La motorista rusa que conquistó el Sahara

Fuente: africarace.com

Fuente: africarace.com

La motorista Anastasía Nífontova ha sido la primer mujer rusa en participar en el exigente rally Africa Eco Race. Además, tiene planes de participar en el rally Dakar.

El papel de pionera no es nuevo para la motorista rusa Anastasía Nífontova. La primera participante femenina del rally Africa Eco Race, que se celebra desde 2009 y recorre la ruta clásica del legendario París-Dakar, ha roto ya en otros años el mito de que el motociclismo no es un deporte para mujeres.

Anastasía Nífontova es una deportista universal. Se trata de la única mujer de Rusia que ha quedado entre las tres mejores posiciones en cinco disciplinas de motociclismo: motocross, enduro, rally, supermoto y road racing. En todas estas carreras participó al mismo nivel que los hombres. Este año ha logrado conquistar una de las carreras por etapas campo a través más duras que existen: la Africa Eco Race. Según reconoce, recorrer 6000 kilómetros por el desierto africano era su sueño. Esta rusa de 35 años tiene como objetivo promover el motociclismo en su país. Desde 2009 dirige y produce un canal de motociclismo por cable.

Anastasía nació en Washington, pero únicamente se identifica con su patria histórica, Rusia.

“Mi padre trabajaba en la construcción de la embajada de la URSS en EE UU, - recuerda Anastasía. – Yo nací durante su estancia allí. Cinco años después volvimos a Rusia, de modo que no pasé demasiado tiempo en los EE UU. No me siento particularmente de allí, únicamente mi pasaporte me recuerda que nací en aquel país. Mis padres son ingenieros, nunca han tenido ninguna relación con el deporte”.

“En realidad, no llegué a vivir la cultura norteamericana, ya que en casa, con mis padres, manteníamos las costumbres rusas. Es cierto que entonces tenía una grabadora de video y veía muchas películas en inglés”, comenta.

Un sueño desde la infancia

Anastasía se enamoró de las motocicletas de pequeña. Según reconoce, uno de sus mejores recuerdos de la infancia está relacionado con las motos.

“En EE UU vi una motocicleta en un aparcamiento frente a una tienda y no pude separarme de ella, hasta el punto de que mis padres dejaron a mi hermano mayor cuidándome, - cuenta Anastasía. – No quise irme mientras la moto estuviera allí”.

“Cuando a los 16 años compramos una moto a Nastia, yo estaba en contra, pero todos los demás estaban a favor, - recuerda su madre, Galina Nífontova. – Recuerdo cómo fuimos a comprarla y no nos la quisieron vender. El director de la tienda decía que aquella motocicleta había sido trasladada desde una muestra y era un objeto de exposición. Cuando supo que la motocicleta iba a ser un regalo de cumpleaños para mi hija, accedió”.

No obstante, Anastasía comenzó a dedicarse al deporte bastante tarde. Hasta los 24 años se dedicó a los estudios. Nífontova estudió lingüística y teatro en la universidad. Además, el cuidado de su hija, que nació en 2003, también le restó muchas fuerzas y mucho tiempo. Pero en 2005, su pasión por el motociclismo eclipsó todo lo demás.

La apuesta por el Dakar

“Toda la familia seguimos la carrera por televisión, - comenta Galina, la madre de la deportista. – Su seguidor más joven es su hijo, que tiene sólo dos años y medio, su hija Masha ya tiene 11 años. Esta ya tiene entrenadora y todo, tenemos un video en el que Nastia le enseña en la dacha cómo funciona la motocicleta.

“Yo lo paso muy mal, porque las carreras en motocicleta son muy peligrosas, - confiesa Galina. – Nastia es una chica pequeña, delgada, nos preocupamos mucho por ella. Cada vez que la acompaño a una carrera, le digo: 'Nastia, ve con cuidado, no corras”.

Anastasía tiene unos planes muy ambiciosos: quiere participar en el Dakar sudamericano, así como recorrer todas las etapas del campeonato del mundo y ganar el título, para el que el año pasado le faltó sólo un punto. También señala que el propio hecho de participar en el rally Africa Eco Race 2015 antes era algo impensable para muchos deportistas, pero ahora, a pesar de la complicada situación económica en Rusia, cada vez más atletas quieren probar suerte en las etapas del campeonato del mundo.

Lea más: Argentinos conquistaron el oriente ruso en moto>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies