Inventan un maquillaje anti-cámaras de vigilancia

Grigori Bakunov
Grigori Bakunov, especialista en una de las empresas de tecnología más grandes de Rusia, ha inventado un algoritmo de reconocimiento anti-facial para ocultar la identidad de cualquier persona con la ayuda de maquillaje.

El software de reconocimiento facial es una realidad cada vez más irritante. Las cámaras inteligentes monitorean las calles de la mayoría de las principales ciudades, las redes sociales tienen bases de datos de los rostros de sus usuarios, y sabe Dios cómo los servicios de seguridad están planeando usarlas. ¿Hay alguna forma de escapar de la vigilancia constante y disfrutar de algo de privacidad?

Desarrolladores e investigadores ya están trabajando en ello. Por ejemplo, la Universidad Carnegie Mellon demostró recientemente cómo unos anteojos especialmente diseñados pueden engañar al software de reconocimiento facial haciéndole ver que eres otra persona, y proyectos como CV Dazzle investigan cómo la moda puede usarse como camuflaje.

Grigori Bakunov, director de distribución tecnológica de Yandex, el gigante tecnológico de Rusia, decidió que estaba harto. "Los sistemas de reconocimiento facial son utilizados por diferentes personas para diversos fines, y es imposible moverse por Moscú evitando las cámaras", escribió en Telegram.

Por lo tanto, dedicó cada día algo de su tiempo de su trabajo para desarrollar un algoritmo que impidiese al software de reconocimiento facial el identificar con éxito a una persona. Su creación ofrece un maquillaje especial para ocultar la identidad de los ciudadanos de las cámaras con inteligencia artificial.

Fuente: Grigori BakunovFuente: Grigori Bakunov

 “Un algoritmo sencillo pero eficaz fue desarrollado rápidamente", escribió Bakunov. "Creamos un maquillaje futurista que podría engañar a las cámaras inteligentes con sólo algunas líneas faciales".

El proyecto sin embargo fue abortado con la misma rapidez con la que fue desarrollado, porque Bakunov se dio cuenta de sería posible engañar a bancos y policía.

"Por eso decidimos no lanzarlo al mercado; La posibilidad de que alguien lo usara para fines criminales era demasiado alta ", dijo Bakunov.