La Rusia de Capello en el Mundial de Brasil

Espera poder superar la fase de grupos de mano del entrenador italiano. Fuente: ITAR-TASS

Espera poder superar la fase de grupos de mano del entrenador italiano. Fuente: ITAR-TASS

Por primera vez en 12 años la selección de fútbol de Rusia participará en la última fase del campeonato mundial de fútbol. Desde luego no viaja a Brasil en calidad de favorito, pero sí cabría esperar un buen resultado. Tanto aficionados como expertos atribuyen sus expectativas más al entrenador, Fabio Capello, que a los propios futbolistas, entre los que no destaca ninguna estrella de alcance internacional.

Para los rusos, los italianos no representan precisamente un modelo de puntualidad y disciplina. Sin embargo, Fabio Capello acabó para siempre con estos estereotipos desde el primer día que piso Rusia. En comparación con sus predecesores —el bueno de Guus Hidink, quien al final de su estancia en Rusia prácticamente se desentendió de sus jugadores, y el sombrío Dick Advocaat, quien ni siquiera ocultaba que estaba más preocupado por el tamaño de su cuenta bancaria que por el entrenamiento—, Capello puede parecer casi un tirano.

En opinión de la influyente casa de apuestas William Hill, la selección de Rusia no se encuentra entre los principales favoritos del mundial. En las clasificaciones generales ocupa el puesto número 14. Las probabilidades de victoria se sitúan en 1 a 81.

Mientras que los entrenadores holandeses solo pasaban por Rusia de manera esporádica, Fabio se las ha apañado para mantenerse durante tres o cuatro partidos por ronda del campeonato. Poco a poco ha cambiado hasta la mitad de la plantilla. Tachó de la lista a Arshavin, Pavliuchenko, Pogrebniak —insustituibles para Advocaat—, encontró a los defensas Kozlov y Yeshenko y convirtió a Faizulin y Kombarov en cabezas de equipo;

Ahora viajan a Brasil futbolistas que hace tan solo un par de meses solo ni soñaban con entrar en la selección. Con esta política, Capello obliga a los jugadores a trabajar duro y ninguno tiene garantizado un lugar en la alineación.

En lo que respecta a los principios básicos de su trabajo, Fabio no deja de repetir una palabra: “respeto”. Mantiene un orden de lo más riguroso: los futbolistas deben cumplir el horario minuto a minuto, la disciplina del personal se asemeja a la de un hotel de alto standing y los periodistas tienen prohibida la entrada en los hoteles en los que se aloja la selección, excepto en los actos oficiales.

Sólido medio campo, dudas en ataque

La principal característica de la actual selección rusa es su organización. Se trata de un equipo cuyos jugadores no provocarán en Brasil largas colas de admiradores en busca de un autógrafo. Los apellidos de la mayoría de ellos fuera de Rusia solo son conocidos por los expertos. Sin embargo, cada uno de ellos tiene muy claro su papel en el campo. De ahí la presión, el control del balón y la organización en la defensa. 

“El equipo tiene ahora un juego más sólido, más íntegro”, comenta el exentrenador titular de la selección Valeri Gazzaev. Otro entrenador que también trabajó en su día con el equipo nacional de Rusia, Yuri Semin, está de acuerdo con él.  “Quiero destacar la unidad que ha traído Capello a la selección. Hemos desarrollado un buen juego defensivo, aunque algunos de nuestros defensas, debido a su edad, no pueden mantener el ritmo de los jugadores rivales más rápidos”, opina Semin.

Las quejas de Semin sobre la velocidad de los jugadores se refieren, en primer lugar, a los defensas centrales de la selección. Serguéi Ignashevich celebrará pronto su 35 cumpleaños, Vasili Berezutski cumplirá 32 el 20 de junio. Pero Capello simplemente no tiene ninguna reserva alternativa para estas posiciones.

No obstante, el cuerpo técnico cuanta con una amplia selección de centrocampistas y laterales donde los equipos de la competencia tienen dos o tres personas por posición. Precisamente, en la calidad del medio campo se basa todo el juego de la selección rusa.

El ataque, sin embargo, despierta sus dudas. En Brasil se encargaría de marcar el mejor anotador de Rusia, Alexander Kerzhakov, el único que ya ha participado en un mundial. En 2002, siendo todavía muy joven, participó en el campeonato de Japón. Kerzhakov se encuentra ahora entre los veteranos y en su club, el Zenit de San Petersburgo, pasa la mayor parte del tiempo en el banquillo. Otra opción para el ataque es el jugador del Dinamo Alexánder Kokorin, cuyo talento es indudable aunque le falta experiencia y no siempre destaca por su estabilidad. Así que parece que el ataque constituye el punto débil de los rusos.

Una fase de grupos asequible

Habiendo reconocido que el equipo no parte en este torneo como favorito, los aficionados están convencidos de que pasar la fase de grupos está dentro de sus posibilidades. Especialmente si se tiene en cuenta que los rivales no son los más temibles: Corea del Sur, Bélgica y Argelia.

“Pasar la fase de grupos sería justo y, bajo ningún concepto, inesperado. Estoy convencido de que llegaremos a las eliminatorias”, anunció el presidente de honor de la Unión de Fútbol de Rusia, Viacheslav Koloskov.

Comparte su opinión el comentarista de televisión Vladímir Stognienko, quien cubrirá los partidos de la selección de Rusia en Brasil: “Estoy seguro de que llegaremos a octavos de final. Y si no nos enfrentamos allí a los alemanes, estoy convencido de que podríamos llegar aún más lejos.

Aunque, en principio, teniendo en cuenta que desde 1986 no habíamos alcanzado estos resultados, para nosotros ya sería un gran logro pasar la fase de grupos. Y mi optimismo se debe sobre todo al entrenador. Capello no es ideal, pero es el punto fuerte de nuestra selección”.

El mismo Fabio, por cierto, no se precipita a hacer declaraciones triunfalistas. “Vamos a participar en el campeonato del mundo después de una larga pausa y este torneo se distingue radicalmente de los demás”, explica. “Primero nos espera la fase de grupos. Si logramos llegar más lejos, hay bastantes posibilidades de tener un encuentro en octavos de final con Alemania o Portugal. Pero ya pensaremos en esto más adelante. Es mejor no precipitarse e ir paso a paso”.

  

La victoria contra el Portugal de Cristiano Ronaldo en la fase de grupos fue importante para la selección rusa. 

Lea más: Se acelera la construcción de los estadios del Mundial de fútbol 2018>>>