La crisis golpea al deporte ruso

Fuente: Alekséi Fillípov / Ria Novosti

Fuente: Alekséi Fillípov / Ria Novosti

La caída del rublo ha influido en los clubes de baloncesto, fútbol y hasta en el salario del seleccionador Fabio Capello.

La economía del deporte ruso está pasando por momentos difíciles. Cada vez son más los clubes que afirman no poder pagar a tiempo los salarios a sus jugadores y entrenadores. El caso más sonado es el del seleccionador de fútbol, Fabio Capello,  quien no está recibiendo los honorarios acordados en el contrato. Los jugadores del Zenit de San Petersburgo, uno de los principales clubes, también están cobrando con retraso.

Los problemas financieros afectan tanto a los clubes con menos recursos, como el Rostov y el Amkara, como a los más prósperos, que acumulan contratos millonarios fijados en moneda extranjera.

El jugador que más cobra en la liga Premier rusa, el brasileño Hulk, recibe siete millones de euros al año, según el portal sports.ru. Los salarios establecidos en euros o dólares no dejan de crecer en su equivalente en rublos. Los presidentes de los dos principales clubes de fútbol y rivales históricos, el Spartak y el CSKA, han dejado a un lado sus habituales rencillas para ponerse de acuerdo en que “ante las nuevas circunstancias, la vida resulta más difícil”.

Los jugadores del Rostov llevan ya cinco meses sin cobrar. Este es el principal motivo por el que su primer entrenador, Miodrag Božović, dejó el equipo hace un mes. Aunque no es el único: al encontrarse en la frontera con Ucrania, la región de Rostov recibe a un gran número de refugiados, lo que está suponiendo un importante aumento de gastos no previstos. El fútbol ha pasado a segundo plano en el reparto financiero local. No es de extrañar que el Rostov sea el candidato con más probabilidades de abandonar la primera división.

Baloncesto

El club de baloncesto Ural se ha retirado de la Copa de Rusia también por problemas financieros, y el jugador norteamericano Michael Snaer ha rescindido su contrato con el equipo. Ahora está en duda si el equipo participará en la Superliga, donde actualmente ocupa el tercer puesto.

Un futuro incierto

No cabe esperar buenos resultados de los equipos afectados por la crisis y, en opinión de los expertos, algunos clubes ni siquiera superarán el invierno de 2015.

¿Cómo puede un entrenador motivar a sus jugadores en estas condiciones? En la liga Premier y en la Unión Futbolística de Rusia se dice que habría que apelar a la responsabilidad de los clubes con respecto a los contratos y al pago de honorarios. Los propios clubes se niegan a discutir abiertamente sobre sus problemas financieros.

Lea más: ¿Cómo afecta la crisis de Ucrania al deporte ruso?>>>

Texto publicado primero en bettingexpert.com.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies