Educación soviética contra el sedentarismo adolescente

Dibujado por Natalia Mijáilenko

Dibujado por Natalia Mijáilenko

La generación de adolescentes actual pasa más tiempo delante del ordenador y el televisor y desde el gobierno estudian la posibilidad de volver a instaurar el GTO, un programa soviético de normas deportivas.

“La educación física está perdiendo terreno en el ocio adolescente e infantil, cediendo su puesto al televisor, al ordenador y al llamado ‘estilo de vida sedentario”, declaraba Vladímir Putin en un encuentro dedicado al desarrollo del deporte infantil y juvenil.

Según Putin, a los 14 años dos tercios de los niños rusos sufren ya enfermedades crónicas y la mitad de los niños en edad escolar muestran trastornos en el desarrollo del aparato locomotor.

“En la lucha contra esta tendencia negativa es necesario revisar el sistema de educación física y organizarlo de manera integral, eficaz y moderna”, opina Vladímir Putin.

La experiencia soviética puede servir de ejemplo, en particular el llamado complejo de normativas deportivas GTO (Preparado para el Trabajo y la Defensa), que en opinión de Putin, maestro de sambo y judo, “estableció los estándares de la educación física”.

Qué es el GTO

Siglas rusas para: “Preparado para el Trabajo y la Defensa”, el complejo de normas deportivas soviético. Se introdujo en 1931 para “aumentar el nivel de la educación física y la preparación locomotora del pueblo soviético, y sobre todo de las generaciones jóvenes”. Formado por disciplinas como la gimnasia, la carrera a pie, el salto de longitud y de altura, el lanzamiento de disco o jabalina, la natación, el ski y el tiro deportivo (sólo para chicos). Se entregaban unas medallas especiales, dependiendo del éxito conseguido. Por ejemplo, para que un hombre de 25 años recibiera una medalla de oro en el GTO,  debía recorrer cien metros en 13 segundos y nadar 100 metros en un minuto y medio.

En las escuelas rusas han apoyado la idea de la introducción de las normativas obligatorias de preparación física para los niños. Según Pável Kárpov, director de una escuela de Moscú, “la formación a cargo del Estado de sus futuros ciudadanos es algo completamente normal", y la preparación física general nunca ha hecho mal a nadie. En mi opinión, el GTO son sólo unas normas, y yo no veo en ellas nada malo”, declaraba a la edición online del periódico Gazeta.ru.

“En educación física deben existir determinados indicadores y si estos se cumplen puede existir un listón determinado. El programa GTO contribuiría a unificar y mejorar ese listón”.

Los políticos opinan igual que los profesores. “Desde el punto de vista de la salud de la nación, esta idea es del todo adecuada”, declaraba a RIA Novosti el director del comité de Educación de la Duma Estatal, Alexánder Degtiarev.

“Es un mensaje a la sociedad para mostrarle que el deporte es un estilo de vida saludable, en armonía con los estándares mundiales del éxito”, en palabras de Viacheslav Fetísov, deportista y miembro del Senado.

Según este, practicar deporte desde la infancia contribuye a que los niños desarrollen a los 12 años un rechazo al alcohol y a las drogas. “Necesitamos una nación sana para construir una economía sana y alcanzar el éxito en todo lo que nos propongamos”, asegura Fetísov.

En el desarrollo de la normativa deportiva para niños será necesario tener en cuenta el estado de salud de cada niño. “Tampoco exageraremos estos requisitos hasta el punto de provocar un infarto a nadie, pero sí habrá un sistema de referencia”, declaraba Putin.

Según el apoderado de asuntos infantiles en Moscú, Evguéni Bunimóvich, la salud física y el desarrollo infantil son cuestiones muy importantes a las que apenas se les presta atención en las escuelas rusas.

“Cada niño es distinto, incluso los que tienen la misma edad experimentan un desarrollo físico diferente. Muchos nacen ya con problemas serios de salud”, comentaba Bunimóvich a Gazeta.ru. Por esta razón, será muy beneficioso prestar atención al desarrollo físico de cada uno, hay que marcar un objetivo que el niño pueda alcanzar. Pero temo que el listón sea el mismo para todos, como sucede a menudo, y yo lucharé contra eso”. 

Artículo preparado a partir de material de RIANovosti y Gazeta.ru.