Rusia considera injustificada la polémica en torno a la central nuclear en Hungría

Fuente:AP

Fuente:AP

En febrero de este año la Comisión Europea anunció que quería revisar el contrato para la construcción de la central atómica que realizará la compañía estatal rusa Rosatom. Se suponía que el acuerdo entre ambas partes no correspondía a las exigencias de la UE. Sin embargo, los expertos rusos consultados señalan que se trata de una inspección rutinaria y no es una investigación especial.

A finales de 2014 Hungría y Rusia  firmaron un acuerdo para la construcción de un quinto y un sexto bloque de la central nuclear Paks que contará con reactores nucleares de agua presurizada elaborados en Rusia. El primer acuerdo es el contrato EPC(Engineering, Procurement, Construction, por sus siglas en inglés) que se refiere a la construcción de dos nuevos bloques nucleares e incluye objetivos para los próximos 12 años.

El costo del proyecto se estima en 10.000 millones de euros. El segundo documento firmado establece las condiciones de servicios de mantenimiento de los reactores, y el tercero regula las condiciones de suministro de combustible nuclear a la central.

En febrero pasado el diario The Financial Times  publicó un artículo en el que se afirmaba que los nuevos contratos desconcertaron a los analistas, porque los reactores nucleares de la central Paks ya existentes generan un 50% del consumo de la energía eléctrica de Hungría. Además, estos bloques seguirán funcionando al menos hasta el año 2032. El diario británico afirmaba que los funcionarios europeos empezaron una investigación para comprobar la conformidad de los contratos con las normas de la UE.

Hay que destacar que los franceses también expresaron su deseo de modernizar la central Paks, pero la decisión de las autoridades de Hungría no fue a su favor. En su momento los especialistas soviéticos participaron en la construcción de la central, y el combustible que se utiliza en esta planta llega de Rusia. Así que, es lógico que el contrato se haya firmado con Rosatom y la ventaja de Francia por ser miembro de la UE no fue tomada en consideración.

Según el Comisario del Gobierno húngaro para la central Paks, Attila Aszodi, Budapest acordó con la UE la posibilidad de la firma de este acuerdo en 2013 y está dispuesto a dar todas las explicaciones necesarias a la Comisión Europea. “Según el punto №41 de la Comunidad Europea de la Energía Atómica (EURATOM), esta organización debe estar al tanto de la construcción de la central nuclear”.

Aszodi destaca que Hungría cumplió esta obligación en verano del año pasado. Según el punto №103 del acuerdo de EURATOM, los miembros de la UE pueden firmar un contrato con un país no miembro de la Comisión Europea. “Empezamos este procedimiento en 2013, no hubo ninguna objeción por parte de la CE y por lo tanto el convenio intergubernamental ruso-húngaro sobre el proyecto Paks-2 fue firmado en enero de 2014. La exigencia sobre la licitación puede ser aplicada en el momento de la elección del subcontratista”, comentó Aszdi.

Según los analistas rusos, el proyecto de la central nuclear Paks es muy beneficioso para el país magiar. “No hay que olvidar que Hungría está en recesión, la economía húngara busca financiación y este tipo de inversiones llegan en el momento justo, sobre todo teniendo en cuenta que serán los especialistas húngaros los que van a producir una parte de instalaciones de la central y realizarán su construcción. Esto será un buen motor para la economía húngara. Bruselas no es capaz de asegurar a Hungría las inversiones de esa envergadura”, explicó el director del Instituto de monopolios naturales, Bulat Nigmatulin.

Los oponentes a este contrato afirman que el acuerdo supone ciertos riesgos económicos y hace que Hungría dependa de Rusia en el ámbito  energético. En opinión de Bulat Nigmatulin, a los húngaros les pueden imponer la colaboración con la corporación norteamericana Westinghouse Electric Company que está avanzando mucho en China.

Al mismo tiempo, Attila Aszodi califica de invención la información acerca de una posible participación de Westinghouse en el proyecto de construcción de Paks-2. “Es evidente que la parte húngara ha firmado el acuerdo de contratista general con el socio ruso y nos gustaría que se cumpliera todo lo que está recogido en este contrato”, subrayó Aszodi.

El Parlamento húngaro aprobó la ley que declara secreto de Estado los detalles del acuerdo nuclear con Rusia. El partido gobernante Fidesz explicó que tomó esta decisión por motivos de seguridad nacional. “Solo los detalles técnicos y económicos se declaran secretos por un plazo de 30 años. Esto se hace por motivos de seguridad nacional”, afirmaron los representantes del partido. 

Lea más: Los doce amigos de Vladímir Putin>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.