El hombre más fuerte de Rusia levanta camellos con sus manos

Elbrus Nigmatullin, el hombre más fuerte de Rusia.

Elbrus Nigmatullin, el hombre más fuerte de Rusia.

Alexánder Kondratuk / RIA Novosti
Elbrus Nigmatullin es capaz de realizar hazañas que recuerdan a los forzudos hombres del siglo XIX.

Elbrus Nigmatullin tiene 41 años y es famoso por ser uno de los hombres más fuertes de Rusia. Es habitual verlo en la competición “El hombre más fuerte del mundo”, donde sorprende a los rusos con sus duras pruebas.

El pasado 3 de marzo este deportista de Cheliábinsk (unos 1.500 kilómetros al este de Moscú) se atrevió a repetir el récord de Alexander Zassa (también conocido como Sansón), legendario artista de circo del siglo XIX que con la fuerza de sus manos logró detener a dos caballos que corrían en opuestas direcciones. A diferencia de Zassa, las hazañas de este Hércules moderno se pueden encontrar fácilmente en YouTube.

“Esta demostración es un homenaje a los fuertes hombres rusos del siglo XIX y un intento por revivir los olvidados logros de legendarios deportistas del pasado. Desde hace más de un siglo ningún atleta del mundo se atrevió a intentar este peligroso truco”, afirma Nigmatullin en una entrevista a RIA Novosti.

Según explicaba no necesitaba caballos para entrenarse. “Solo usé ordinarias porterías de fútbol, barras paralelas y una barra fija. Luego iba al gimnasio, donde también usaba pesas y mancuernas”, según citado por Rossíyskaya Gazeta.

Nigmatullin nació en Bashkiria, una región en el sur de los Urales, tierra de ganaderos nómadas. Desde su infancia, Elbrus practicó kuresh, lucha nacional en cintas. Después se dedicó al levantamiento de pesas, la lucha y la halterofilia. En 2001 empezó a participar en las competiciones para ser el hombre más fuerte y en 2005 obtuvo el subcampeonato del mundo. Sin embargo, lo que le llevó a la fama fueron sus espectáculos.

En marzo de 2015 levantó una plataforma con un camello de 700 kilos y la mantuvo durante 45 segundos. Este espectáculo celebrado en Cheliábinsk fue simbólico, ya que el camello es el símbolo de la ciudad.

En verano de 2013 demostró su fuerza tras mover siete tranvías acoplados entre sí, con un peso de 127 toneladas, a una distancia de 7 metros.

Sin embargo, parece que esto fue suficiente para el deportista y pocos meses después hizo lo mismo con un tren de 320 toneladas, que empujó durante 10 metros.

En julio de 2014 el atleta invitó a sus seguidores a un parque de Cheliábinsk y la gente que asistió fue testigo de cómo Nigmatullin giraba una noria con un diámetro de 32 metros y un peso de más de 34 toneladas. Tardó cerca de 8 minutos en conseguir su hazaña, ya que las cabinas se atascó pero Elbrus no se rindió y finalmente logró alcalzar el objetivo.

Lea más:

Adiós al hombre más fuerte del siglo XX

Fallece Vasili Alekseyev, uno de los mejores levantadores de peso de la historia e icono deportivo de la URSS durante la Guerra Fría

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies