Sorátnik, un robot militar de 7 toneladas, podrá tomar decisiones

10 de agosto de 2017 Nikolái Litovkin
¿Está el mundo dispuesto a confiar en que un robot funcione independientemente en combate? Si alguna vez has visto 'RoboCop' sabrás lo que pasaba cuando el androide ED-209 sufría un cortocircuito. ¡Esperamos que esta escena se quede en el mundo de la ficción!
Army-2016
El robot militar de siete toneladas 'Sorátnik'. Fuente:Foto de prensa

Kaláshnikov - el mayor fabricante de armas de Rusia - ha creado un robot de siete toneladas llamado 'Sorátnik' diseñado para ayudar a los militares de país a luchar contra los terroristas en casa y en el extranjero. Tiene orugas para recorrer un terreno accidentado y una gruesa armadura para resistir ataques de artillería y granadas.

Parecido a un pequeño tanque no tripulado, Sorátnik puede equiparse con una amplia gama de armas desde cañones de 7,62 mm hasta ametralladoras de 12,7 mm. Los ingenieros también planean equipar la máquina con cañones de combate de 30 mm y misiles antiaéreos.

Inteligencia artificial

Este robot puede cooperar con los UAVs (vehículos aéreos no tripulados) que vuelen sobre los campos de batalla y los operadores que controlan el robot podrán hacerlo desde la seguridad de un bunker o área segura.

Su software utiliza Inteligencia Artificial y Sorátnik funciona en tres modos diferentes. La primera es con un operador, que controlar la bestia de metal hasta a 10 km de distancia.

El segundo es el modo semi-automático, pero la información sobre esto se mantiene en secreto. El analista militar de Izvestia Alexéi Ramm dijo a RBTH que el robot que es capaz de localizar objetivos independiente, y reconocer la diferencia entre amigo y enemigo. El robot también proporcionará información sobre los objetivos. Basándose en estos datos, el controlador le dirá al robot que ataque o no.

El tercer régimen: сompletamente automático. Se hará estilo Terminator. "Esta es la cosa más interesante e intrigante, ya que oficiales militares y expertos de todo el mundo no están dispuestos a dejar que una máquina tome decisiones independientemente. Dar a los robots una libertad total en un campo de batalla requiere un enorme trabajo legislativo y además aún no está claro cómo distinguirá a los blancos combatientes de los civiles.", agregó Ramm. Él cree que harán falta años antes de que tal IA entre en combate.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook