Dura prueba para los camiones rusos en el rally Dakar 2015

Los pilotos de Rusia ocupan las tres primeras plazas pero se han tenido que enfrentar a numerosas dificultades. Fuente: AFP/East News

Los pilotos de Rusia ocupan las tres primeras plazas pero se han tenido que enfrentar a numerosas dificultades. Fuente: AFP/East News

Las tripulaciones rusas de Kamaz-Master lideran la clasificación de camiones del rally Dakar 2015, que se celebra en Sudamérica. La presente edición está siendo una de las más duras de la historia, según señalan los pilotos.

El rally Dakar 2015, que se disputa en Argentina, Bolivia y Chile, llega a la novena etapa y los pilotos rusos de Kamaz ocupan las tres primeras posiciones en la clasificación general de camiones.

A pesar de ello, esto no significa que el rally esté transcurriendo de forma sencilla para las tripulaciones rusas. Todos se han encontrado con problemas. Por ejemplo, el actual líder Airat Mardéiev, tuvo que avanzar con una bomba de dirección asistida averiada durante la séptima etapa, aunque el propio piloto declaró que logró estabilizar la situación. Andréi Karguínov no lo tuvo mucho más fácil, ya que su vehículo volcó en la sexta etapa. Eduard Nikoláiev, que figura en tercera posición, perdió más de una hora durante la séptima etapa debido al cambio de un turbocompresor, pero luego fue capaz de recuperar casi toda la desventaja.

Anteriormente muchos pilotos habían señalado que, tras su traslado de África a Sudamérica, el Dakar había perdido su complejidad. Sin embargo, durante los últimos dos años los organizadores han logrado compensar esta diferencia con creces. “Hay mucho polvo y es muy peligroso, - comparte sus impresiones el piloto Bauyrzhán Isabaiev. – La velocidad es mayor, el viento cambia de dirección, no tienes vehículos por delante y el viento levanta el polvo como si fuera un oponente. Y en medio de todo ese lío, en la pista aparecen unas rocas enormes. Es muy complicado”. 

Una ola de accidentes

No es sorprendente que en esta edición del Dakar haya habido una auténtica ola de accidentes. En la segunda etapa el camión de Astaná conducido por Artur Ardavichus se salió por la cuneta y volcó. Y en la quinta etapa Ardavichus y sus compañeros salvaron a un motociclista que había entrado en coma a causa de un accidente.

Los choques más espectaculares, si se permite la expresión, han sido los de la clase ligera. En la segunda etapa, el Mini de Orlando Terranova dio dos vueltas de campana pero pudo continuar la carrera. No tuvo la misma suerte el español Carlos Sainz, cuyo Peugeot quedó destrozado. Por suerte, nadie sufrió ningún daño.

En la séptima etapa la tripulación de El Martillo Racing sobrevivió milagrosamente. Su coche salió volando dando vueltas en el aire a lo largo de unos 30 metros y comenzó a arder, pero los pilotos salieron sanos y salvos. 

Elcalor, el principalenemigo

Además, los participantes tienen que enfrentarse a unas duras condiciones climáticas. La única muerte hasta la fecha del Dakar 2015, la del motociclista polaco Michal Hernik, fue provocada probablemente por deshidratación.

Muchos pilotos son incapaces de soportar el calor. El piloto ruso de cuadriciclo, Serguéi Kariakin, comenta que uno de sus compañeros de equipo se quedó dormido en plena marcha y que cuando lo encontraron yacía en coma sobre la arena. Muchos pilotos lo han tenido difícil en las alturas bolivianas: algunos incluso llegan a vomitar debido al mal de altura.

No en vano se suele decir que para la mayoría, llegar al final ya es un logro.

Lea más: Kamaz se abre camino en América Latina>>>

Publicado originalmente en ruso en Rossiyskaya Gazeta.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.