Se prevé una caída de la extracción de petróleo en Rusia

Fuente: TASS / Dmitri Rogulin

Fuente: TASS / Dmitri Rogulin

Las sanciones occidentales y la devaluación del rublo provocarán una caída drástica en la extracción del petróleo en Rusia, según un estudio realizado por la Agencia Internacional de la Energía. Según la agencia, la caída total ascenderá como mínimo a un 5%. Como resultado, EE UU se consolidará en la posición de líder mundial en la producción de hidrocarburos.

Las sanciones occidentales y la devaluación del rublo provocarán una caída drástica en la extracción del petróleo en Rusia, según un estudio realizado por la Agencia Internacional de la Energía.

Según la Agencia, se estima que la producción rusa de petróleo caiga en más de 560.000 barriles diarios en los próximos cinco años. Además, en 2014, la Agencia pronosticó que el crecimiento anual en la producción del crudo sería de un promedio de 200.000 barriles diarios.

Las previsiones se modificaron en vista de las sanciones impuestas contra el país y la devaluación de la moneda rusa dos veces con respecto al euro y al dólar estadounidense.

El Ministerio de Energía ruso prevé una caída del volumen de extracción de petróleo en un 0,6% para 2015. Como dato comparativo, las principales compañías petroleras rusas, Rosneft y Lukoil, prometen en sus informes mantener la producción a niveles de 2014.  

Sin embargo, sus copropietarios no comparten ese optimismo. En noviembre de 2014, Leonid Fedún, vicepresidente de la compañía petrolera rusa Lukoil, declaró que mientras se mantuvieran las sanciones contra Rusia y los bajos precios del petróleo, la producción de crudo podría caer en Rusia un 5-7% en los próximos cuatro-cinco años. De hecho, confirmó el pronóstico de la Agencia Internacional de la Energía.  

Caída general

Según el analista principal de UFS IC Ilyá Balákirev, en 2013 el volumen de extracción de petróleo en Rusia aumentó en un 0,9% y, en 2014, sólo en un 0,45%, es decir, en realidad la dinámica se redujo a la mitad. “De hecho, la mayoría de los principales yacimientos se empezaron a explotar aún en época soviética, buena parte de ellos están ya obsoletos y, si no se efectúan inversiones adicionales, el volumen de producción cae”, dice el experto. Además, las sanciones occidentales han dificultado el acceso de las petroleras a las tecnologías modernas, lo que ha obligado a las empresas a reducir la inversión y a postergar el lanzamiento de nuevos proyectos, considera Balákirev.

“Aún es temprano para hacer un pronóstico anual de los cambios en la producción de petróleo en Rusia, pues todavía no está claro cuáles son los efectos de la imposición de las sanciones formales e informales”, dice el profesor asociado de la Facultad de Finanzas y de la Banca de la Academia Rusa Presidencial de la Economía Nacional y la Administración Pública.

Según él, la mayoría de los principales yacimientos rusos han entrado en una fase de envejecimiento, y el mantenimiento de los niveles actuales requiere de la realización de un buen número de servicios ofrecidos por empresas occidentales.

Las perspectivas de cooperación con estas empresas aún no están claras, por lo que es difícil hacer vaticinios, advierte Jestanov. Sin embargo, a juzgar por el experto, en el escenario más pesimista Rusia podría llegar a perder hasta el 25 % de su producción en los próximos cinco-siete años. 

El contexto mundial

Según datos de 2014, los EE UU se han convertido en líderes mundiales en producción de petróleo, superando a Rusia, según se deriva del pronóstico a medio plazo de la Agencia Internacional de la Energía.  

En un año Estados Unidos aumentó la producción de 1,5 a 11,81 millones de barriles diarios. Como dato comparativo, Rusia produce 10,93 millones de barriles al día. “En términos de impacto en el mercado mundial de petróleo es importante no la extracción de crudo en sí misma, sino el volumen de materias primas enfocadas a la exportación, así como la logística de los suministros”, opina Serguéi Jestanov.

A su modo de ver, EE UU, pese al fuerte crecimiento en lo tocante a la extracción, sigue siendo un importador neto de petróleo y aún no es capaz de deshacerse de la necesidad de importar oro negro. Desde este punto de vista, considera Jestanov, el papel de Rusia y Arabia Saudí es mucho más relevante.

Sin embargo, según Ilyá Balákirev, si la situación no cambia en un futuro próximo, un buen número de proyectos petrolíferos previstos quedarán congelados o aplazados en Rusia.  “La situación se agrava por el hecho de que la mayoría de los grandes nuevos yacimientos son reservas de difícil extracción en la plataforma ártica o nuevos yacimientos de Siberia Oriental no del todo explorados y cuyo desarrollo requiere la construcción de infraestructuras de cero”, dice Balákirev.

No obstante, como declaró el 10 de febrero de 2015 en la Conferencia de Londres el presidente de Rosneft, Ígor Sechin, la reducción de las inversiones en la producción petrolera llevará a una reconfiguración del mercado de petróleo. Por último, según el dirigente, a la mayor compañía petrolera rusa le conviene que el precio del petróleo se mantenga al nivel de 50 dólares por barril.

Lea más: ¿Cómo puede influir Rusia en los precios del petróleo?>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies