Rusia y Grecia firman acuerdo para desarrollar el gasoducto Turkish Stream

Fuente: shutterstock

Fuente: shutterstock

El ministro de Energía ruso, Alexander Nóvak, y su colega griego, Panagiotis Lafazanis, firmaron en San Petersburgo un memorándum para ampliar a Grecia el gasoducto Turkish Stream con gas ruso. Además, Tsipras y Putin se reúnen en el marco del Foro Económico Internacional de San Petersburgo.

"Con la firma de este memorándum culminamos un trabajo de muchos meses para trazar el gasoducto a través del territorio griego. Este gasoducto jugará un papel estabilizador en toda la región. La realización del proyecto no apunta contra nadie, sino que une a todas las regiones por las que pasará", dijo Lafazanis.

La firma se produce en el marco del Foro Económico Internacional de San Petersburgo, donde el primer ministro griego, Alexis Tsipras, se reunirá hoy con el presidente ruso, Vladímir Putin.

"Queremos desarrollar nuestras buenas relaciones y tendremos la oportunidad de firmar un acuerdo político entre Rusia y Grecia para apoyar un gasoducto con gas ruso en el territorio de Grecia", dijo ayer Lafazanis a los periodistas.

Nóvak destacó que con la firma de este documento, la cooperación entre los dos países "alcanza un nuevo nivel" y agregó que el memorándum contempla la creación de una compañía participada al 50% por las dos partes.

"La compañía conjunta ejecutará la construcción del gasoducto en territorio griego", que en su trazado por Grecia se llamará "gasoducto de Europa del Sur", dijo el ministro ruso en la ceremonia de la firma del acuerdo intergubernamental.

Las obras, con un coste total estimado en 2.000 millones de euros, comenzarán previsiblemente el próximo año y concluirán en 2019, según el ministro ruso de Energía.

Nóvak anunció que Rusia adelantará la parte griega en la financiación del gasoducto debido a los problemas económicos que atraviesa Atenas.

Lafazanis declaró hace días que, si Atenas no lograba un acuerdo con sus socios europeos, no sería "el fin", ya que Grecia tiene "otras opciones" y la posibilidad de una inyección de capital a partir de 2019 por parte de Rusia, en concepto de anticipo sobre los beneficios futuros que le reportaría el Turkish Stream.

Rusia anunció en enero el proyecto de un nuevo gasoducto a través del Mar Negro hasta territorio turco después de haber renunciado un mes antes al South Stream, que debía suministrar gas ruso a países europeos como Italia, Austria y Hungría a través de Bulgaria. Fueron las discrepancias con este país acerca del tendido de las tuberías de tránsito y  las normas del Tercer Paquete Energético europeo lo que llevaron a Rusia a suspender el proyecto.

El Turkish Stream es un gasoducto con una capacidad de 63.000 millones de metros cúbicos que se plantea como alternativa al tránsito de gas a través de Ucrania. La arteria pasará por el fondo del Mar Negro en dirección a Turquía, y a continuación, por tierra, se extenderá hasta la frontera con Grecia, donde se construirá un centro de distribución de gas. El proyecto de Gazprom contempla que sean los propios países europeos quienes construyan la prolongación del gasoducto que cruzará su territorio.

En febrero, Alexéi Miller, director de Gazprom, advirtió de que la Unión Europea tiene un plazo de dos años como máximo para enlazar su red de gasoductos con la frontera greco-turca y que "no hay otras opciones" sobre la mesa, ya que el tránsito a través de Ucrania está descartado una vez expire el actual contrato.

Vista de Tsipras a San Petersburgo

La firma del memorando se produce el día en el que se reúnen el presidente Putin y el primer ministro Tsipras. El mandatario griego llegó ayer a Rusia para acudir al Foro Económico Internacional, el mayor encuentro empresarial del país, en un momento clave de las negociaciones del país heleno con sus acreedores internacionales.

La situación financiera de Grecia será uno de los temas que abordarán durante su reunión informó el miércoles el asesor del líder ruso, Yuri Ushakov.

Según el asesor, Tsipras informará al presidente ruso sobre las divergencias que mantienen Atenas y Berlín acerca de la deuda helena y el programa de rescate y no aclaró si Rusia prestará ayuda al país heleno.

Tsipras recibió la invitación de Putin el pasado abril, durante el viaje que realizó a Moscú, pocos meses después de llegar al gobierno.

Según Sergi Cutillas, miembro del Comité de auditoría de la deuda griega, "si Grecia se ve marginada de los mecanismos de liquidez propios de la eurozona deberá buscar nuevas vías de financiación, de hecho ya ha estado trabajando en esta dirección", informa Sputnik

En mayo Putin ofreció una invitación a Grecia para unirse al Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS. "Durante mi encuentro con el viceministro de Finanzas ruso Serguéi Storchak hemos ganado el decisivo apoyo ruso a la solicitud de Grecia de participar en el nuevo Banco de Desarrollo de los países BRICS", dijo Panagiotis Lafazanis, ministro griego de Reconstrucción Productiva, Medioambiente y Energía, a finales de mayo.

Esta nueva organización financiera nació en julio de 2014 y cuenta con un capital de 100.000 millones de dólares. Los miembros del grupo han declarado que se trata de una alternativa al FMI y el Banco Mundial.

Lea más: Putin y Tsipras se reunirán el viernes en San Petersburgo>>>

Artículo en base a información de la Agencia EFE

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies