Las tres armas más destacadas de Rusia en el siglo XXI

15 de febrero de 2015 Alexánder Korolkov, para RBTH
RBTH presenta los tres sistemas armamentísticos más avanzados desarrollados por la industria militar rusa en la primera mitad del siglo XXI.
Fuente: servicio de prensa
Fuente: servicio de prensa

En el aire: PAK FA

La oficina de diseño Sujói comenzó a trabajar en este nuevo caza en 2002. El 21 de febrero de 2014 se realizaron las primeras pruebas en el ejército con el prototipo.

El PAK FA se diferencia cardinalmente de su predecesor. El nuevo modelo se incluye en la clase de aviones pesados, aunque se ha utilizado una gran cantidad de materiales compuestos en el 70 % de la superficie del avión (esto equivale al 25 % del peso total) lo que reduce considerablemente su peso.

El motor de este avión permite alcanzar la velocidad supersónica sin tener que recurrir al proceso de postcombustión, mientras que el radar Belka —equipado con el sistema AESA— permite seguir simultáneamente cuatro objetivos terrestres y 30 aéreos, y disparar a ocho de ellos. El propio avión puede permanecer oculto a los radares del enemigo gracias a los materiales absorbentes del fuselaje. Este avión de última generación cuenta incluso con asientos eyectables. Su computadora digital detecta automáticamente la velocidad del avión, la altura de vuelo, el ángulo de cabeceo, el de alabeo y la velocidad angular, así como la altura y el peso del piloto. Rusia planea comprar solo en una primera etapa 60 aviones de este tipo que entrarán en servicio en 2016. 

En tierra: el Armata

 

Fuente: Vladímir Astapkovich / Ria Novosti

La experiencia de combate en Chechenia ha demostrado que los tanques soviéticos son los más convenientes para las grandes campañas, mientras que en conflictos locales resultan menos adecuados.

La estructura de los tanques T-72 y T-90 deja a su tripulación expuesta a la munición enemiga y sin posibilidad de escapar en caso de detonación.

En el diseño del nuevo vehículo se ha tenido en cuenta todo esto. El T-14 Armata, que se presentará el 9 de mayo, en el desfile del Día de la Victoria en la Segunda Guerra Mundial, incorpora toda la experiencia adquirida por la industria rusa del tanque. El diseño del Armata sigue siendo confidencial, por lo que sabemos poco de sus características de rendimiento.

Sin embargo, de acuerdo con la información que se ha filtrado a la prensa, este nuevo carro de combate irá equipado con un cañón de 125 mm (con posibilidad de instalar uno de 152 mm), la torreta no estará tripulada, la ametralladora dispondrá de autocargador y la tripulación se colocará en fila dentro de una cápsula blindada separada del compartimento de la munición.

El Armata llevará incorporado incluso su propio radar, capaz de detectar hasta 40 objetivos dinámicos y hasta 25 aerodinámicos, además de controlar el terreno en un radio de 100 km. Se comenta que en 2015 el Ejército ruso recibirá algo más de treinta tanques T-14. 

En el agua: el submarino clase Boréi

 

Fuente: servicio de prensa

La menor vulnerabilidad del componente marítimo de esta tríada nuclear lo convierte en garante de respuesta ante un posible ataque y constituye un elemento de contención frente a los enemigos de Rusia. Pero el equipamiento de la flota rusa con nuevos submarinos estratégicos se ha demorado considerablemente. El principal motivo de este retraso ha sido la renuncia a los misiles de combustible sólido de 100 toneladas Bark, para los que se habían adaptado las naves del proyecto 955 Boréi. Puesto que la flota necesitaba urgentemente nuevos submarinos estratégicos, en 1998 se optó por la fabricación rápida y, sobre todo, barata de los misiles para submarinos Bulavá, basados en los terrestres Tópol-M.

No se puede decir que las primeras pruebas con los Bulavá fueran como la seda, ya que se detectaron una serie de problemas, pero en los últimos años estos misiles ha ‘aprendido’ a volar.

Los submarinos del proyecto 955 Boréi pueden lanzar misiles Bulavá bajo el hielo del Ártico, donde la ausencia de navegación en superficie dificulta la detección de otros submarinos tanto por satélite como desde las propias naves, e impide la intercepción de misiles en su fase de vuelo inicial. Por otra parte, el submarino es ahora más sigiloso en comparación con sus predecesores y puede disparar bajo el agua estando en movimiento.

El programa estatal prevé la adquisición de 8 submarinos nucleares de este tipo, de los que tres ya se están construyendo: el 'Príncipe Vladímir', el 'Príncipe Oleg' y el 'Príncipe Suvorov’. Es posible que algunos de estos ejemplares se incluyan en el nuevo proyecto Boréi-A, que según declaraciones a la prensa de Igor Vilnit (director de la oficina de diseño central Rubin, donde se han diseñado los submarinos) “añadirá al proyecto algunos complementos”.

Lea más: 5 tanques rusos legendarios>>>

+
Síguenos en nuestra página de Facebook