Un trasplante de cabeza en diez pasos

Valeri Spiridónov (a la derecha), que sufre una atrofia muscular, se ha ofrecido voluntario para someterse a esta investigación pionera. Fuente: Archivo Personal

Valeri Spiridónov (a la derecha), que sufre una atrofia muscular, se ha ofrecido voluntario para someterse a esta investigación pionera. Fuente: Archivo Personal

La semana pasada, se difundió por todos los medios de comunicación la noticia de que el neurocirujano Sergio Canavero está dispuesto a trasplantar otro cuerpo a un paciente. El principal candidato a la operación es el programador ruso Valeri Spiridónov. RBTH ha conversado con él y ha seleccionado diez datos sorprendentes sobre la futura operación.

El programador ruso de 30 años Valeri Spiridónov, oriundo de Vladímir, se ha convertido en el elegido para eltrasplante de cabezaque planea realizar el cirujano italiano Sergio Canavero. Spiridónov sufre de atrofia muscular, enfermedad que le ha confinado a una silla de ruedas de por vida. Según comenta, ha decidido dar un paso tan temerario para poder disfrutar de un nuevo cuerpo al menos antes de morir.

1. Valeri Spiridónov no podrá escoger el cuerpo que se le trasplantará. Lo más probable es que se seleccione a una persona que haya sufrido algún accidente o que haya sido condenada a muerte. Su único requisito es que sea un cuerpo de hombre.  

“Lo único que pido es que sea un cuerpo un poco más sano que el mío propio”, declara Spiridónov a RBTH. “Por lo demás, yo mismo me encargaré de ponerlo en forma mediante el deporte y la alimentación. De momento, elegir cuerpo es un lujo que se puede asumir”. 

El primer intento de revivir una cabeza lo llevó a cabo el fisiólogo Serguéi Brukhonenko, creador del primer bypass cardiopulmonar en 1926. Brukhonenko demostró que una cabeza de perro podía dar señales de vida separada del cuerpo y conectada a un sistema de riego sanguíneo. En respuesta a diversos estímulos, la cabeza parpadeaba, se lamía e incluso se comió un trozo de queso que había caído del esófago.

2. El trasplante durará más de 36 horas. Para su ejecución será necesaria la participación simultánea de 100 cirujanos. La separación de la cabeza del cuerpo actual y su conexión con el nuevo cuerpo no deberían llevar más de una hora. 

Se calcula que el paciente debe pasar un mes en estado de coma, que es el tiempo necesario para la regeneración de los tejidos. Después se requiere un año de rehabilitación y fisioterapia”, cuenta Spiridónov.

3. Si la operación tiene éxito, los hijos de Spiridónov heredarían la genética del donante del cuerpo.

 “En cuanto a los hijos, la genética sería la del donante, pero esto es un campo que aún se tiene que estudiar”, continúa.

4. La operación costará cerca de 11 millones de dólares.

5. Canavero no ha presentado requisitos específicos a los candidatos. 

Tiene que ser una persona con una grave afección física, para quien esta sea la única salida. Una persona sentenciada”.

6. Spiridónov y Canavero no se han visto nunca, todo el tiempo se han comunicado a través de Skype.

“Fui yo quien encontró al doctor Canavero”, explica Spiridónov. “Hacía tiempo que me interesaba por este tipo de trasplantes. Un día vi una entrevista en la que él aseguraba que había encontrado una solución para el principal problema: la unión de la médula espinal”.

7. El profesor Canavero no se hace responsable del resultado del experimento y Spiridónov tampoco le exige ninguna obligación.

8. Un escalpelo de alta precisión desempeñará el papel protagonista en la operación. Con él se cortará la médula espinal.

9. Para que la cabeza pueda revivir en el nuevo cuerpo, los cirujanos tendrán que ‘soldar’ los axones cortados: unas prolongaciones de las neuronas con las que estas se conectan entre sí. Los axones transmiten la información entre las células nerviosas y también envían señales a los músculos y las glándulas.  

10.  Spiridónov no se echará atrás. “Si dejara pasar esta oportunidad, mi futuro tampoco sería muy envidiable. Cada año que pasa mi situación empeora”, opina el programador.

 

El primero que logró trasplantar una cabeza en otro cuerpo fue el científico soviético Vladímir Demijov. En 1954, cosió a un pastor alemán la cabeza de un cachorro junto con los hombros y las patas delanteras. Aquel monstruo de dos cabezas sobrevivió tan solo unos días. “La cabeza trasplantada reaccionaba activamente al entorno, tenía una mirada consciente, miraba a los ojos a quienes pasaban por delante…’, escribió en su diario Demijov.

 

Lea más: La primera operación de cambio de sexo se realizó en la URSS>>>

La decisión de hacer la operación la tomaron médicos especialistas, psiquiatras y dirigentes del país y tuvo lugar en 1974. Antes los cirujanos no se adentraban en este campo.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies