“Los sueldos de los futbolistas deberían limitarse por ética”

Alexánder Mostovói, considerado uno de los mejores futbolistas de Rusia, sigue ligado al deporte y vive a caballo entre Moscú y Málaga. Fuente: Fernando Garcia Arevalo

Alexánder Mostovói, considerado uno de los mejores futbolistas de Rusia, sigue ligado al deporte y vive a caballo entre Moscú y Málaga. Fuente: Fernando Garcia Arevalo

Ha vestido la camiseta rusa, la del Celta de Vigo –donde fue considerado un ‘zar’– y la del Avilés; también la de equipos franceses y lusos. Cuenta que empezó tarde en las ligas europeas. Llegó a España con casi 30 años, una edad a la que a un futbolista le queda poco por hacer. 

La devoción de Alexánder Mostovói (San Petersburgo, 1968) por la pelota es tal, que se siente incómodo ante el negocio en que se ha convertido el deporte rey. Considera que la profesión, “que no es otra que saber hacer con el balón”, se ha desvirtuado con el dinero. 

En la conversación, el que fuera conocido en España como El Zar de Balaídos (por el nombre del estadio gallego) se muestra esquivo ante muchas preguntas, prefiere ver por dónde viene la pelota y luego… jugar. No es un entrevistado fácil; rehúye las preguntas y no quiere dar pistas ni entrar en polémica; quizás le bastaron las que en su día tuvo en el campo. Vive entre Moscú y Marbella, despejando si se hace empresario o sigue ligado al mundo del balompié. 

¿Cuál es su papel ahora en el Marbella Fútbol Club?

Bueno, soy amigo y asesor, nada más. Como en cualquier trabajo, en un club de fútbol se necesitan profesionales, y yo sé de eso. Ahora en este mundo hay mucha gente que no sabe ni tocar un balón. El fútbol se ha convertido en un negocio en el que muchos no juegan, pero ganan, y eso no es el deporte con el que yo empecé en las calles de la entonces Unión Soviética. ¿Cómo es posible que sin jugar como se merece e incluso sin marcar goles ganen esas millonadas? No tiene lógica. Antes hablábamos solo de balón y jugadores, hoy priman los cheques que se ponen por delante. Porque no se puede olvidar que al final este deporte, por mucho que se pague, solo es un chico que corre tras una pelota nueve segundos, más no se puede. 

Usted defiende que se limiten los sueldos de los jugadores. 

Sí, sin duda. Es por ética. No tienen sentido esas cifras, desvirtúan el deporte. La mayor parte de los jugadores no justifican los sueldos que ganan. Messi sí, Ronaldo también, pero si amamos este deporte hay que ser más objetivo y buscar fútbol. Tampoco son lógicas las diferencias entre la élite y el resto. ¿Qué pasa con los jugadores de ligas menores?,¿Con los campos de fútbol más allá de las grandes divisiones? En España esos estadios están muy mal. 

Habla usted de ética. ¿Cómo estamos en España en cuanto a valores? 

Antes, en España todo estaba bien (suspira), aunque tampoco era cierto. Yo cuando llegué, hace 15 años, ya se veían problemas, pero ahora… Si hablamos de ocio, y aquí se quita el fútbol, la gente no sabe qué hacer. España debe cambiar la mentalidad de sol y playa, porque el país sigue pensando en esos dos estandartes, y así está: con un paro tremendo, con gentes que no cobran sus sueldos, corrupción…

¿Y cómo está Marbella en ese aspecto?

Igual que hace 15 años, con esos mismos males. Marbella está como el país, sufriendo. Tiene que mejorar en muchas cosas. 

Ha vivido en varios países y jugado con varios equipos. Si le pregunto hoy, ¿qué camiseta luciría?

Es complicado, pero creo que la rusa. Soy ruso. En Vigo he jugado muchos años, pero me engañaron los presidentes del club y el final fue muy duro, no encuentro palabras para explicarlo. Ni me pagaron ni cobré el último año. Me decían eso tan español de: “Mañana se resuelve. No te preocupes, mañana, ya verás”. Y el equipo lógicamente bajó a Segunda. ¡No cobrábamos!

¿Qué debe tener un futbolista?

Talento, sin duda. Por mucho que digan que hace falta trabajar, no es cierto. Bueno, claro que hay que entrenar, pero si no tienes visión y no entiendes el juego, no progresas.

De Messi o de Ronaldo, dos grandes, no se puede decir que son grandes porque trabajan, lo son porque tienen talento. Luego hace falta carácter, gente que te ayude… 

¿Y qué negocios son los que le hacen viajar a Moscú y vivir entre España y Rusia?

No me gusta hablar de eso. Vivo la vida, el momento. Si tengo suerte trabajo en algún equipo, si no… Ahora está todo muy complicado. Espero que me llamen pero…, fíjate, antes, cuando jugaba, recibía hasta 40 llamadas al día, ahora no lo hace nadie.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.