Los anillos de basura espacial que amenazan la Tierra

Científicos japoneses diseñan un láser  para destruir los deshechos que se colocará en la EEI. Fuente: ESA

Científicos japoneses diseñan un láser para destruir los deshechos que se colocará en la EEI. Fuente: ESA

La Estación Espacial Internacional podría dotarse de un cañón láser ultramoderno con el fin de protegerse de la basura espacial. Sin embargo, los científicos consideran que eso será insuficiente. Si el problema no se resuelve de forma global, dentro de 200 años la basura formará unos anillos alrededor de la Tierra semejantes a los de Saturno.

En 2017 la Estación Espacial Internacional contará con el observatorio Extreme Universe Space Observatory para hacer un seguimiento de la basura espacial

Si el proyecto da frutos, los científicos diseñarán un cañón láser que se prevé emplear para fundir las partículas peligrosas a una distancia de cerca de 100 km. A continuación los desechos se redirigirán hacia la Tierra para que se desintegren al entrar en la atmósfera. El proyecto ha sido concebido por el Laboratorio de Astrofísica Computacional Rilken de Japón (Rilken Computational Astrophysics Laboratory).

Los científicos consideran que, además del láser, hay otros métodos para limpiar la órbita terrestre. Rusia prevé tener listo en 2025 un satélite-basurero que se llamará Likvidator. Para estudiar los desechos espaciales, en diciembre del año en curso se realizará el lanzamiento del satélite Lomonósov.

La basura espacial vuela a gran velocidad, prácticamente alcanza los 8 km por segundo. “Es un problema que está a la orden del día: durante los últimos años ha habido pequeños fragmentos de basura que han colisionado con aparatos espaciales provocando averías graves”, explica Alexander Zhelezniakov, investigador de la Academia Cosmonáutica de Rusia K.E. Tsiolkovski, en declaraciones a RBTH.

“Una astilla de dos centímetros puede destruir por completo un aparato espacial. Incluso si un granito de arena chocara contra una nave tripulada, se produciría una despresurización y los cosmonautas morirían”.

¿De dónde provienen los desechos en órbita?

A título de ejemplo, durante un experimento que realizaron los militares chinos en 2007, se dio un caso que complicó gravemente las labores de los servicios espaciales y terminaron por derribar su propio satélite meteorológico.

“Los restos de este satélite y del misil seguirán girando alrededor de la Tierra”, afirma Iván Moiséiev, director científico del Instituto de Política Espacial, que considera que, para evitar futuras catástrofes de ese tipo debe establecerse una normativa legal para el espacio.

Además, Moiséiev opina que los países que participan en el proyecto de la Estación Espacial tienen que llegar a un acuerdo para compartir los gastos que generará el cañón láser que los científicos japoneses están confeccionando. “Hasta que no se resuelva esto, no podremos adoptar medidas efectivas”, considera el experto.

Rozando el punto crítico

La humanidad no empezó a preocuparse por los problemas que genera la basura espacial hasta principios de la década de los 90. Entonces, científicos de EE UU y la URSS ya habían elaborado una serie de estudios documentados que arrojaban unos pronósticos que ya empiezan a cumplirse. Varios especialistas sostienen que la situación no está bajo control.

“La cantidad de basura espacial pasaría a ser crítica cuando los desechos empiecen a autoreproducirse. Actualmente nos encontramos en un nivel que podríamos definir como cercano al punto crítico”, explica Yuri Záitsev, jefe del departamento del Instituto de Investigaciones Espaciales de la Academia de Ciencias de Rusia.

El profesor Andréi Nazárenko, autor del libro Modelación de la basura espacial, sostiene que actualmente se ha desencadenado un peligroso proceso de división de los restos, que se produce cuando chocan entre sí a gran velocidad.

“Las medidas como los láseres son locales. Pueden ser una solución a la hora de garantizar la seguridad de una nave espacial o un satélite en concreto”, explica.

“Según nuestros pronósticos, dentro de 200 ó 300 años no se podrán lanzar aparatos espaciales porque la basura formará unos anillos alrededor de la Tierra semejantes a los anillos de Saturno. Sencillamente, la Tierra quedará rodeada de estas partículas diminutas. No descartamos que esto conlleve cambios climáticos profundos”, teme Nazárenko.

Lea más: ¿Qué se sabe del meteorito de Cheliábinsk dos años después de su caída?>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies