Putin trolea una pulsera inteligente hecha en Rusia

"La pulsera inteligente es el primer dispositivo en el mundo que mide el nivel de tensión emocional".

"La pulsera inteligente es el primer dispositivo en el mundo que mide el nivel de tensión emocional".

Mijaíl Kliméntiev/RIA Novosti
El líder ruso no dejó de bromear sobre los defectos del invento hasta poner al representante de la compañía en una situación difícil.

Gracias a la tecnología moderna, estábamos a punto de averiguar a qué cantidad de estrés está sometido el presidente ruso... Pero finalmente no fue posible comprobarlo.

"Esta pulsera inteligente es el primer dispositivo en el mundo que mide el nivel de tensión emocional y el nivel de hidratación a través de la piel", así un empleado de la Agencia de Iniciativas Estratégicas anunciaba el invento. Fue ahí donde el presidente ruso se detuvo, consultando con su ayudante cómo usar la pulsera de alta tecnología.

Cuando el dispositivo fue finalmente colocado en la muñeca izquierda del presidente, Putin vio un indicador de porcentaje y le preguntó al representante de la empresa qué era esto. Cuando le dijeron que era un indicador de batería, se echó a reír. "¿Y el segundo [indicador numérico] es el coste del servicio?", bromeó Putin.

"¿Y el segundo es el coste del servicio?". Fuente: Captura de pantalla/Biznes Online"¿Y el segundo es el coste del servicio?". Fuente: Captura de pantalla/Biznes Online

El empleado no perdió la compostura y siguió describiendo otras cosas que la pulsera inteligente de fabricación rusa podía hacer: "Hay una opción que permite medir el estrés... pero hay que esperar 30 minutos, el resultado no aparece inmediatamente".

En este momento el presidente que parecía estar muy animado soltó una carcajada. El presentador no pudo continuar con su discurso y se produjo un silencio en la sala. "¿Esperamos [30 minutos] o vas a continuar?", preguntó Putin después de señalar que una persona que llevase la pulsera se quedaría dormida en 30 minutos y su nivel de estrés bajaría al mínimo.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.