CSKA-Spartak: el clásico del fútbol ruso

Fuente: ITAR-TASS

Fuente: ITAR-TASS

La confrontación entre el Spartak y el CSKA de Moscú es el espectáculo más sorprendente del fútbol ruso. La lucha por el liderazgo del campeonato es tanto de los jugadores en el campo como de los hinchas en las gradas.

El pasado domingo pasado el 21 de abril en el estadio Luzhnikí tuvo lugar por 174ª vez en su historia, el enfrentamiento más importante del fútbol ruso: CSKA - Spartak. El líder de la Premier rusa, el CSKA, fueron perdiendo 0-2, pero hicieron todo lo posible para evitar la derrota. En el tiempo de descuento el mediocampista del CSKA Alán Dzagóyev metió un penalti que entusiasmó a los 30.000 aficionados rojiazules que se encontraban en el estadio y a los millones de hinchas que lo veían por televisión. 

El Spartak de Moscú, a pesar de no haber ganado un campeonato nacional desde el 2001, cuenta con la mayor hinchada del país. En el partido contra el CSKA reunieron más de 40.000 personas.

También hay que señalar la ofensa que los hinchas de este equipo causaron a sus oponentes. El día antes del partido, quemaron un enorme estandarte con el símbolo del Spartak y durante el partido se colgó un enorme lienzo con la imagen del veterano capitán de los rojiblancos, Andréi Tijónov con la boca rasgada y al que gritaban cantos insultantes. 

Los hinchas del Spartak intentaron responder a su enemigo con gritos furiosos y durante todo el partido estuvieron insultando al sector opuesto. Esta acción no fue ni mucho menos la primera en las viejas relaciones entre los hinchas del Spartak y del CSKA.

Uno de los actos que más se recuerdan tuvo lugar en 2009. Los del Spartak prepararon una enorme tela que recordaba a la mítica pintura de Miguel Ángel, La Creación. En el centro de la composición aparecía el escudo del Spartak. Los hinchas del CSKA se enteraron de esto y del lugar donde se había elaborado el lienzo. 

Un ejército de hinchas atacó y quemó esta bandera del Spartak, a la que le faltaban los retoques finales. De esa manera, los rojiblancos se quedaron sin su estandarte a menos de un día del principal partido de la temporada. Sin embargo, la historia no acabó aquí. Los hinchas del Spartak se movilizaron y pasaron  toda la noche preparando una nueva tela y lograron rehacerla a tiempo, para el partido. Al salir al campo, los jugadores vieron esta gran pintura épica en las gradas. Así como una pequeña bandera donde estaba escrito: "Las obras maestras no arden". 

En el 2007, hubo un caso aún más insólito. No todo el mundo sabe que tras la última fila de gradas del Luzhnikí hay una galería que rodea el estadio. Para pasar a ella, hay que saltar por encima de la valla. Su altura es de unos dos metros y medio. Esta barrera no se convirtió en un obstáculo para un pequeño destacamento de aficionados del Spartak, que durante el partido trataron de hacer una incursión a la tribuna rival.

Unos 12 hinchas pudieron dar la vuelta al estadio sin que se notara y entraror en la zona enemiga. Una vez allí, rasgaron la insignia rojiazul del CSKA y se la llevaron de vuelta a sus  gradas, donde la quemaron. Después de este incidente, se convirtieron en héroes para sus seguidores.

Aunque esta rivalidad no siempre fue así. Durante años, el enfrentamiento Spartak - CSKA estuvo a la sombra de las rivalidades entre el CSKA y el Dinamo de Moscú y el Spartak con el Dinamo de Kíev. Sin embargo, después del colapso de la Unión Soviética, este duelo comenzó gradualmente a ocupar los primeros puestos en el fútbol ruso. 

Desde principios de los 90 hasta el año 2000 el Spartak reinó completamente en el campeonato de liga, sumando un título tras otro. Sin embargo, desde 1999, el CSKA se embarcó en una seria lucha con los rojiblancos: durante los últimos 13 años, el CSKA ha logrado muchos más éxitos que el Spartak, al ganar tres campeonatos y la Europa League en 2005. 

Andréi Malosólov, un destacado seguidor del CSKA, declara: "Los hinchas del CSKA y del Spartak hace tiempo que han perdido una lengua común", dijo Malosólov al corresponsal de Rusia Hoy. 

"Cuando a principios del 2000 el CSKA comenzó un rápido ascenso a la cima de la clasificación, en nuestro club empezó a aparecer una nueva generación de aficionados. Creo que ahora el CSKA es el segundo en cuanto a cantidad de hinchas en Moscú. Gradualmente, el enfrentamiento CSKA - Spartak empezó a llenar estadios, lo que se tradujo en acciones entre ellos. Las banderas quemadas son también parte del enfrentamiento.  Esta no es la primera ni la décima acción de ese tipo, y además viene de ambas partes. Hace unos diez años, los hinchas se peleaban. Ahora, en tales partidos hay una seria presencia policial. Los hinchas están vigilados. Se podría decir que las formas de  confrontación han pasado a ser más suaves”.

El ayuntamiento de Moscú colocó una gran cantidad de policías en el metro durante el último partido, y se movilizaron 2.000 agentes.

Un seguidor del Spartak, Iliá Molokánov cree que el CSKA fue más allá de los límites permitidos al ofender al capitán veterano, Andréi Tíjonov, “una leyenda de nuestro club, que siempre ha mostrado respeto a todos nuestros rivales", dijo Molkánov. “No entiendo por qué los hinchas del CSKA decidieron atacarnos así. Veamos cómo reaccionan ante esto nuestras autoridades futbolísticas”.