El hockey, cuestión de orgullo nacional

La plata conquistada en Nagano 98 es el mejor resultado obtenido por la selección rusa de hockey desde la caída de la URSS. Los expertos y los jugadores no han querido apresurarse prometiendo el oro a la afición hambrienta de triunfos, pero el nuevo entrenador apuesta por la defensa y el juego de equipo.

Rusia siempre ha tenido una particular afición por el deporte nacido en Canadá y que se juega con palo y disco. En 1956, la selección de la URSS, por primera vez en la historia, llegó a Cortina d'Ampezzo para participar en los JJ OO de Invierno. Los atletas se llevaron a casa la medalla de oro. La opinión común era que, en las Olimpiadas blancas, se podía perder en todo menos en hockey.

Si la 'Máquina Roja' obtenía regularmente triunfos olímpicos, los rusos solo hicieron felices a sus fans una vez, en 1992, en Albertville, cuando tras la caída de la URSS jugaron bajo el lema de “equipo unido”. La selección rusa, en el sentido estricto del término, jugó por primera vez en los Mundiales de 1992, donde fueron eliminados en cuartos de final.

En 1994, en los Juegos de Lillehammer, el equipo de hockey se quedó sin medalla por primera vez en su historia. Este fracaso selló el fin de la época del legendario entrenador Víctor Tijónov.

En 1998, el equipo de Vladímir Jurzinov llegó a la final, donde no pudo hacer nada contra el portero de la selección checa, Dominik Hasek. Cuatro años después, la plata de Nagano fue sustituida por el bronce de Salt Lake City. Los estadounidenses, guiados por Herb Brooks, truncaron el camino hacia la final del equipo de Viacheslav Fetisov. El autor del famoso “milagro sobre hielo” sucedido en las Olimpiadas de 1980, cuando unos estudiantes estadounidenses le arrebataron el oro a la célebre selección de la URSS, le dio otro disgusto a la “Máquina Roja” 22 años más tarde.

Los JJOO de Turín de 2006 terminaron con una 'medalla de madera', como llaman los rusos al cuarto puesto. Sin embargo, en Vancouver el equipo de Viacheslav Bíkov, a pesar de que sus jugadores tenían gran fama, fue eliminado en cuartos de final al perder contra los canadienses por 3 a 7. 

La gran reforma

Este fracaso obligó a los responsables del hockey ruso a revisar el sistema de formación del equipo.

“Si la gente piensa que llegaremos solo cuartos, mejor para nosotros: podremos concentrarnos tranquilamente en el juego... Sí, podría pasar que sobre el papel los EE UU sean más fuertes que Rusia, pero el resultado no siempre depende de los nombres. Yo creo que no seremos inferiores ni a los estadounidenses ni a los canadienses. Tenemos un equipo fuerte y los chicos han adquirido más experiencia”, explica en una entrevista a RIA Novosti Evgueni Malkin.

Se amplió considerablemente el número de entrenadores y de preparadores físicos. En Vancouver, el equipo no había tenido ni un entrenador para los porteros ni un mánager general y ninguno asesoró seriamente a los jugadores durante el campeonato.

Con la llegada del nuevo entrenador Zinetula Bilialétdinov, el enfoque se hizo mucho más serio, pero eso no ha bastado para salvar a la selección rusa de la enésima derrota. En los Mundiales 2013 el equipo fue batido en cuartos de final por los EE UU (3-8); durante esta temporada, ha logrado perder dos partidos jugando en casa, en Sochi, precisamente en el estadio Bolshói, en el que se celebran las Olimpiadas. 

La apuesta por Liga Nacional de Hockey

El fracaso en el ensayo general hizo enfadar a Bilialétdinov. El entrenador ha declarado que algunos de los atletas rusos no merecen su confianza. Al final, de 25 jugadores, solo nueve proceden de la Liga Nacional Rusa y .

A diferencia de Canadá, los EE UU y Suecia, que cuentan con buenos jugadores en número suficiente para componer dos o tres formaciones, Bilialetdinov no tiene tanta posibilidad de elegir.

El problema más grave son los delanteros centro. La selección rusa no tiene jugadores que se puedan comparar a Malkin y Datsiuk en este puesto. Tampoco la defensa parece blindada, como se desprende del hecho de que Serguéi Gonchar, de 39 años, estuviese hasta el último momento entre los candidatos para Sochi. Entre los titulares, solo Emelin, Vojnov y Markov presentan una buena calidad de juego de manera constante. 

Espíritu de equipo

Según parece, para conquistar el oro los rusos deberán centrarse en el juego de equipo y no en la habilidad individual de los jugadores como Ovechkin, Datsiuk, Malkin, Semin, Radulov o Kovalchuk.  

La selección rusa está entre las favoritas de Sochi: sus fans esperan el oro. Pero las personas cercanas al equipo prefieren no hacer declaraciones altisonantes: “Lo importante es que nadie pueda decir que el equipo ha mostrado debilidad, que no ha afrontado la competición con el espíritu adecuado o que ha mostrado poca consideración hacia sus adversarios.

Sobre esto no hay duda: todos los jugadores de la selección darán el cien por cien”, ha declarado el presidente de la Federación Rusa de Hockey, Vladislav Tretiak.   

También Alexander Ovechnik está de acuerdo con su colega: “¿De qué deberíamos tener miedo? ¿De los grandes nombres? Hace falta ver cómo se comportan en la pista. Creo que todo irá bien”, ha declarado Ovechkin a Rossiskaya Gazeta. “Tenemos jugadores muy respetables. Lo más importante es que el equipo esté unido. La labor que nos espera es conquistar el primer puesto; avanzaremos hacia ese objetivo. Será difícil, pero nosotros seguiremos adelante”.

 

Fuente: youtube / Антон Кабанов