Sharápova y Williams, una rivalidad que va más allá de la cancha

Fuente: AP

Fuente: AP

Nueve finales han disputado estas dos jugadoras, y la norteamericana se ha impuesto en siete ocasiones. La última, el pasado sábado 31, en el Open de Australia. Sharápova lleva más de diez años sin poder ganar a la número uno del mundo, aunque la rivalidad entre ambos no se limita a la pista de juego.

“La fuerza y la agresividad de Serena siempre me han hecho ser un poco demasiado agresiva, forzar demasiado. Soy competidora. Haré todo lo que esté en mi mano para cambiar la estadística. Mi confianza debe ser muy alta porque estoy en la final de un Grand Slam, aunque tenga un récord terrible contra mi rival. Me merezco mi sitio en este partido. Estoy en él por algo”, declaraba antes de la final del Open de Australia María Sharápova. Sin embargo no pudo ser, Serena Williams ganó 6-3, 7-5 su 16ª victoria seguida contra la rusa.   

Venus Williams entró así en la historia del tenis al conseguir su 19º título de Grand Slam y se coloca como la segunda que más títulos ha conseguido en la Era Abierta.

La rivalidad entre ambas se dan tanto en las pistas como fuera de ellas. La rusa no gana contra Williams desde hace más de diez años, en la final de la Copa de Maestras de 2004. 

Sharápova entró por primera vez en el Olimpo del tenis en julio de 2004. Tenía 17 años cuando llegó a la final de Wimbledon, donde le esperaba una experimentada Venus Williams, ganadora entonces de seis torneos de Grand Slam. Casi todos apostaron por la estadounidense, pero aquella tarde Sharápova estaba intratable.

Ganó con facilidad en dos sets y sorprendió a todo el mundo. Incluso Fox TV y la cadena NBC interrumpieron sus transmisiones para informar acerca de la derrota de Williams. Tras ganar el último punto Sharápova cayó de rodillas al suelo y comenzó a llorar. Después fue a abrazar a su padre, gracias a quien empezó a jugar a tenis.

En el discurso que dio recordó las dificultades por las que había pasado su familia a causa de su carrera. Con su victoria se convirtió en la ganadora más joven de Wimbledon y en la primera rusa que obtenía la victoria sobre la hierba inglesa.

La venganza de Williams

Venus Williams se vengó al año siguiente. Ambas deportistas estaban en un gran momento de forma y el partido fue de infarto. Sharápova estuvo cerca de la victoria, pero la norteamericana fue capaz de salvar dos bolas de partido y de ganar en tres sets: 2-6, 7-5, 8-6. Tras el partido Williams declaró que había perdido la final de Wimbledon a causa de una lesión. Tras estas desafortunadas declaraciones, la relación entre ambas jugadoras se resintió.

EL síndrome de Serena

Tras la trabajada victoria en Australia, la estadounidense ganó en todas las ocasiones en las que se midió a Sharápova, independientemente de la superficie. En los siguientes dos partidos, en la final del Open de Australia de 2007 y en los dieciseisavos de final de Miami Masters, Williams aplastó a su oponente con un 6-1, 6-2 y un 6-1, 6-1, respectivamente. Después del partido de Miami se comenzó a especular que Sharápova tenía algún tpo de bloqueo mental cada vez que se topaba con Williams en la cancha.

Un sueño Olímpico

Sharápova no ha escondido que su carrera profesional podría acabar  cuando ganase en los Juegos Olímpicos. Sin embargo, por ahora solo hay un obstáculo: Serena Williams.

En las Olimpiadas de Londres 2012 Sharápova iba camino de la medalla de oro. Tras avanzar con paso firme hasta la final era la favorita. En ese momento Williams no estaba en su mejor estado de forma. Había jugado con una lesión de cadera y muchos pensaban que no iba a llegar a la final. Sin embargo, ganó a Sharapova de manera contundente, 6-1,6-0.

Tras el partido Williams reconoció que le resulta muy fácil jugar contra la rusa. Sharápova no respondió a estas declaraciones, y se limitó a decir que la plata es también un buen resultado.

Líos amorosos

Las relaciones entre ambas fuera de la pista tampoco son particularmente amistosas. El 11 de mayo de 2013 Sharápova admitió que había tenido una relación con el tenista búlgaro Grigor Dimitrov, antigua pareja de Williams. Evidentemente, la estadounidense no estaba muy contenta con el desarrollo de los acontecimientos.

"Comienza cada entrevista diciendo 'Estoy tan feliz', pero si quiere vivir su vida con un chico despreciable, adelante", declaró la norteamericana en una entrevista a Rolling Stone. Aunque no llegó a pronunciar el nombre de Sharápova, todo el mundo en el mundo del tenis sabía a quién se refería. 

Pero la norteamericana no estuvo desconsolada durante mucho tiempo y comenzó una relación con su entrenador, el francés Patrick Mouratoglou. Entonces Sharápova respondió a su rival en una rueda de prensa: "Si Williams quiere hablar sobre algo personal, entonces debería hablar sobre su novio, que tiene niños y se está divorciando". Entonces Williams enterró el hacha de guerra y pidió disculpas a Sharápova por haber empezado el conflicto.

Lea más: Todos los amantes de María Sharápova>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies