Siberia, un plan para situarse a la cabeza del desarrollo biotecnológico

Fuente: TASS

Fuente: TASS

Investigadores y fabricantes de siete regiones de Siberia se proponen estimular el desarrollo de la medicina, la farmacología y la biotecnología en Rusia. Con este objetivo, han lanzado la Iniciativa Biotecnológica de Siberia a fin de reunir todos los proyectos de innovación vigentes en la región.

Según los autores, este proyecto multiplicará por 30 el volumen de producción de vacunas, antibióticos, vitaminas y abonos originales, además de aumentar el desarrollo de otros productos biotecnológicos, lo que equivaldría a 500 millones de dólares en cuatro años.

“El objetivo del programa es aprovechar el potencial científico de Siberia para lograr una rápida modernización y desarrollo del sector biotecnológico del país”, comenta la directora del programa de biotecnología y biomedicina del parque tecnológico, María Galiamova. “Hablo de sectores como la agricultura, las industrias farmacéutica y alimentaria, la explotación forestal y la ecología”.

La idea de poner en marcha una iniciativa biotecnológica surgió en la región de Novosibirsk, a la que después se unieron las regiones de Altái, Krasnoyarsk, Tomsk, Kemerovsk, Irkutsk y Omsk.

“Esta alianza nos permitirá centralizar la coordinación de los proyectos, de modo que podamos aprovechar al máximo los recursos de producción, científicos, educativos y de personal disponibles”, explica Galiamova.

Aunque el acuerdo oficial de fusión de los diferentes programas se firmará en junio en Novosibirsk, el proyecto ya está en marcha. Por ejemplo, la empresa SibbioFarm está desarrollando —junto con el parque tecnológico Akademgorodok y el Instituto de Citología y Genética de Novosibirsk— el centro piloto de biotecnología industrial PromBio Tech. “La misión de este centro es producir preparados biotecnológicos para aplicar en las industrias agraria y alimentaria. La empresa no habría podido llevar a cabo su proyecto en solitario, pero en cooperación con los otros participantes de la iniciativa sí es posible”, opina Galiamova. 

Mejor tarde que nunca

Los creadores de la Iniciativa Biotecnológica de Siberia esperan restablecer el sector industrial biotecnológico de la URSS, que quedó completamente destruido tras el colapso. Ahora, Rusia importa el 80 % del consumo total de productos biotecnológicos.

Según señalan los autores del proyecto, a principios de los 90, la URSS era una potencia líder en el ámbito de la biotecnología y elaboraba cerca del 7 % de toda la producción mundial.

Ahora no supera el 0,1 %. En Rusia, a diferencia de la URSS, la producción de sustancias fundamentales ha quedado prácticamente suspendida: la de fermentos ha caído 25 veces, la de antibióticos 12 veces y la de proteína alimentaria 6 veces. Sin embargo, “nunca es tarde para dedicarse al desarrollo de la biotecnología y mejor ahora que nunca”, cree Galiamova.

Serguéi Netiosov, uno de los principales especialistas del mundo en biología molecular y virología y miembro de la Academia de las Ciencias de Rusia, opina que la Iniciativa Biotecnológica de Siberia tiene buenas perspectivas:

“Los biotecnólogos, economistas y científicos siberianos tienen grandes ideas y muchas ganas de transformarlas en productos finales. Además, la región ya cuenta con laboratorios y una base industrial suficiente para la realización de proyectos de alto contenido tecnológico. Ahora, las diferentes regiones tienen programas de orientación similar. La fusión evitará la duplicación de proyectos y permitirá desarrollar diferentes ámbitos de la biotecnología sin competencia, además atraer recursos financieros del Estado y del sector privado, lo que resulta beneficioso para todos”.

Lea más: La “nueva aspirina” que se fabrica en Rusia>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies