La OTAN mantiene a Rusia como amenaza

La Alianza se expande en las fronteras del país eslavo. Fuente: AP

La Alianza se expande en las fronteras del país eslavo. Fuente: AP

Las relaciones con Rusia han sido uno de los temas principales del encuentro entre ministros de Exteriores de los países de la OTAN celebrado el 13 y el 14 de mayo en la ciudad turca de Antalya. El gobierno y los expertos rusos no han detectado ningún cambio en la retórica de los representantes de la Alianza respecto a Moscú, agravada el año pasado en el marco de la crisis ucraniana.

Tras la reunión de los miembros de la Alianza, el representante permanente de Rusia ante la OTAN, Alexander Grushkó, declaró se están cumpliendo las decisión tomada durante la cumbre del año pasado en Gales en lo que respecta a la “contención de la amenaza del Este”, es decir, la amenaza de Rusia.

Grushkó explicó que la OTAN está expandiendo su potencial militar y “desplegando todo su aparato militar en la periferia oriental”.

Durante la cumbre de la OTAN en Newport (en el sur de Gales) en septiembre de 2014 se tomó la decisión de formar unas fuerzas de respuesta rápida capaces de desplegar varios miles de soldados en un plazo de 48 horas. Además, la OTAN está creando arsenales y subdivisiones de mando especiales y lleva a cabo ejercicios militares de manera regular.

Durante el encuentro en Antalya, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, confirmó varias veces que estos planes se están cumpliendo. Además, declaró que la Alianza no planea reanudar su cooperación con Rusia ni siquiera en los asuntos relacionados con la lucha contra el Estado Islámico.

Al mismo tiempo señaló que “sigue habiendo una puerta abierta para el diálogo político”. No obstante, según Grushkó, los contactos con los embajadores de la OTAN en Bruselas “no se pueden considerar satisfactorios”, ya que “sin una cooperación práctica no puede haber una motivación política para el diálogo”.

¿El Acta Fundacional en peligro?

Grushkó también ha declarado que el cumplimiento de las decisiones tomadas en Gales, así como los ejercicios militares que se han llevado a cabo últimamente en Europa del Este y cuya intensidad se ha multiplicado, suponen “una seria amenaza para todas las responsabilidades que se asumieron en su momento, incluidas las responsabilidades previstas por el Acta Fundacional Rusia-OTAN”.

Según informan los medios rusos, desde el año pasado EE UU ha desplegado en cada uno de los países bálticos una compañía de 150 soldados. Más tarde, estos países recibieron también teconología pesada.

Al mismo tiempo, estos países han solicitado recientemente a la OTAN una nueva brigada de tropas de la Alianza (varios miles de soldados) de forma permanente. Durante la cumbre de Antalya Stoltenberg se negó a hacer comentarios sobre esta iniciativa.

En opinión de Alexéi Fenenko, investigador jefe del Instituto de Problemas de Seguridad Internacional de la Academia Rusa de Ciencias, tras el encuentro en Turquía se confirma que avanzan los planes de la Alianza por lo que pronto “podría comenzar una ronda de negociaciones con Rusia sobre cambios en el Acta Fundacional”. El objetivo de estas negociaciones será intentar legalizar la presencia permanente de las tropas de la OTAN en las inmediaciones de las fronteras rusas.

Al mismo tiempo, según opina Mijaíl Alexándrov, experto jefe del Centro de Investigaciones Políticas y Militares del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú, los intentos de revisar el documento y desplegar tropas en la región del Báltico de forma permanente influirán negativamente en la imagen de la Alianza, ya que supondrán “una declaración de intenciones hostiles difíciles de justificar”.

Lea más: Rusia no teme las amenazas de la OTAN>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies