Un nuevo plan estatal para convertir a Rusia en una potencia tecnológica

Fuente:Sergei Savostiánov/TASS

Fuente:Sergei Savostiánov/TASS

El Ministerio de Educación y Ciencia de Rusia está preparando, en colaboración con la Agencia de Iniciativas Estratégicas (ASI, por sus siglas en ruso), una iniciativa nacional que determinará el rumbo del desarrollo científico-técnico en los próximos 20-30 años. El país no había elaborado un plan de este tipo desde principios de los años 80.

Según el ministro de Educación, Dmitri Livanov, el objetivo del proyecto no es solo alcanzar la independencia tecnológica, sino también asegurar el liderazgo de Rusia en aquellas áreas que determinarán el futuro de la economía mundial.

Actualmente, la ASI está buscando socios tanto en el entorno científico y educativo como en el empresarial, y planea definir las principales directrices de la nueva iniciativa para finales de verano de 2015.

Aunque los expertos cercanos al proceso consideran prematuro desvelar el contenido del proyecto, varios analistas independientes ya adelantan algunas previsiones e ideas interesantes.

Por ejemplo, el director del Instituto de Estudios sobre los Problemas de la Globalización y doctor en Economía, Mijaíl Deliaguin, está convencido de que la tecnología deimpresión 3D asestará un duro golpe a la economía del sudeste asiático.

“Ya no hará falta comprar utensilios hechos en China y Tailandia: los imprimirán directamente en el supermercado local. Incluso si esto se sigue haciendo en China, hará falta menos mano de obra y esta, además, tendrá que estar más cualificada. Si las cosas siguen el rumbo actual, será una revolución que abarcará todo el sudeste asiático”, anunció el investigador a los medios rusos.

Según la hipótesis planteada por el economista a RBTH, en los próximos 20-30 años el mundo demandará tecnologías que combinen sencillez, bajo coste y máxima eficiencia. En particular, hablamos de la elaboración de materiales gracias a la influencia multidisciplinar, a la ingeniería genética, a la inteligencia artificial y a la interacción entre el hombre la informática.

Sin embargo, se muestra escéptico ante el anuncio del desarrollo en Rusia de una estrategia científico-técnica, anuncio que calificó de precipitado.

“Primero habría que normalizar la formación. No se puede dar un título de educación superior a alguien que no ha superado el grado medio. Antes convendría también asentar una estructura para la búsqueda y comercialización de tecnología barata de alta productividad”, señala Deliaguin.

De acuerdo con el jefe de investigación del Club Espacial de Moscú, Iván Moiseíev, en los próximos 20-30 años la física, la química y la biología estarán tan demandadas como ahora, mientras que campos como las tecnologías de la información, la medicina y la tecnología para la elaboración de nuevos materiales mantendrán un ritmo acelerado de desarrollo.

“Aumentará la demanda de tecnología espacial en el sector de la comunicación por satélite, la geodesia (navegación, salvamento) y la teledetección. También hay confianza en el desarrollo y avance de la energía termonuclear”, señaló.

Está convencido de que Rusia contribuirá al desarrollo de la ciencia y la tecnología, pero cree que las posibilidades de que el país ocupe una posición destacada en este ámbito son reducidas si no se eliminan las barreras administrativas y psicológicas ni disminuye el papel de las empresas y los monopolios estatales, poco propensos a la innovación.

El experto cree que una estrategia oficial podría ejercer un importante estímulo al desarrollo, pero solo si se trata de una estrategia de alta calidad, cosa que no ha ocurrido con los planes anteriores.

“Normalmente, la redacción de este tipo de documentos se encomienda a varios ministerios y el resultado acaba siendo un producto del compromiso entre ellos. Estas estructuras, ya de por sí conservadoras, suelen generar documentos no vinculantes, que se limitan a repetir los planes ya existentes”, declaró.

En su opinión, si finalmente se elabora la iniciativa, esta tendría que incluir el desarrollo de un programa formativo de ciencias que abarque todos los grupos de edades, así como sistemas de preparación de ingenieros y especialistas de alto nivel.

 

Qué es la ASI

La ASI fue fundada por el gobierno ruso en 2012 para la realización de proyectos económicos y sociales, en particular,

 

Lea más: La malograda historia de la informática en la URSS>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies