Sochi 2014, cuarta jornada: bronce en pista corta y esquí acrobático

El lunes no hubo grandes victorias para el equipo ruso, aunque tampoco se puede hablar de fracaso, sobre todo gracias al éxito ruso en pista corta.

El 10 de febrero comenzaron las competiciones olímpicas en pista corta. En la carrera de clasificación de 1.500 metros, los rusos Víktor An y Semión Elistratov llegaron a la semifinal masculina. A la final únicamente llegó An, coreano recién nacionalizado ruso, donde logró hacerse con una medalla de bronce, por detrás de dos esquiadores de Canadá y China.

El presidente de la Unión de Patinaje sobre Hielo de Rusia, Alexéi Kravtsov, se mostró satisfecho por la actuación de An: “La competición no ha hecho más que empezar y el equipo ruso ya ha conseguido un tercer puesto. No tengo ninguna duda de que seguiremos progresando. An ha demostrado que está en buena forma”. El campeón olímpico de Sochi en los 1.500 metros, el canadiense Charles Hamelin, estaba contento de la vuelta de An a las competiciones de alto nivel: “Me alegra que Víktor An haya vuelto estos dos últimos años. En 2006 era el mejor de todos, fue una gran inspiración para mí”.

En la parte femenina de la competición, la única rusa que llegó a cuartos de final en 500 metros fue Sofia Prosvirnova, que finalizó por detrás de la británica Elise Christie. El resto de deportistas rusas abandonan la competición: Tatiana Borodulina ha sido descalificada y Valeria Reznik no logró finalizar en el tiempo necesario.

En la semifinal de 3000 metros relevos, a la selección femenina de Rusia le esperaba una derrota: las patinadoras perdieron ante Corea y Canadá y se quedaron sin la oportunidad de pasar a la etapa decisiva.

En el supercombinado femenino, la campeona alemana Maria Höfl-Riesch no tuvo rival. La esquiadora rusa Elena Yakovishina quedó en decimocuarta posición, un resultado bastante digno: “En general, para nuestra selección este resultado es bueno, nuestro equipo todavía es muy joven, es la primera vez que participamos en los Juegos Olímpicos”, valoraba su intervención la propia esquiadora.

En curling, las deportistas rusas comenzaban con buen pie el torneo olímpico; ganaron con seguridad a Dinamarca por 7-4. La jugadora líder de la selección, Anna Sídorova, señalaba: “Hemos ganado, pero tenemos por delante muchos partidos y debemos concentrarnos”. Todo lo contrario sucedía en el partido de la parte masculina entre Rusia y Gran Bretaña: los británicos ganaron a Rusia por 7-4.

En patinaje de velocidad, la selección masculina rusa obtuvo unos resultados bastante modestos en los 500 metros. Al podio subieron tres holandeses: Michel Mulder (con 69,31 segundos), Jan Smeekens y Ronald Mulder. El mejor de los rusos, Denis Koval, quedó en decimotercer lugar con un resultado de 70,44 segundos.

La carrera de persecución masculina de 12,5 kilómetros finalizó sin medallas para los deportistas rusos. Los tres ganadores fueron Martin Fourcade (Francia), Ondřej Moravec (República Checa) y Jean-Guillaume Béatrix (Francia). Antón Shipulin, a quien tras un humillante cuarto puesto en sprint se le consideraba como la principal esperanza rusa en persecución, llegó a la meta decimocuarto. Otro ruso, Evgueni Garanichev, quedó justo una posición por debajo.

El ruso más cercano al podio fue Evgueni Ustiúgov, que finalizó quinto tras llegar a la meta 36,7 segundos por detrás de Fourcade. Ustiúgov, que salía en decimosexta posición, hizo una carrera espectacular, adelantando once posiciones y, si no hubiera cometido algún que otro error, podría incluso haber subido al podio.

Sin embargo, la fortuna sigue sin sonreír a los esquiadores rusos en el tiro. Ustiúgov explicaba así la razón de su derrota en una entrevista para el portal Sportbox: “Hice todo lo posible, puse todo mi empeño. Guardé bastantes fuerzas para la última ronda, y cuando llegué a la meta estaba muy cansado”. Aun así, el esquiador se muestra muy optimista y espera obtener buenos resultados en las siguientes carreras: “Si seguimos así, tenemos muchas posibilidades”.  

Los deportistas rusos consiguieron otra medalla en esquí acrobático: en la categoría de baches masculinos, el ruso Aleksánder Smyshliáyev se llevó la medalla de bronce. El oro en esta disciplina fue para el canadiense Alex Bilodeau, y la plata para su compatriota Mikaël Kingsbury.

Esta medalla era la sexta para la selección de Rusia en Sochi 2014: en total, en el medallero del equipo ruso figuran hasta el momento un oro, dos platas y tres bronces.