranjero, así como beneficios obtenidos por la venta de títulos valores y los intereses de depósitos extranjeros.

Esto significa que el dinero no puede ser directamente transferido a una cuenta abierta en el extranjero (salvo algunas excepciones), sino que primero tiene que pasar por cuentas rusas. Hasta ahora el incumplimiento de esta norma no llevaba aparejada ninguna sanción.

Los tiempos han cambiado y el 13 de febrero del año entra en vigor la medida que prevé la multa por incumplimiento de la legislación de control de divisas, que supondrá entre el 75% y 100% del importe de la operación.

Dicha medida no solamente afecta a los rusos, sino también se extiende a extranjeros con permiso de residencia en Rusia.

En concreto, están obligados a realizar las transacciones a través de las cuentas abiertas en los bancos rusos los residentes de Rusia:

-personas físicas de nacionalidad rusa (salvo aquellas que residen fuera del país durante un tiempo superior al año);

-personas físicas extranjeras con permiso de residencia en Rusia;

-personas jurídicas  constituidas en Rusia;

-filiales en el extranjero de las personas jurídicas constituidas en Rusia;

-delegaciones diplomáticas, consulados y otros establecimientos de representación de Rusia en el extranjero. 

Repercusiónsobrelosbancosespañoles

En principio, parece que es una medida perjudicial para los bancos extranjeros y especialmente, para los bancos de aquellos países con los que hay convenios de doble imposición (que son la base legal de intercambio de información bancaria), como es el caso de España.

Veamos, los rusos siguen teniendo dos opciones: cumplir o no con la norma, pero parece que ninguna de ellas encaje. La opción correcta no supone ninguna ventaja ¿Qué sentido tiene enviar dinero desde España a Rusia para después volver a ingresarlo en un banco español con una comisión de por medio?

La otra alternativa, ignorar la legislación- arriesgando ser investigado y multado por los órganos fiscales rusos- no compensa: la rentabilidad que ofrecen los bancos españoles es inferior a la ofrecida por los bancos rusos (2,25% TAE frente al 4%TAE) y la carga fiscal es mayor (21% frente al 13%).

Finalmente, ¿significa esto que los bancos españoles perderán a sus clientes rusos?

Cabe suponer que no habrá cambios inminentes para los bancos españoles. Primero, porque la mayoría de las cuentas rusas pertenecen a los rusos residentes en España, y éstos están exentos del cumplimiento de la norma (cuando residen fuera de Rusia por un periodo superior a un año). Segundo, porque cabe la posibilidad de ingresar dinero en metálico directamente (se trata de otra excepción). Tercero, porque  las sanciones tardarán en ser efectivas y hasta que se genere un precedente, la gente seguirá el camino habitual.

Sin embargo, a largo plazo, a medida que se vayan perfeccionando las formas de control y se vayan aplicando las multas, las cuentas “gordas” optarán por las jurisdicciones menos transparentes, con las que Rusia no tiene acuerdos en materia fiscal.

Con lo cual, habrá bancos (los europeos sobre todo) que perderán clientes y otros que los ganarán, tales como Panamá, que figura en la lista del Ministerio de Finanzas de Rusia de países considerados paraísos fiscales (en total, 42 países).

Quéhaydetrásdelamedida

Según el Gobierno, se trata de una medida acorde con la actual política financiera internacional. El objetivo es controlar los movimientos de capital y de divisas, luchar contra el blanqueo de capitales y la evasión fiscal, así como estimular la apertura de cuentas en las filiales de los bancos rusos.

CómoelGobiernorusopiensacontrolarlasoperacionesendivisas

En teoría, según la legislación rusa sobre el control de divisas, los residentes rusos tienen la obligación de comunicar la apertura/cierre de una cuenta en el extranjero a la Agencia Tributaria rusa. Pero hasta ahora, esto no se solía llevar a la práctica, debido principalmente a que los órganos tributarios no llevaban un control exhaustivo. 

Con la nueva regulación se pretende elevar el control, mediante intercambio de información con los bancos extranjeros en base a los convenios sobre doble imposición y acuerdos de revelación e intercambio de información bancaria. Recordemos que entre Rusia y España existe Convenio para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal en materia de Impuestos sobre la Renta y sobre el Patrimonio y Protocolo (16/12/1998).

Asimismo, la Agencia Tributaria rusa podrá conocer la existencia de una cuenta bancaria extranjera cuando el residente realice transferencias desde dicha cuenta a sus cuentas en Rusia.

Por otra parte, los expertos señalan que la mayoría de los residentes rusos están fuera de peligro: el proceso de averiguación es demasiado lento y complejo como para ser aplicado a cada persona/empresa (comenta el director de PwC Rusia, Maxim Kandyba), por lo que de momento no son de esperar grandes cambios.

AlinaBondarenko, abogadayTécnicoenComercioExterior