Arrancan los Juegos Paralímpicos en Sochi

La ciudad rusa acoge entre el 7 y el 16 de marzo la competiciones, esperando repetir el éxito de las olimpiadas. Fuente: RIA Nóvosti/Grigori Sysoev

La ciudad rusa acoge entre el 7 y el 16 de marzo la competiciones, esperando repetir el éxito de las olimpiadas. Fuente: RIA Nóvosti/Grigori Sysoev

Las competiciones tendrán lugar entre el 7 y el 16 de marzo. La selección rusa espera obtener grandes resultados en esta cita.

Para muchos atletas paralímpicos, Sochi ofrecerá un amplio abanico de nuevas oportunidades. Por primera vez en la historia de los Juegos, por ejemplo, el parasnowboard estará incluido en el programa oficial. Los representantes de esta disciplina han luchado durante ocho años para que fuese admitida en los Juegos. Y, aunque de momento las competiciones de parasnowboard se engloban dentro de las de esquí, es probable que dentro de cuatro años este joven deporte conquiste una liga separada en la planificación olímpica, al mismo nivel que otras disciplinas como el esquí de fondo, el biathlon, el hockey sobre trineo o el curling en silla de ruedas.

Los anfitriones de los Juegos de Sochi 2014 querrían incluir en el programa oficial también el hockey vertical. El equipo ruso ya ganó el campeonato del mundo de este deporte; el Comité paralímpico ruso está presionando para que también se tengan en cuenta los intereses del patinaje para ciegos. 

La Selección rusa, dispuesta a dar lo mejor de sí

El precio mínimo de la entrada a las Paraolimpíadas es de 350 rublos (11 dólares) y el máximo es de 1.500 rublos (45 dólares). La mayor parte de los billetes cuestan 500 rublos (15 dólares). El precio de las entradas a la ceremonia de inauguración varía entre los 700 y 5.000 rublos (20-150 dólares); el precio de las de la ceremonia de clausura, entre los 400 y 2.000 (12-60 dólares). Según el gabinete de prensa del Comité Organizador “Sochi 2014”, las que gozan de mayor popularidad en términos de venta son las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos (30 % de entradas vendidas) y los partidos de hockey sobre trineo y de esquí alpino (24 % y 20 % respectivamente).

En todo caso, se trata de planes y proyectos a largo plazo. Pero ¿qué espera la Selección rusa de los Juegos de Sochi? En Vancouver 2010, los paraolímpicos rusos alcanzaron el segundo puesto en la clasificación por equipos, ganando 12 oros, 16 platas y 10 bronces. Solo por debajo de los alemanes en número de oros (12 contra 13), los rusos no tuvieron rival en el número total de medallas: 38 contra 24.

La Selección Paralímpica rusa es muy competitiva: entre 105 y 110 atletas compiten por un total de 64 puestos. En los Juegos de Sochi se están preparando todas las estrellas rusas, biatletas y esquiadores (en el deporte paraolímpico la especialización no es tan estricta) que pueden vanagloriarse ya de tener a las espaldas importantes éxitos. Se trata de Irek Zaripov y de Kiril Mijáilov, cuatro veces campeones paraolímpicos, de Román Petushkov, vencedor de dos medallas, de la dos veces campeona María Yovelva, la tres veces campeona Anna Milenina, el vicecampeón Nokolái Polukin y la campeona Mijalina Kisova.

Rusia espera medallas también en el esquí alpino, donde destacan las campeonas Inga Medvedeva y Alexandra Frantseva, así como en vencedor absoluto de la Copa del Mundo 2011/2012 Valeri Redkozubov. 

El importante apoyo de los fans

Durante las competiciones paraolímpicas se respira una atmósfera incandescente no menor que la de las Olimpiadas. La fuerza de ánimo, el valor y la pasión que demuestran los atletas durante las competiciones suscitan aún más respeto y admiración en los espectadores, que llenan las gradas de los estadios.

“El apoyo activo de sus seguidores ayuda al atleta igual que un largo y duro entrenamiento”, afirma convencido el dieciséis veces campeón paralímpico y embajador de Sochi 2014, Sergúei Shilov. “No tengo ninguna duda de que la Selección paralímpica de Sochi dará el máximo de sí y que los fans experimentarán un gran orgullo por nuestro país”. 

Sin embargo, competir con las conquistas realizadas en Londres 2012 no será fácil. Lo reconoce el secretario general del Comité paralímpico ruso, Mijaíl Terentiev. “Es difícil que las Paraolimpíadas de Sochi puedan esperar una atención, tanto de los medios de comunicación como de los espectadores, comparable a la que obtuvo Londres”, explica Terentiev.

Debido a las tensiones en torno a la situación en Ucrania Estados Unidos, Alemania y Reino Unido anunciaron que no enviarán a delegaciones oficiales, pero sí a sus deportistas. 

Sochi, una ciudad para todos

Sochi se convertirá en una ciudad abierta y llena de oportunidades, no solo para los atletas paralímpicos. Las autoridades de la ciudad olímpica han lanzado un proyecto a gran escala para adaptarla a las personas con movilidad reducida. En los parques, en las estaciones, hoteles y centros comerciales se han instalado placas especiales para invidentes.

Además, por la ciudad circulan autobuses adaptados para sillas de ruedas y más de un centenar de conductores han recibido formación para ayudar a estas personas.

Se han instalado rampas, recorridos táctiles y ascensores especiales también en diferentes escuelas de Sochi. Gracias a estas adaptaciones, los estudiantes con discapacidad han podido pasar de la educación doméstica a la asistencia normal a la escuela pública. Así, Sochi está dando pasos hacia la consecución de un ambiente sin barreras arquitectónicas.

También está de acuerdo en que las Paraolimpíadas ayudarán a eliminar las principales barreras, Vladislav Tretyak, el legendario jugador de hockey, que se ha reunido con el equipo paralímpico. “Son personas que tratan de vivir su vida al máximo. El deporte les ofrece la oportunidad de poner a prueba su resistencia física, de saborear el placer de la victoria y de viajar por todo el mundo”, ha subrayado el tres veces campeón olímpico de hockey.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.