Sharápova: "Cuando pierdo lo único que quiero es tomarme la revancha"

Entrevista a la tenista rusa que habla sobre sus victorias y derrotas, sus caramelos y los Porsches. Fuente: Reuters

Entrevista a la tenista rusa que habla sobre sus victorias y derrotas, sus caramelos y los Porsches. Fuente: Reuters

María Sharápova es la segunda en el ránking de la WTA. Además de ser muy competitiva en la pista, la tenista rusa tiene su propio negocio. Este año lanzó su propia marca de caramelos.

Esta temporada has ganado dos torneos importantes, Indian Wells y Stuttgart, has llegado a la final en Miami y Madrid, y en el Open de Australia llegaste a semifinales. ¿Estás satisfecha con estos resultados?

He tenido temporadas mejores. En 2008 tuve el mejor comienzo de temporada, ya que gané el Australian Open, pero en general estoy contenta. Me encuentro bien físicamente, no me preocupa el hombro y, después de la lesión que arrastré durante tanto tiempo tras los Juegos Olímpicos de 2008, para mí esto es lo principal. Quiero seguir jugando y ganando.

Tienes un balance positivo de victorias y derrotas contra prácticamente todas las tenistas que lideran el ránking. La única excepción es Serena Williams: de 15 partidos jugados has perdido 13. Y la semana pasada en la final de Madrid no te dio opciones de ganar. ¿Qué es lo que tiene para ganar con tanta comodidad no sólo contra ti, sino contra el resto de tenistas?

Serena es muy fuerte físicamente, y mantiene su nivel de juego constante. Durante un partido que puede durar dos o tres horas, lo principal es mantener tu nivel de juego el mayor tiempo posible, y su nivel es muy alto. Todo el mundo tiene momentos de dificultad, incluida Serena. Pero ella se recupera antes que las demás. Y, por supuesto, el saque. Es su arma más peligrosa.

Antes de Madrid jugaste en Stuttgart, donde derrotaste en la final a Na Li. Seguramente tenías muchas ganas de ganarle precisamente a ella, ya que la tenista china te eliminó en la semifinal de Australia.

No me gusta nada perder. Y si pierdo de todos modos, lo único que quiero es tomarme la revancha. Por eso me gustó mucho ganar a Na Li, sobre todo en el partido decisivo. 

Este año te convertías por segunda vez en campeona del torneo de Stuttgart. Además del premio en metálico, este torneo regala automóviles Porsche. ¿Los usas siguiendo algún orden?
 
El automóvil que gané el año pasado lo tengo en mi casa Florida. Me gusta mucho, es mi coche personal. El de la victoria del último torneo todavía no me lo han dado. Y por ahora no lo necesito. Además, todavía no he ido a casa. Quizás cuando vuelva a Florida cambie al nuevo coche. Por cierto, hace muy poco tiempo firmé un contrato de publicidad con Porsche.

¿Qué momentos de tu carrera recordarás más?

Por supuesto, mi primera victoria en un Grand Slam. En 2004 yo tenía 17 años y gané en la final de Wimbledon a Serena Williams. Y también la victoria el año pasado en Roland Garros, después de superar las dificultades de la lesión de hombro.

¿Has pensado en retirarte? ¿Qué harás cuando abandones la alta competición?

(Se ríe.) Sí, lo he pensado. Me veo dedicándome a los negocios. Hace poco he viajado a Moscú por asuntos de negocios. El 29 de abril salieron a la venta en Rusia los caramelos Sugarpova.

¿Y cómo surgió la idea de crear una marca propia de caramelos?

Me encantan los caramelos, especialmente los chicles. Hace dos años comencé una línea de producción de caramelos. Y es un negocio personal, no tengo socios.

¿Y tienes tiempo de dedicarte a estos asuntos?

Tengo poco tiempo, claro. Pero tengo un buen equipo encargándose de ello. Aunque estoy al día de todo lo que sucede. Incluso hice un estudio del mercado de gominolas y descubrí que en este segmento no existen muchos productos de calidad premium.

Generalmente todos los fabricantes producen el mismo tipo de gominolas en paquetes parecidos y suelen estar dirigidos a niños. Los caramelos Sugarpova son un producto de alta calidad y alto coste, pensado para adultos.

La presentación de la marca se celebró en 2012 en Nueva York. La primera partida se vendió entera durante las dos primeras semanas de ventas.  El primer semestre del año los caramelos salieron a la venta en Estados Unidos, Canadá, Australia, Gran Bretaña, Francia y Emiratos Árabes. Durante los seis primeros meses hemos vendido más de 200.000 paquetes sólo en Estados Unidos.

¿Cole Haan, Evian, Head, Tiffany & Co, Nike, TAG Heuer, Samsung, Porsche, y ahora Sugarpova? ¿No te supone demasiado trabajo tanta actividad publicitaria y comercial?

Como ves, me las arreglo bastante bien.

Has ganado casi todo lo que se puede ganar. ¿Cómo consigues mantener el hambre de victoria?

Me encanta el tenis, me encanta ganar. Cuando logro ganar un punto de partido y poner el punto final a un encuentro, la sensación es incomparable.

¿Cuáles son tus sensaciones sobre tu participación en las Olimpiadas de Londres? ¿Acudirás a la próxima cita en Río de Janeiro?

Me gustaría mucho ir a Río. En Londres gané la plata tras perder en la final contra Serena Williams. En Río espero ganar. Por eso no creo que se me ocurra la idea de retirarme hasta 2016.

¿Irás a los Juegos Olímpicos de invierno en Sochi, que se celebran dentro de nueve meses? No es una mala ciudad para ti...

Sí, se podría decir que Sochi es mi ciudad natal. Fue allí donde empecé a dedicarme al tenis. Allí tengo a mi familia. Sin duda, iré a los Juegos de Sochi. De hecho, me perderé varios torneos, ya que en esas fechas se juegan torneos importantes en Doha y Dubái.  

Tenías sólo ocho años cuando entraste en la academia de Nick Bolletieri en Florida. ¿Te fue fácil adaptarte a la nueva vida, al nuevo país?

Al principio fue un poco difícil. Compartía habitación con dos chicas que eran bastante mayores que yo. Quizás debido a la edad no nos hicimos amigas. Además, entonces había también la barrera del idioma. Mi padre, que había venido conmigo a EE UU, consiguió un trabajo y tardaba dos horas en llegar a la academia. Así que nos veíamos un par de veces por semana. Mi madre no podía conseguir el visado, por lo que pasé dos años sin ella.

¿Tienes amigas en el circuito de la WTA?

Sabes, para las tenistas es algo difícil. En el circuito las chicas no suelen mantener relaciones de amistad. Yo, por ejemplo, no me imagino cómo se puede salir a cenar con una tenista y al día siguiente dejarte la piel para ganarla. En la pista cualquier tenista es para mí ante todo una rival a la que tengo que derrotar. Yo tengo amigas, pero no en el mundo del tenis.

Artículo publicado originalmente en ruso en Kommersant.