Mujeres rusas que saben pelear con estilo

Natalia Ragózina. Fuente: Photoshot/Vostock-Photo

Natalia Ragózina. Fuente: Photoshot/Vostock-Photo

Las deportistas rusas se han dado a conocer en todo el mundo gracias a Natalia Ragózina, quien ha ganado todos los títulos posibles del boxeo profesional. La representante actual de Rusia en el ring es la atractiva rubia Svetlana Kulakova.

Svetlana Kulakova es la representante profesional de Rusia en el ring. Esta encantadora rubia no tiene ninguna intención de explotar su apariencia de modelo. Está casada con su entrenador, con quien comparte una hija de cinco años llamada Katia y literalmente ‘vive y respira del boxeo’.

“Existen muchos estereotipos sobre el boxeo femenino. Hay quien lo percibe como una crueldad, otros como una muestra de sexualidad. Pero se trata de un deporte tan serio como el boxeo masculino. Natalia Ragózina allanó el camino en esta disciplina. Precisamente ella demostró a todo el mundo que las mujeres rusas son capaces de boxear de verdad”, opina Kulakova. “Al fin y al cabo, el boxeo femenino se ha convertido en deporte olímpico. ¿Qué más se puede decir? La única diferencia entre el boxeo femenino y el masculino reside en que el primero es más emocional”.

Pero eso ocurre solo dentro del ring, fuera de él Svetlana lo tiene todo planeado. En la disciplina de kickboxing Kulakova también obtuvo sus méritos: se convirtió en campeona del mundo y de Europa, además de ganar la Copa del Mundo. Su objetivo en el boxeo es hacerse con cuatro títulos de diferentes versiones, como Vladímir Klitschkó, su boxeador favorito procedente de la escuela clásica.

Svetlana Kulakova. Fuente: PhotoXpress

Y después quiere perder tres kilos (quedándose en 60 kg) y pasar a la categoría amateur para ganar el oro olímpico. “Créame, eso sería para mí un verdadero logro”,  sueña Kulakova.

De momento ha sufrido una pequeña interrupción en sus planes. El 1 de junio, la campeona del mundo de 31 años en peso superligero según la clasificación de la AMB, Svetlana Kulakova, no logró ganar a la número uno de su categoría de peso, otra campeona de la AMB de 23 años, la argentina Ana Laura Esteche. El combate, al que Kulakova calificó la víspera como el más difícil de su carrera, acabó en empate.

Pero Kulakova sigue acumulando nueve victorias y este empate es una motivación para seguir adelante. Y es que para ganar en el boxeo, como dice Svetlana, no hay que ser una arpía, basta con ser una chica perseverante y con carácter: “cuando me empiezan a golpear, enseguida se despierta en mí un espíritu de defensa. Cada célula de mi cuerpo se concentra en la supervivencia”.

El susto de Ali

Svetlana Rogózina soñaba con ganar algún día a la hija de Mohamed Alí. Fuente: ITAR-TASS.

Al principio de su carrera, entre 2007 y 2008, a Svetlana Kulakova no le gustaba cuando la comparaban con Natalia Ragózina: “no quiero ser la segunda Ragózina, sino la primera Kulakova”, decía. Y lo consiguió.

Aunque el nombre de Natalia ‘el mazo’ Ragózina, ya retirada, sigue despertando temor y estremecimiento entre sus seguidores. Ragózina es la boxeadora con más títulos del mundo: dos veces campeona mundial, ganadora de la Copa del Mundo, dos veces campeona de Europa amateur, campeona de Asia de kickboxing, campeona del mundo de boxeo de peso medio (hasta 72,575 kg) imbatida en todas sus versiones: WIBA, GBU, WBA, WIBF y WBC.

A lo largo de su carrera como boxeadora, Natalia Ragózina disputó 22 combates en los que se anotó 22 victorias, trece de ellas por nocaut. El combate número 23, que tenía que disputarse el 18 de junio de 2011, se canceló por la renuncia de todas las candidatas.

Incluso Laila Ali, la hija de Muhammad Ali, otra belleza imbatida, tuvo miedo de dañar su rostro y su trayectoria. “Soñaba con convertirme en boxeadora profesional, encontrarme con Laila Ali y vencerla”, recuerda Natalia Ragózina. “Pero ella rechazó el encuentro. Incluso después de garantizarle unos honorarios de 800.000 dólares. Ali es una estrella en Norteamérica. Es normal, ¿quién querría perderlo todo en un solo golpe?”

Una belleza rusa se sube al ring

Sin embargo, Ragózina logró cumplir otro de sus sueños. En su infancia también quería ser modelo de fotos. Al final realizó varias sesiones para revistas masculinas. “Creo que las fotos eran bastante correctas, pero lo cierto es que después me llamaron de la Federación de Boxeo para reprenderme: '¡Cómo has podido Natasha, si eres la campeona del mundo!'. Les dije lo que pensaba: 'Sabéis qué, cuando vosotros miráis a otras chicas en esas mismas revistas os parece normal, pero si me veis a mí se arma una revuelta”. Las respuestas de Ragózina también pueden ser contundentes en la vida cotidiana. “No hay nada indecente en estas fotografías”.

Los guantes de oro

Kulakova quiere conseguir el principal título amateur. Sin embargo, la selección de Rusia tiene un buen equipo.

El equipo femenino ganó sus primeras medallas olímpicas de boxeo en las tres categorías de peso en 2012, durante las Olimpiadas de Londres. Al medallero ruso se sumaron las dos platas Sofía Ochigava (en la categoría hasta 60 kg) y Nadezhda Torlopova (hasta 75 kg).

En el último campeonato europeo, que tuvo lugar en Rumanía, del equipo de Rusia salieron dos nuevas campeonas de Europa: Zinaida Dobrinina (categoría hasta 57 kg) y Anastasía Beliakova (64 kg). El entrenador titular de la selección rusa de boxeo, Víctor Lisitsin, cuenta con ellas para el campeonato del mundo que se celebrará en noviembre en Corea del Sur. “Me alegré mucho de que las chicas alcanzaran una posición de liderazgo. Tengo con quien trabajar”, concluyó el experto.

Lea más: La belleza rusa según las mujeres extranjeras>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.