El CSKA se proclama campeón de la liga rusa de fútbol

El CSKA de Moscú se convierte en campeón de Rusia por cuarta vez en su historia. El equipo de Moscú se ha llevado el título una jornada antes de finalizar la liga.

El CSKA ha ganado la liga cuatro veces. Sin embargo, el título de este año es el más significativo de todos: a diferencia de los anteriores, este éxito ha llegado en un momento en el que parecía que la influencia del club se estaba debilitando.

El CSKA dominó el fútbol ruso a principios de la década del 2000. Fue en este periodo cuando el club consiguió los trofeos más importantes: las ligas 2003, 2005 y 2006, además de la copa de la UEFA en 2005.

En la temporada 2012-2013, por el contrario, el CSKA no era ni mucho menos que favorito. El principal aspirante a llevarse el título en otoño de 2012 era el ganador de las últimas dos temporadas, el Zenit de San Petersburgo, dirigido por el entrenador italiano Luciano Spalletti. También suponía una seria amenaza el Anzhí de Majachkalá, que cuenta con estrellas del calibre de Samuel Eto'o y Lass Diarrá.

El CSKA no ha optado por gastar decenas de millones de euros en estrellas del fútbol, ha preferido concentrarse en la búsqueda de talentos en las divisiones inferiores. Sus ojeadores encontraron en la liga holandesa a dos suecos, Pontus Wernbloom y Rasmus Elm, que han convertido el centro del campo en una zona impenetrable.

En la misma liga el CSKA encontró el talento del nigeriano Ahmed Musa. Este jugador remplazó en el momento más delicado de la liga al máximo goleador del equipo, un lesionado Seydou Doumbia al que, por cierto, también ficharon en una de las ligas menos valoradas, la de Suiza.

Además de estos fichajes, los especialistas opinan que una de las razones del éxito de los de Moscú es la estrecha relación de confianza entre el presidente y el entrenador.

El presidente del CSKA, Evgueni Guiner ya apostó en 2009 por el talentoso Leonid Slutski, a pesar de que por entonces este entrenador todavía no había ganado nada.

Guiner demostró una increíble confianza en él que dejó pasmados a los actuales directores deportivos al no despedir a Slutski la temporada pasada, cuando el CSKA cedió al final de la liga no sólo el primer puesto, sino también el segundo.

El comienzo de la temporada actual tampoco fue de los mejores, los moscovitas ni siquiera se clasificaron para las competiciones continentales, fueron eliminados de la Europa League ya en la fase previa.

Sin embargo, esta mala suerte en gran medida ayudó al equipo a alcanzar unos muy buenos resultados. Durante todo el campeonato el CSKA perdió a sus principales jugadores por lesiones, especialmente en el ataque: el checo Tomáš Necid y el marfileño Seydou Doumbia fueron remplazados en la posición de delantero centro por el nigeriano Ahmed Musa, que en un principio había sido comprado para jugar de lateral.

En distintos momentos y por lesiones distintas abandonaron el terreno de juego el serbio Zoran Tosic, el japonés Keisuke Honda y el chileno Marc González, pero Slutski ha sido capaz de ganar incluso sin ellos.

La vuelta al equipo del favorito de la afición del CSKA, el brasileño Vágner Love, también ayudó al CSKA a conseguir el título. Gracias a una afortunada casualidad, su transferencia no costó nada al club moscovita: el Flamengo, que está pasando por dificultades financieras, se vio obligado a devolver al jugador, la que no había sido capaz de terminar de pagar.

Como el héroe de una película de Hollywood, Vágner apareció justo en el momento oportuno: antes de comenzar la recta final de la liga. El brasileño cargó sobre sus fuertes hombros la función no sólo de delantero, sino también de centrocampista. En este papel ha sido especialmente valioso, ya que el principal pasador del equipo, Keisuke Honda, cayó lesionado. En nueve partidos Vágner hizo nueve asistencias y marcó el mismo número de goles.

Una escena realmente conmovedora tuvo lugar después de la victoria contra el Kubán: Vágner fue corriendo hacia Evgueni Guiner con la copa de la liga y, entregando el trofeo al presidente, le gritó en ruso: "Esto es para ti".

Tras cinco infructuosos años, el CSKA conseguía finalmente ganar el torneo de la regularidad. Finalmente, la continuidad y paciencia del CSKA, así como del apoyo de la dirección del club, se impusieron a los multimillonarios fichajes del Zenit y el Anzhí.

Artículo escrito a partir de materiales de Kommersant y Lenta.ru