Tribulaciones de un científico en el espacio

El comosnauta Serguéi Riazanski marcó el récord de la caminata espacial más larga realizada por un ruso.

El comosnauta Serguéi Riazanski marcó el récord de la caminata espacial más larga realizada por un ruso.

Eugene Odinokov/RIA Novosti
Imagine un lugar donde las puestas de sol y amaneceres duran 45 minutos, la gente puede vivir en el techo y cada segundo se recorren 200 kilómetros. El cosmonauta ruso Serguéi Riazanski nos cuenta como es su vida en el espacio.

¿Te imaginas a un biólogo que también es comandante de una nave espacial? ¿Y cómo es posible - ser un astronauta y al mismo tiempo no haber estado nunca en el espacio exterior? Hubo un tiempo en que esto habría sido un gran problema, pero ya no lo es.

Esta contradicción es personificada por el comosnauta Serguéi Riazanski, quien marcó el récord de la caminata espacial más larga realizada por un ruso (8 horas y 5 minutos) y llevó la primera antorcha olímpica al espacio.

Su próxima expedición a la Estación Espacial Internacional (ISS) será en julio de 2017. Riazanski fue seleccionado como comandante de una tripulación espacial que también incluye al italiano Paolo Nespoli y al estadounidense Randy Bresnik.

Miembros de la tripulación de la misión ISS 52-53, por la izuierda, Paolo Nespoli, Serguéi Riazanski y Randy Bresnik. Fuente: Evguéni Odinókov/RIA NovostiMiembros de la tripulación de la misión ISS 52-53, por la izuierda, Paolo Nespoli, Serguéi Riazanski y Randy Bresnik. Fuente: Evguéni Odinókov/RIA Novosti

Sobre cohetes y la ISS

"El lanzamiento de cohetes por la noche es increíblemente hermoso. Especialmente cuando lo miras desde el cosmódromo. Pero cuando estás dentro del transbordador, en primer lugar, no puedes ver nada. En segundo lugar, uno comienza a sospechar que algo no es lógico del todo: que, de hecho, estás sentado en un enorme barril de pólvora. Entonces, puntualmente, suena un “boom”, y sólo 528 segundos después del despegue, estás en órbita.

La ISS es un tubo de hierro largo, de 60 metros de longitud con seis cabinas. A pesar de que suena a poco espacio, en un momento llegó a tener nueve tripulantes. Bueno... alguien vivía en el laboratorio, alguien en el almacén y alguien en el techo.

Cosmódromo Baikonur. Fuente: Global Look PressCosmódromo Baikonur. Fuente: Global Look Press

Por cierto, incluso en uno de los módulos que es absolutamente redondo, tenemos una parte designada como “suelo” y otra como el “techo”. Es muy importante para su la mantener las cosas mentalmente orientadas como en la Tierra.

Una órbita alrededor de la Tierra desde la ISS tarda 90 minutos, lo que hace que el día dure 45 minutos, igual que la noche.

Cada día, un astronauta tiene dos horas de actividades deportivas. Y, por favor, nadie come de tubos. Tenemos una gran cantidad de alimentos liofilizados así como de productos enlatados."

Problemas en el espacio

"Una vez la ISS perdió el 70% de toda su electricidad y, como resultado, el 70% de todas las computadoras. Hubo una situación de emergencia en el segmento estadounidense. Llamábamos al Centro de Control de la Misión y decíamos algo así como "Houston, tenemos un problema". Houston contestó: "De acuerdo. Váyanse a dormir." Así que, fue una situación muy estresante. El en el peor de los casos, tendríamos que regresar a casa (la probabilidad era de alrededor del 60 por ciento). Pero mientras estábamos durmiendo, la NASA reunió a astronautas, los que habían estado trabajando en este proyecto - de todo el mundo - en avión, y los llevaron a trabajar para resolver la situación (mediante una simulación espacial). Para ser honesto, no pensé que fuera a funcionar. Pero al día siguiente teníamos instrucciones sobre lo que teníamos que hacer.

Por cierto, lo peor del espacio no son los problemas. Es cuando te das cuenta de que te has olvidado de algo que tenías que hacer en la Tierra."

Cosmonautas rusos. Fuente: ZUMA Press/Global Look PressCosmonautas rusos. Fuente: ZUMA Press/Global Look Press

Entrenando para la misión

"Por ejemplo, un astronauta tiene que ser capaz de saltar de un avión con un paracaídas y resolver una tarea antes de que se abra el paracaídas. También existe un test de resistencia al estrés. Me sorprendió, pero descubrí que, de media, lo hago dos veces más rápido que en la Tierra (12 segundos contra 24 segundos).

Otro reto es que estás encerrado en una pequeña habitación sin dormir durante tres días y te ven obligados a estar constantemente haciendo algo: escribir, hablar, centrarte completamente en una tarea. Si te ves obligado a realizar un aterrizaje de emergencia, tendrás que ser capaz de reaccionar rápidamente porque un segundo perdido en tal situación equivale a un desvío de 80-200 kilómetros de tu destino en la Tierra".

Cosmonauta toma un tentempié en la Estación Espacial Internacional (ISS). Fuente: ZUMA Press/Global Look PressCosmonauta toma un tentempié en la Estación Espacial Internacional (ISS). Fuente: ZUMA Press/Global Look Press

La vida de un astronauta que nunca ha estado en el espacio

"Había soñado con ser biólogo desde que era un niño. Y después de graduarme como bioquímico, empecé a trabajar en el Instituto de Problemas Biomédicos. En algún momento, la Academia de Ciencias de Rusia anunció plazas para científico que realizarían experimentos espaciales. Por alguna razón, parecíamos tener científicos muy inteligentes o muy saludables. Soy del segundo tipo, por lo que sólo yo fui seleccionado como cosmonauta de pruebas de investigación.

Para el 2005, mi entrenamiento había sido completado. Dos años antes, el transbordador espacial Columbia de la NASA se había desintegrado en la atmósfera de la Tierra, matando a todos los miembros del equipo. Y el problema surgió cuando supimos que la NASA había adquirido todas las plazas científicas hasta 2017. Y claro, nadie quiere pagar a un hombre que no va a ir a ninguna parte durante los próximos 12 años. "No es nada personal, es sólo negocio", me dije. Y fue sólo en ese momento que mi deseo de ir al espacio realmente apareció.

Contemplando las estrellas desde la Estación Espacial Internacional (ISS). Fuente: ZUMA Press/Global Look PressContemplando las estrellas desde la Estación Espacial Internacional (ISS). Fuente: ZUMA Press/Global Look Press

No fui al espacio, pero participé en la misión de 105 días del programa Marte 500, una simulación de una nave espacial Tierra-Marte. Durante la rueda de prensa después de la misión, el General Militar y jefe de la agencia espacial rusa, Roscosmos, me preguntó cuándo iría al espacio y mi respuesta fue "Nunca". Pero ¿no eres astronauta? 'Sí'. Entonces, ¿cuándo vas a ir al espacio?', repitió. "Nunca" dije de nuevo. No podía entender todas las restricciones con respecto a la nave espacial que envía a los astronautas al espacio, y decidió hacerme una excepción. Me permitieron convertirme en el primer ingeniero de vuelo sin una educación formal en ingeniería".