El Barça busca en Sochi el nuevo Messi

Niños durante el campamento deportivo del Barça en Sochi.

Niños durante el campamento deportivo del Barça en Sochi.

Sportivo
El club catalán inaugura en la ciudad de la costa del Mar Negro su primer campeonato futbolístico para niños en Rusia.

Sochi. Agosto. El reloj marca las 8:30 de la mañana. El termómetro 30 grados. Lo mejor que se puede hacer en un momento así es darse un baño en el mar. Sin embargo, los niños del campamento de fútbol del Barcelona no están para baños. A esa hora los chicos están ya en pleno entrenamiento.

En 2015, el famoso club de fútbol catalán inauguró su primer campamento futbolístico en Rusia.  Para su organización se eligió la ciudad más deportiva de Rusia, Sochi. Como legado de las Olimpiadas de Invierno de 2014, la ciudad cuenta ahora con unas excelentes instalaciones deportivas. Además, al estar situada en una zona subtropical, la ciudad puede presumir de clima y de tener unas avanzadas infraestructuras turísticas, lo que permite entrenarse al aire libre durante todo el año.

En el campamento se reúnen jóvenes futbolistas de entre 6 y 13 años: en solo dos meses, cerca de 400 niños han vestido la camiseta blaugrana. Aunque entran con diferentes niveles de preparación, a todos les une su pasión por el fútbol y el deseo de entrenarse con los mejores. De acuerdo con el entrenador principal del campamento, Sergi Pi, es bastante complicado seleccionar ahora al futuro Messi de entre cientos de deportistas. “A esa edad es muy difícil saber cuál de ellos será un gran jugador en el futuro. Ahora, el principal objetivo del Barcelona es familiarizarles con la metódica, hacer que los niños disfruten con el fútbol”, comentó a RBTH el instructor.

A primera vista parece que cambiar plenamente la estrategia de juego en los diez días que dura el campamento es muy difícil. Pero en realidad, según afirma Sergi Pi, en ese tiempo los niños recorren un largo camino. Los deportistas aprenden distintas tácticas, se les enseña a mirar el campo, a mirarse unos a otros, lo cual no solo es crucial para entender el juego del Barcelona, sino para entender el fútbol en general.

El Barcelona genera demanda

El curso de formación en el campamento está abierto a cualquier candidato, independientemente de su nivel de preparación. Tras la inauguración del campamento, la noticia sobre la apertura de una escuela infantil del F.C. Barcelona apareció en decenas de recursos rusos de internet, así que candidatos no faltaron en ningún momento. De hecho, el número de solicitudes llegó a duplicar las plazas disponibles. Y eso a pesar de que el curso constituye un capricho nada barato (una convocatoria de 10 días cuesta 132.000 rublos, cerca de 2.000 dólares), aunque bastante más asequible que sus análogos en Europa.

Algunos niños han podido realizar varios turnos en todo el verano. Maxim Solomon, de Moscú, ha estado dos veces. “Cuando vuelva a casa les contaré lo bien que me lo he pasado y que he hecho muchos amigos. Somos un equipo. Me gustaría aprender a jugar bien y esta es una buena oportunidad para entrenarse. Durante los entrenamientos he aprendido lo que quería; por eso no me importa haber pasado el verano aquí y no en algún lugar de descanso”, cuenta Maxim al corresponsal de RBTH.

Después de cada turno, los deportistas se llevan a casa muchas emociones y nuevos conocimientos, además de un diploma que les entrega la escuela internacional en la ceremonia de clausura. Los chicos reconocen que estarían encantados de volver al campamento. Las próximas convocatorias en Rusia se abrirán en otoño de 2015. Esta vez, el curso no solo se impartirá en Sochi, sino también en Moscú.

Lea más

Barcelona toma nota de Sochi >>>

Sochi 2014, unos juegos con vista al futuro >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.