Rusia se proclama campeona del mundo de fútbol playa por segunda vez consecutiva

Fuente: Alamy / Legion Media

Fuente: Alamy / Legion Media

La selección rusa obtiene la victoria en el campeonato del mundo tras ganar con claridad a España (5-1) en la final. El mayor goleador del campeonato ha sido Dmitri Shishin.

El campeonato mundial de fútbol playa se celebra desde hace más de 20 años. El primer torneo tuvo lugar en 1995. Sin embargo, durante un tiempo las competiciones no disfrutaron de la categoría de torneo reconocido por la FIFA. Todo cambió en 2005, cuando se oficializó y se organizó la primera Copa mundial. Aunque al principio este cambio no se reflejó en las fuerzas de los participantes: desde el principio los mayores competidores fueron los futbolistas brasileños.

En el año 2009 se tomó la decisión de celebrar los torneos cada dos años, en vez de hacerlo anualmente. El anterior campeonato tuvo lugar en 2011, y precisamente en Rusia se alzó con el  triunfo por primera vez, tras ganar a Brasil en la final. 

El campeonato actual ha tenido lugar en Tahití. Como ha observado el capitán del equipo ruso, Iliá Leónov, el equipo acudió al torneo convencido de hallarse en condiciones de mantener el título conseguido dos años antes en Italia. “Probablemente tuvimos esta certeza después de ganar la Eurocopa este año. Entonces comprendimos que somos el equipo más fuerte en nuestro continente y que en el mundo no quedaban tantos contrincantes que pudieran competir de igual a igual por el primer puesto mundial”, señaló Leónov.

El capitán no se equivocó en sus pronósticos, aunque el torneo fue muy difícil para él. En el primer partido, contra Japón, Leónov sufrió una lesión pero no consideró en absoluto la posibilidad de abandonar el campo. Continuó jugando, con dolores, pero siguió jugando. En la semifinal jugaron contra Irán (6:5) y en la final los rusos batieron a España.

Los futbolistas rusos declararon que el partido clave fue el que jugaron contra el equipo iraní. “Sencillamente porque después de este partido fue más fácil psicológicamente. Al pasar a la semifinal que estábamos entre los cuatro mejores, realmente se luchaba por la medalla, el programa de mínimos se había cumplido”, dijo Iliá Leónov.

Una vez liberados de la presión psicológica, los jugadores de Mijaíl Lijachev jugaron como verdaderos campeones. Los españoles pudieron parar a los rusos sólo en el primer tiempo. Pero en el segundo, en minutos la selección rusa marcó tres goles. Los españoles supieron responder con un único disparo certero, que resultó ser el último. En el tercer tiempo el equipo ruso marcó dos goles más.

 “En el juego final contra los españoles conseguimos todo lo necesario. En ataque, en defensa,- señaló en una entrevista concedida a Gazeta.ru www.gazeta.ru el portero del equipo ruso Andréi Bujlitski.- Cumplimos de forma precisa las directrices del entrenador para el partido y obtuvimos resultados. Pudimos imponer a los españoles un buen ritmo de juego que no aguantaron”. 

Bujlitski está convencido de que el equipo ruso podía ganar a cualquier contrincante, incluyendo a los brasileños, quienes perdieron de forma dramática en  semifinales. “Si nos hubiera tocado jugar contra Brasil, no habrían tenido suerte. No es una osadía. Hemos demostrado más de una vez que Brasil es un equipo como otro cualquiera. Los españoles también lo han demostrado, habiéndoles ganado en el transcurso del torneo”. 

El exfutbolista del Spartak de Moscú, Nikolái Pisarev, que estuvo al frente del equipo de fútbol playa desde 2005 hasta el 2010, estaba convencido de la victoria de Rusia. “Es la victoria más grande de todo el fútbol ruso. Es más difícil revalidar el título de campeones del mundo que ganarlo por primera vez. Especialmente cuando el torneo tuvo lugar en Tahití, en condiciones climatológicas específicas,- apuntó Pisarev al diario Izvestia.- No nos ha resultado fácil llegar a la final. Lo más difícil fueron los cuartos de final con Irán (6:5) y la contundente victoria sobre Tahití (5:3). Sin embargo, cuando nuestro equipo pasó a la final, estaba seguro de que ganaríamos a España. Habían perdido muchas fuerzas en el partido de las semifinales contra Brasil. Era evidente que no podían reponerse ni físicamente ni psicológicamente”.

El mayor goleador del torneo ha sido el delantero ruso Dmitri Shishin, que ha conseguido 11 dianas. Tras acabar la final, el héroe del torneo no podía contener su emoción. “Estoy muy contento de haber ganado,- nos transmite las palabras de Shishin el portal deportivo Chempionat.com.- Hemos demostrado a todos que no ganamos el pasado mundial de casualidad. Hemos dicho al mundo que somos los mejores. La emoción es tan fuerte que hasta cuesta hablar, queremos repetir continuamente: '¡Estamos contentos, muy contentos!”. 

Según la opinión de Pisarev, en estos momentos Shishin es el mejor jugador del mundo. “Durante todo el torneo Dmitri ha mostrado un juego sobresaliente, marcando los goles definitivos en cada partido- ha resumido.- Ahora mismo es el mejor futbolista del mundo”.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.