La selección rusa de rugby gana a Uruguay por la mínima en un partido igualado

Fuente: rugby.ru

Fuente: rugby.ru

El 27 de septiembre, en el Estadio Central de Krasnoyarsk se celebró el partido de ida de clasificación para la Copa del Mundo 2015: en el primer encuentro de la final del torneo de clasificación se enfrentaron las selecciones de Uruguay y Rusia por el derecho a jugar en el torneo de rugby más prestigioso del mundo.

Todos los especialistas predecían que iba a ser un partido igualado. Tras este cruce de ida y vuelta se definirá el poseedor del billete para la Copa del Mundo en Inglaterra. Los dos equipos están más o menos equilibrados en nivel: en el ranking mundial la selección de Rusia ocupa el 20º puesto, mientras que el equipo latinoamericano figura en 19ª posición.

Los visitantes se habían preparado mucho para este partido, aunque tuvieron que recorrer una complicada ruta para llegar (Montevideo – París – Moscú – Krasnoyarsk), se les ofrecieron unas cómodas condiciones para entrenar. Los anfitriones habían declarado en los planes del equipo técnico de la selección de Rusia no se encontraba la posibilidad de congelar a los uruguayos.

Aunque había razones para pensar lo contrario. El sábado por la mañana en Krasnoyarsk hubo una ligera helada, la temperatura era de 3 grados bajo cero, la hierba estaba cubierta de escarcha y el techo de una fina capa de hielo. Sin embargo, después de la comida (el partido comenzó a las 16:00 hora local), el tiempo parecía beneficiar más que perturbar el juego.

El sol siberiano no brillaba demasiado (5-7 grados sobre cero), pero la hierba del campo del Estadio Central estaba seca y eso era lo más importante. En una rueda de prensa previa al partido, el entrenador principal de la selección de Uruguay, Pablo Lemoine, subrayaba:

- Estamos preparados para jugar en estas condiciones climáticas poco habituales para nosotros, no nos asustan. Es más, no influyen en el juego de ningún equipo.

El partido comenzó con un ataque de la selección de Rusia. Ya en el minuto 3, el apertura anfitrión Yuri Kushnariov anotó un golpe de castigo. Al poco tiempo, el número 10 del equipo uruguayo, Felipe Berchesi, igualó el marcador, también con un golpe de castigo. A decir verdad, estos dos jugadores marcaron el curso del partido: en el primer tiempo Berchesi metió entre los palos cuatro golpes de castigo y Kushnariov hizo lo propio en tres ocasiones. La selección de Rusia fue la que más atacó, aunque también la que más se equivocó. Por esta razón, fue gracias a los errores del enemigo y a la precisión de Berchesi que los Teros (así llaman en Uruguay a su selección) pudieron mantener una especie de equilibrio. Pero en el último minuto del primer tiempo, los siberianos (la mayoría la selección de Rusia son jugadores de los clubes de rugby de Krasnoyarsk, el Yeniséi-MTS y el Krasny Yar) iniciaron un ataque demoledor y Grigori Tsnobiladze logró un ensayo que Kushnariov convirtió. Los dos equipos se marcharon al descanso con el marcador 16-12.

La segunda parte comenzó con un ataque de los latinoamericanos. Al poco tiempo fueron expulsados del campo primero Vladímir Ostroushko y más tarde Andréi Igretsov. Berchesi acertó en sus golpes, aunque, a pesar de encontrarse con una superioridad de dos jugadores, los uruguayos no lograron derrotar al equipo ruso: no consiguieron anotar ni un ensayo en el campo rival. Y en el minuto 69, con el marcador 19-21 a favor de los visitantes, Kushnariov anotó un golpe de castigo: la selección de Rusia se ponía por delante 22-21. Los visitantes siguieron atacando mientras los anfitriones, en inferioridad numérica, se defendían hábilmente, sin cometer faltas. En el minuto 74 Berchesi tuvo la oportunidad de cambiar el marcador, aunque el apertura de los uruguayos estaba exhausto: ni siquiera un jugador de su clase tuvo fuerzas para remediar la situación. Y falló. Los espectadores lanzaron un suspiro de alivio desde las gradas.

Durante el resto del partido, desde el banquillo de los Teros se oía un “¡¡¡Arriba, arriba!!!”, - el entrenador animaba a sus jugadores a atacar. Pero el partido finalizó con ese mismo marcador: la selección de Rusia puede viajar a Montevideo en un estado de ánimo excelente para jugar la vuelta el próximo 11 de octubre.

Lea más: ¿Qué puede ofrecer Uruguay a Rusia?>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.