Virus gigante procedente de Siberia infecta una ameba

Shutter Stock/Legion Media
En el nordeste de Siberia se ha descubierto un nuevo virus gigante llamado Mollivirus sibericum. Según las estimaciones de los científicos, este virus se ha conservado congelado durante 30.000 años. Se trata del cuarto virus prehistórico hallado en esta zona desde el año 2003. La zona norte de Eurasia esconde numerosos hallazgos peligrosos de este tipo.

El virus Mollivirus sibericum posee un tamaño verdaderamente gigantesco: 0,6 micras de longitud, lo cual nos permite observarlo desde un microscopio óptico común.

El virus fue descubierto por científicos rusos del Instituto de Problemas Físico-Químicos y Biológicos de la Agrología, situado en la región de Moscú. En estos momentos están intentando “revivir” el virus junto con el Centro Nacional para la Investigación Científica de Francia.

Gracias al hecho de que en el Mollivirus sibericum se conservaban modelos de su ADN, ya se ha logrado infectar varias amebas con este nuevo virus. “El estudio de los nuevos virus y el desarrollo de métodos de trabajo nos permitirá controlar la situación, - opina el conocido virólogo ruso Mijaíl Schelkánov. – El calentamiento irreversible que se está produciendo en el Ártico en estos momentos provocará antes o después consecuencias indeseadas, y lo mejor es que las conozcamos de antemano”.

Durante los últimos años, en el norte de Eurasia se han descubierto de 24 a 28 nuevos virus. Casi la mitad de ellos se han hallado en altas latitudes, es decir, en islas y costas del Ártico, en el mar de Barents y en el océano Pacífico, informa Schelkánov a RBTH. Según el experto, todas ellas son minas de efecto retardado.

“En la actualidad se estudian activamente también agentes infecciosos aislados en la época soviética en el marco de un gran programa de seguimiento de infecciones víricas peligrosas. En aquel momento no existían métodos eficaces para estudiarlos, por lo que se conservaron a bajas temperaturas en una colección estatal de virus”, -relata Schelkánov.

Los pozos más profundos del territorio del permafrost, un auténtico depósito de virus, están situados en Rusia, en Yakutia y en la península de Kola. En 2013, el mismo equipo ruso-francés descubrió otro virus gigante, el Pithovirus sibericum.

Por ahora se desconoce hasta qué punto el virus representa un peligro para el hombre. El Mollivirus sibericum tiene más de 500 genes, el megavirus Pandoravirus posee 2500, mientras que un virus del grupo A no cuenta con más de 11. Sin embargo, según los expertos, esto no es un indicador de peligro. “Los virus son parásitos intracelulares, son más efectivos cuanto menor es el número de genes activos”, - aclara Schelkánov.

 

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Suscríbase a nuestros boletines semanales y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies