“Los plazos para el Mundial 2018 no se cumplen”

El ministro de Deportes alerta sobre la lentitud en el diseño y construcción de los estadios. Fuente: ITAR-TASS

El ministro de Deportes alerta sobre la lentitud en el diseño y construcción de los estadios. Fuente: ITAR-TASS

Vitali Mutko, ministro ruso de Deportes, declaró que está alarmado por el lento ritmo que lleva el diseño de los estadios para el Mundial de fútbol de 2018 y amenazó con que "rodarían cabezas" si no se rectifica.

De los 12 estadios que se necesitan para el campeonato solamente uno está ya construido. El resto se hará desde cero en un proyecto que asciende a 20.000 millones de dólares, donde se incluye la inversión privada y la infraestructura asociada. Siete de ellos estaban en fase de diseño el pasado enero. 

“Si se está a punto de comenzar a construir, la fase de diseño debería estar muy avanzada”, declaró Mutko. Aunque parece que todavía no es así. 

“El ritmo del diseño de los estadios es motivo para alarmarse”, dijo el ministro en una reunión con políticos regionales. “No se están respetando las fechas de entrega y en cada región hay problemas”, añadió. 

Cada una de las 11 regiones que está construyendo estadios recibe una subveción de 3.600 millones de rublos (alrededor de 98 millones de dólares), para escoger una ubicación y presentar un diseño. 

“Quien no se capaz de hacerlo, mejor será reemplazarlo en esta fase inicial y todo estará en su sitio”, declaró. “Nuestra tarea es que los estadios cumplan los estándares de la FIFA”. Hay tres que están prácticamente terminados: el Kazán Arena, el estadio Olímpico Fisht en Sochi y el nuevo estadio del Spartak, el Otkritie Arena en Moscú.  

Por su parte, ha habido serios problemas con al menos dos. El campo del Zenit de San Petersburgo ha sufrido varios retrasos y los costes se han elevado hasta los 1.100 millones de dólares, en un caso calificado como "vergonzoso" por parte del primer ministro Dmitri Medvédev. Se baraja 2017 como una posible fecha de apertura, año en la que acogerá la Copa Confederaciones de la FIFA. 

El estadio de Ekaterimburgo se convirtió en motivo de disputa política el pasado diciembre después de que el alcalde Evgueni Roizman, de la oposición, pidiera una nuevo construcción en vez de una remodelación del ya existente. 

Roizman declaró a RIA Novosti que la nueva construcción sería considerablemente más barata que el plan de renovación, valorado en 380 millones de dólares. 

Mientras tanto, el estadio Luzhnikí de Moscú, donde se celebrará una semifinal y la final, se está sometiendo a una renovación completa. 

En enero Mutko pidió que la construcción de todos los estadios comenzase para finales de 2014.

 

Publicado originalmente en inglés en The Moscow News