La ciudad ártica de Múrmansk acoge el primer campeonato del mundo de natación en hielo

50 atletas procedentes de 15 países diferentes participaron en la exigente prueba. Fuente: Marta Zhegalina

50 atletas procedentes de 15 países diferentes participaron en la exigente prueba. Fuente: Marta Zhegalina

Atletas procedentes de todo el mundo participan en la exigente carrera. RBTH habló con ellos acerca de las dificultades y del potencial del deporte para tender lazos entre países.

La ciudad rusa de Múrmansk se ha convertido en la sede del primer campeonato del mundo en natación en hielo y del 10º campeonato de natación de Rusia al aire libre. Alrededor de 500 atletas de 22 países participaron en los dos eventos los pasados 20 y 22 de marzo. En la prueba mundial de 1.000 metros compitieron 50 atletas procedentes de 15 países. El número de solicitudes fue cuatro veces superior, pero no todos los nadadores pudieron clasificarse. 

Aunque el evento estaba abierto a todos los participantes, según las reglas de la natación de hielo, solo los que sean capaces de nadar 1 km en menos de 25 minutos son admitidos a participar en la exigente prueba. 

Se preparó una piscina de 25 m en un lago helado. Durante las últimas semanas el tiempo no había sido tan frío en Múrmansk, alrededor de los 0º de máxima, de modo que los espectadores se colocaron en la orilla y no sobre el hielo del lago por cuestiones de seguridad. Aunque para el día de la carrera el tiempo era tan severo como suele serlo en el norte de Rusia. La temperatura del agua no superaba un grado, y hubo momentos en los que la ciudad estaba envuelta en una tormenta de nieve. 

Primero fue el turno de las mujeres. No todas las participantes completaron los 1.000 metros, algunas abandonaron durante el trayecto. La campeona fue la checa Renata Novakova de 17 años, que además estableció un nuevo récord del mundo, con un tiempo de 14' 22”. 

En el evento masculino la victoria fue para el alemán  Christof Wandratsch, con una marca de 13'52", lo que también supuso la mejor marca mundial, superando la establecida por él mismo el año pasado. 

"Estoy muy feliz por ser campeón del mundo", dijo Wandratsch tras terminar la prueba. "Ha sido una organización perfecta, la ceremonia de apertura y clausura han sido excelentes y el sistema de seguridad para los atletas estaba bien pensado". 

No ha sido la primera visita de Wandratsch a la ciudad ártica. El pasado verano el alemán participó en el festival la Milla de Múrmansk, donde ganó la carrera que cruza la bahía Kola, también con una marca de récord. 

Además de la clasificación general hubo diferentes grupos de edad. La británica Katherine Fryatt se alzó con la victoria para mujeres entre 45 y 49 años. Esta trabajadora del consejo del condado de Hampshire saltó al agua sin ningún miedo. 

  

Katherine Fryatt. Fuente: Marta Zhegalina

"Tenía un bonito sentimiento durante la carrera", declaró Fryatt, que explicó que nada en lagos en Inglaterra. "Todo el mundo ha sido muy amable. Es mi primera vez en Múrmansk, pero quiero volver".

El francés Alexander Fuzeau nada desde su infancia y también practica el atletismo y el triatlón. Fue hace pocos meses cuando nadó por primera vez en aguas heladas. 

"Es un reto para mí, ya que tienes que luchar tanto con el agua como con el frío", dijo Fuzeau. "Es mi primera competición en natación de hielo. La gente de Múrmansk ha organizado todo de manera perfecta", explicó. 

Al hablar de la posible relación entre política y deportes, Fuzeau dijo que no notó ningún problema entre los participantes y los organizadores. "No sentí ningún tipo de confrontación entre Europa y Rusia aquí. Creo que no deberíamos construir muros entre los países", dijo Fuzeau. 

Para el estadounidense Craig Lenning fue la primera vez en zambullirse en aguas tan frías, pero eso no impidió que obtuviera la segunda plaza en el grupo de edad entre 35 y 39. "Ha sido un evento maravilloso. Es cierto que las relaciones entre Rusia y los EE UU son tensas ahora, pero somos personas que amamos el deporte y nos reunimos aquí. Las sanciones no son un obstáculo para nosotros".  

Melissa O’Reilly, campeona en el grupo de 30-34 años, estaba de acuerdo con su compatriota. "Los espectadores locales apoyaron mucho a los nadadores. No les importa quien esté en agua, si son rusos o extranjeros", dijo. 

"Notamos el cariño del público", añadió la norteamericana Jamie Monahan, ganadora del grupo femenino entre 35 y 39 años. "Nos dieron energía para luchar. Gritaban, aplaudían cantaban y hasta bailaban", comentó.

Lea más: Cómo sumergirse en agua helada y sobrevivir>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.