Tecnología contra el cambio climático

Carbon nanotubes are molecular-scale tubes of graphitic carbon with outstanding properties.

Carbon nanotubes are molecular-scale tubes of graphitic carbon with outstanding properties.

Getty Images
La tecnología rusa logra abaratar los costes de producción de los nanotubos de carbono entre 50 y 100 veces. Según los expertos, esto permitirá reducir las emisiones de dióxido de carbono en unos 160-180 millones de toneladas hasta 2030 solo en Rusia.

Durante su intervención el en la conferencia climática de la ONU celebrada en París, Vladímir Putin anunció que esta nueva tecnología de producción de nanotubos de carbono ayudará a reducir las emisiones de dióxido de carbono en Rusia en 160-180 millones de toneladas hasta el año 2030.

Los nanotubos mejoran la resistencia del 70 % de los materiales conocidos. De este modo, se puede reducir el uso de metales, gomas y materiales de construcción, entre otros. Esto disminuye a su vez los efectos adversos sobre el medio ambiente derivados de su uso y producción.

Nuevos materiales 

Los nanotubos de dióxido de carbono son, en realidad, grafeno reducido. Se trata de uno de esos materiales que, según los científicos, cambiarán nuestras vidas.

Actualmente los nanotubos se emplean en el revestimiento de los aviones, los microcircuitos y los dispositivos planos. “Se está discutiendo la posibilidad de usarlo también en los paneles solares de nueva generación, así como en los equipos de almacenamiento de energía”, comenta Albert Nasibulin, profesor del Instituto de Ciencia y Tecnología de Skólkovo. “Una pequeña cantidad de este material permitirá aumentar considerablemente la resistencia al desgaste y la durabilidad de los compuestos metálicos y de polímeros”.

El rendimiento de los tubos

Los nanotubos de carbono multicapa se producen actualmente en la empresa norteamericana CNano, la francesa Arkema, la japonesa Showa Denko y la belga Nanocyl. Pero, hasta el momento, los nanotubos de una sola capa —mejor valorados en el mercado por su mayor calidad— se han producido solo a escala de laboratorio y su precio ascendía a 150.000 dólares por kg.

El profesor siberiano Mijaíl Predtechenski fue el primero en ofrecer una tecnología que permite reducir los costes de producción de los nanotubos de una capa entre 50 y 100 veces, hasta los 3.000 dólares por kg.

Predtechenski se convirtió en cofundador de la compañía OCSiAl, que en noviembre de 2013 puso en marcha la mayor instalación industrial de síntesis de nanotubos de una capa, Graphetron 1.0.

“La aplicación a gran escala de los nanotubos cambiará el carácter de nuestra civilización, pues brinda la oportunidad de crear materiales del futuro, más efectivos y ecológicos”, comentó a RBTH la directora del departamento de marketing de OCSiAl, Ksenia Kulgaeva.

Los nanotubos producidos en Novosibirsk se venden a más de 30 países, incluido Corea, Japón o EE UU. “Las propiedades de los nanotubos son conocidas en todo el mundo, pero todavía son percibidos por muchos como un complemento altamente especializado. Nosotros estamos tratando de desmontar ese estereotipo”, señala Kulgaeva.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pinche en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.