Rusia invierte en el proyecto Hyperloop, el transporte del futuro

Press photo
Rusia podría convertirse en el principal país para la implantación del Hyperloop One, un novedoso tren de alta velocidad creado con la participación del empresario norteamericano Elon Musk. El proyecto planea abrir un línea de trenes al vacío para unir el Extremo Oriente y Moscú.

El Fondo Ruso de Inversiones Directas (FRID), que se creo por el Gobierno para la financiación de grandes proyectos de infraestructura en territorio ruso, realizó el mes pasado una inversión poco común. Participa en el proyecto Hyperloop One, la nueva tecnología de transporte que llevará pasajeros y cargas a velocidades de hasta 1200 km/h en cápsulas a través de tubos con baja presión.

El proyecto está comandado por Elon Musk, , inventor y fundador de PayPal, Tesla Motors,

y SpaceX, y también se encuentran las compañías de capital de riesgo  Sherpa Ventures, Formation8 y ZhenFund,

“Se trata de una inversión atrevida y de capital de riesgo, ya que el proyecto se encuentra en fase de desarrollo”, afirma  Konstantín Bushuev, de la firma de análisis de mercados Otkrytie Bróker.

Durante las primeras pruebas, celebradas en mayo en Nevada (EE UU) la cápsula solamente alcanzó 120 km/h. A pesar de ello, el proyecto contó con el apoyo de Putin y el ministro de Transporte, Mijaíl Sokolov, prometió implantar la tecnología para transportar cargas en el Extremo Oriente de Rusia. Según afirmó, con esta tecnología será posible transportar contenedores desde China a Europa, a través de Rusia, en tan solo un día.

Inversión fuera de lo común

servicio de prensaservicio de prensa

El volumen concreto de la inversión se desconoce, pero lo más probable es que no haya sobrepasado los 90 millones de euros, tal y como afirma Gueorgui Vashchenko, de la empresa de inversiones Freedom Finance. Según explica, para Rusia es importante estudiar las experiencias de implantación de nuevas tecnologías que tienen lugar en el extranjero para así valorar si se podrían utilizarse en el país. “Por el momento Hyperloop da la imagen de ser un medio de transporte exótico”.

Sin embargo el FRID se creó para inversiones en compañías rusas. “No conozco otros casos de inversiones extranjeras por parte del FRID”, afirma el analista de MFX Bróker, Antón Krasko.

Desde el Fondo explican el interés en el proyecto por la originalidad de la propia tecnología. “Nuestras inversiones en el proyecto Hyperlook One permitirán que podamos hacer uso de las más modernas tecnologías para el mercado ruso. El proyectó se apoyará de manera conjunta en los socios internacionales del FRID en Asia”, comunicó a RBTH el director general Kirill Dmitriev.

Según afirma, al principio la tecnología Hyperloop One se podrá utilizar para transporte de cargas y, más tarde, para pasajeros. “Actualmente hablamos con la compañía Ferrocarriles Rusos sobre los primeros proyectos experimentales y esperamos que en el futuro próximo empecemos a probar esta tecnología en Rusia”, afirma Dmitriev. También ha indicado que General Electric y la compañía ferroviaria francesa SCNF son inversores del proyecto.

En mayo Ferrocarriles Rusos creó un grupo de trabajo de cooperación con Hyperloop, según informó el periódico Vedomosti. “Lo más probable es que el FRID se hiciera inversor después de que Ferrocarriles Rusos anunciara que sería posible construir trenes Hyperloop en sus estaciones”, explica Konstantín Bushuev.

Apoyo político

servicio de prensaservicio de prensa

Vladímir Putin mantuvo un encuentro con los desarrolladores de este transporte en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, celebrado el mes pasado. El secretario de de prensa del presidente, Dmitri Peskov, confirmó que el Kremlin apoya en proyecto y se ha acordado desarrollar Hyperloop en la capital rusa.

En la realización del proyecto colaborará la empresa de transportes Summa, de Ziyavutdin Magomédov, amigo cercano del viceprimer ministro Arkadi Dvorkovich, que en varias ocasiones se ha mostrado a favor de la implantación de tecnologías modernas en el ámbito del transporte. Según ha afirmado, durante el Campeonato del mundo de fútbol de 2018, se podrán ver autobuses sin conductor en las calles de Moscú. Asimismo, la compañía de capital de riesgo de Magomedov, Caspian VC Partners, también ha invertido en Hyperloop One.

Los representantes del ayuntamiento de Moscú valoran con recelo las perspectivas de implantación del Hyperloop One, sobre todo en lo que se refiere al transporte de pasajeros. “Decir algo concreto sobre este transporte sería adelantarse a los acontecimientos, si bien podría resultar interesante para el transporte de cargas”, omunicó a la agencia TASS el vicealcalde Marat Jusnullin.

Al mismo tiempo, según afirma el ministro de transporte de Rusia, Mijaíl Sokolov, Hyperloop One sería factible para llevar cargas desde las provincias septentrionales de China hasta el puerto ruso de Slavianka en el Extremo Oriente. Según valoraciones del ministro, el coste del proyecto asciende a 430-574 millones de euros, y se podría asumir con las inversiones chinas que trabajan en el proyecto de la Nueva Ruta de la Seda.

 “En el futuro nos gustaría contar con el nuevo transporte en la Nueva Ruta de la Seda y transportar cargas desde Rusia a Europa en un día”, relata el analista del grupo Teletrade, Piotr Pushkarev. Según Shervin Pishevar, presidente del consejo de directores de Hyperloop One, durante el encuentro en el Foro de Economía de San Petersburgo,  se habló precisamente de ese tema.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies