El Mundial de Fútbol 2018 costará 41.000 millones de dólares

Rusia celebrará el evento que necesita grandes inversiones en infraestructura. Fuente: AP

Rusia celebrará el evento que necesita grandes inversiones en infraestructura. Fuente: AP

Las distintas regiones administrativas de la Federación Rusa han hecho sus cálculos respecto a las obras de infraestructura necesarias para el Campeonato Mundial de Fútbol 2018, y han llegado a la conclusión de que les hará falta invertir el doble del dinero previsto inicialmente.

La agencia de calificaciones crediticias Standard & Poors ha analizado las solicitudes oficiales de las once ciudades rusas que acogerán el Campeonato Mundial de Fútbol en 2018, y ha concluido que la preparación de las infraestructuras necesarias para este evento requerirá un gasto de 41.000 millones de dólares. 

Hasta un 60% de los gastos corresponderá a las obligaciones sociales. Esta categoría de gastos se incrementará aún más con el paso del tiempo. 

Anteriormente, las estimaciones del coste de las preparaciones elaboradas por el Ministerio de Deportes ruso hablaban de la mitad de la suma que se baraja en la actualidad: inicialmente, se trataba de cerca de 21.000 millones de dólares 20.600 millones de dólares, poco después se  elevó hasta los 29.000 millones de dólares, según señala el subdirector de Standard & Poors, Karén Vartapétov. 

Sin embargo, el Ministerio de Deportes advirtió al gobierno que para poder celebrar el Campeonato “como es debido”, harían falta 41.000 millones de dólares. Los costes de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014 van a suponer aproximadamente el mismo gasto: las cifras estimadas rondan los 41.000 millones de dólares. 

Las sedes serán Ekaterimburgo, Kaliningrado, Kazán, Krasnodar, Moscú, Nizhni Nóvgorod, Rostov del Don, San Petersburgo, Samara, Sochi, Volgogrado y Saransk. Todas estas ciudades se encuentran en la parte europea del país, a excepción de Ekaterimburgo, que se encuentra en Asia.(Haz click en la imagen para aumentarla)

Celebrar el Campeonato Mundial de Fútbol “como es debido” significa que las inversiones no se limitarán a los compromisos obligatorios cara a la FIFA, es decir, la construcción de estadios y de centros de entrenamiento, la reconstrucción de los aeropuertos y la reparación de las carreteras en las ciudades-anfitrionas. Estos gastos estarán a cargo del presupuesto federal. 

Más allá de estas inversiones, en las solicitudes de las ciudades organizadoras se incluyen los presupuestos necesarios para modernizar la red de transporte urbano, las infraestructuras municipales, las estaciones de ferrocarril, así como  la red de carreteras. 

Por ejemplo, Samara  planea construir para el Campeonato Mundial 2018 nuevas estaciones de metro (tan sólo la solicitud de esta ciudad supone más de una cuarta parte de la totalidad de los gastos previstos para las preparaciones del Campeonato: o sea, 350 mil millones de rublos). 

Kazán, por su parte, pide 950 millones de dólares para la reconstrucción de su red de carreteras. El alcalde, Ilsur Metshin, expresó su esperanza de que las propuestas de la ciudad sean atendidas por el Gobierno Federal. 

Vartapétov opina que las sumas anunciadas son estimaciones preliminares, y es probable que aumenten más adelante. Así, por ejemplo, recientemente Nizhni Nóvgorod ha aumentado la cuantía de gastos planeados en 1.900 millones de dólares, lo que ha elevado el total de las inversiones previstas a 8.900 millones de dólares. A la solicitud presentada inicialmente, se le ha añadido la construcción de una serie de nuevas infraestructuras, cuya creación “es de fundamental importancia para el futuro desarrollo de la ciudad”, declara el comunicado de la administración de la ciudad de Nizhni Nóvgorod, según viene citado por los medios de comunicación. 

Según las estimaciones de S & P, tan sólo cuatro regiones administrativas rusas serían capaces de financiar por sí mismas todos los gastos previstos: Moscú, San Petersburgo, Tatarstán y la región de Krasnodar, que ya había recibido apoyo financiero federal para la construcción de las infraestructuras, cuando se preparaba para la Universiada  en Kazán y para los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi. 

El peso del presupuesto federal 

Para la mayoría de las otras regiones, los costes necesarios para la preparación del  Mundial 2018 superan notoriamente los ingresos anuales del presupuesto regional: así, en el caso de Kaliningrado, los gastos superan más de tres veces los ingresos, mientras que en el caso de Samara es casi el doble. 

Estas dos regiones no podrían financiar ni siquiera una tercera parte de las inversiones necesarias, aunque el presupuesto federal costeara el 70% restante. Según S & P, si el gobierno federal asumiera el 50% de los gastos, ocho de las 11 regiones podrían afrontar la carga restante. 

La participación del presupuesto federal en la preparación de la cumbre de la APEC,  la Universiada y de los Juegos Olímpicos de Sochi supera el 90% del total de los gastos, sea de manera directa o indirecta (a través de empresas de propiedad estatal o de créditos presupuestarios a las regiones). 

“Habrá que limitar, las demandas de las regiones, pero lo cierto es que el estado de sus infraestructuras está por debajo de todo nivel aceptable. Tal vez el presupuesto federal tenga que desempeñar un papel mucho más importante de lo previsto en la preparación del Campeonato del Mundo”, señala Vartapétov. 

El Gobierno Federal estará ante una difícil elección, concluye el S & P: tendrán que decidir entre aumentar las inversiones en las infraestructuras regionales o reducir la calidad del Campeonato. 

“Actualmente las posibilidades económicas del gobierno federal son considerablemente menores que antes de la crisis. Los límites del presupuesto estatal son bastante rígidos y apenas si cabe algún margen para la redistribución de los recursos”, dijo ayer el ministro de Finanzas, Antón Siluánov. 

Ya se ha determinado que el gasto federal en la preparación del Campeonato del Mundo no superará 9.500 millones de dólares hasta el año 2018, aunque en general el gobierno aspira a no superar el límite de 7925 millones de dólares. 

Según comenta un alto funcionario federal: “Estas sumas incluyen los compromisos con la FIFA. Por otra parte, todavía quedan las obligaciones con respecto a los hoteles, pero de eso se ocuparán inversores privados”. Es simplemente inaceptable que las preparaciones del Campeonato Mundial de Fútbol de 2018 se transformen en “un segundo Sochi” en cuanto al volumen del desembolso del presupuesto federal, dice enojado el funcionario de Estado: “El resto de las regiones, si así lo desean, pueden mejorar sus infraestructuras por su propia cuenta, pero el gobierno federal no va a darles más dinero para estos fines.” 

En la suma de 9.500 millones de dólares no están incluidos los costes de las líneas ferroviarias de alta velocidad. La resolución a este respecto se ha aplazado hasta el verano que viene. 

Además, está previsto que para el Campeonato se construyan vías de alta velocidad que unan Moscú con San Petersburgo por un lado, y Moscú con Nizhni Nóvgorod y de allí con Kazán, por el otro. El coste de este proyecto sería, de acuerdo con las estimaciones de la Red Estatal de Ferrocarriles, de 42.000 millones de dólares. 

Artículo publicado originalmente en Védomosti.