Un meritorio cuarto puesto en Río 2016

Konstantin Chalabov/RIA Novosti
Hasta con las delegaciones de atletismo y halterofilia descalificadas, el equipo olímpico ruso ha quedado en cuarto puesto en el medallero general.

Antes de los Juegos resultaba imposible hacer un pronóstico sobre la actuación de la selección de Rusia en Río, y es que hasta el último momento no quedaba claro no solo quién iría a los Juegos Olímpicos, sino incluso si iría alguien.

En dos semanas de intensa competición, la delegación rusa ha conquistado 56 medallas: 19 oros, 18 platas y 19 bronces. Los deportistas rusos ocupan el cuarto lugar en el medallero general, por detrás de EE UU, Gran Bretaña y China, igual que hace cuatro años en Londres. Los rusos solo han conseguido tres oros menos que en Londres 2012, a pesar de que los equipos de atletismo y halterofilia no han acudido a Río por descalificación.

Solo 286 deportistas rusos viajaron a Río de Janeiro (en comparación, la delegación estadounidense contaba con 567 atletas). Teniendo en cuenta estas pérdidas, las 56 preseas obtenidas son todo un éxito, opina el presidente del comité de Educación Física y deporte de la Duma, Dmitri Svischev. “En mi opinión, nos han robado unas diez medallas –declara Svischev a RBTH-. Nosotros tenemos parte de culpa por haber permitido que esto sucediera, pero por otra parte, creo que en un ambiente de constante tensión y ataques psicológicos esta ha sido una gran victoria para todos nuestros deportistas”.

¿Cómo se ha obtenido este resultado?

Victorias en nuevos deportes

Los deportes que más medallas han valido a los rusos en Río han sido la lucha (4 oros, 3 platas y 2 bronces) y la esgrima (4 oros, 1 plata y 2 bronces). Si bien los luchadores han mostrado un resultado parecido al de Londres 2012, los esgrimistas han superado las más altas expectativas.

Según el seleccionador y campeón olímpico en 1988 en florete por equipos Ilgar Mamédov, los éxitos en Brasil ya han provocado un boom de la esgrima en el país. “Esta es una muy buena noticia, ya que la esgrima no suele tener muchos seguidores. La mayoría practica el fútbol, el baloncesto o el hockey, pero nuestro deporte es muy poco popular”, declara Mamédov a RBTH.

Rusia ha ganado prácticamente todo en sus deportes estrella: la natación sincronizada (2 oros) y la gimnasia rítmica (2 oros y una plata).

ReutersReuters

Mucho más inesperados eran sus éxitos en los deportes en los que los deportistas rusos no solían destacar, como el tiro con arco, el ciclismo en pista, el taekwondo o la vela.

No obstante, en realidad estos éxitos no son tan inesperados. La regatista Stefania Elfutina, de 19 años, que se ha llevado el bronce en la categoría RS:X, esta temporada ganó el campeonato de Europa, en el que debutaba.

Grigoriy Sisoev/RIA NovostiGrigoriy Sisoev/RIA Novosti

El equipo femenino ruso de tiro con arco, que en Río ha quedado únicamente por detrás de unas coreanas impecables, en Londres 2012 luchó por el bronce contra Japón.

Las ciclistas Anastasia Voinova y Daria Shmeleva, que en la final perdieron ante China, viajaban a Río como campeonas del mundo. Y el luchador de taekwondo Alexéi Denisenko, que en el combate decisivo perdió ante el jordano Ahmad Abughaush, dio la sorpresa hace cuatro años en Londres al llevarse el bronce.

El equipo masculino de gimnasia artística recupera también sus antiguas posiciones.

ReutersReuters

En Río los hombres han ganado la plata por equipos en la categoría general, la primera medalla en este deporte desde Sidney 2000, donde triunfó Alexéi Nemov. Los rusos se hicieron con medalla también en categorías individuales: Denís Abliazin se llevó la plata en salto de potro y el bronce en anillos, y David Beliavski el bronce en barras paralelas.

Nervios e incertidumbre

Lo deportistas rusos han pasado muchos nervios mientras esperaban para obtener el permiso para participar en los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro.

En noviembre de 2015 la comisión de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) investigó la actividad de la Agencia Rusa Antidopaje (RUSADA) y de la Federación Rusa de Atletismo y acusó a Rusia de repetidas infracciones. Como resultado, la RUSADA se disolvió y la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) expulsó a la federación rusa y excluyó a los atletas rusos de todas las competiciones internacionales.

En verano de 2016 una comisión de la WADA dirigida por Richard McLaren publicó un informe en el que se denunciaba la existencia de una trama estatal de encubrimiento de las pruebas positivas de dopaje de atletas rusos para ganar en las Olimpiadas de Sochi en 2014.

Por ahora la WADA no ha presentado pruebas concretas que demuestren que los medallistas rusos en Sochi se doparon: el informe de McLaren es un documento preliminar que debería servir como base para una investigación. Sin embargo, el COI se vio obligado a tomar una decisión apresurada sobre el permiso a la participación de los deportistas de Rusia: para las Olimpiadas quedaban días contados.

Para participar en Río tuvieron que luchar incluso los deportistas limpios y los que ya habían cumplido periodos de descalificación por infracciones de las normas de dopaje en el pasado.

Finalmente, se permitió participar en las Olimpiadas a todos excepto a las delegaciones de atletismo y halterofilia, que fueron excluidas en conjunto. La única excepción fue la saltadora de longitud Daria Klíshina, que lleva años viviendo y entrenando en EE UU y no guarda ninguna relación con el sistema antidopaje de Rusia.

Lea más:

Los mejores momentos de Rusia en las Olimpiadas

En las Olimpiadas de Río, los deportistas rusos han mostrado todo tipo de emociones.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies